Buscar este blog

5 de junio de 2011


Corrían los años sesenta y Londres se convertía en el lugar donde el mundo centraba toda su atención. Fue entonces cuando una diseñadora, Mary Quant, entró a la historia de la moda y causó furor con la presentación en sociedad de la minifalda, la falda que terminaba quince centímetros encima de la rodilla.
Esta mujer, que empezó a diseñar moda porque quería más libertad y menos reglas, pateó decididamente el tablero de la moda y las costumbres del mundo.
Haciendo oídos sordos a las quejas de las autoridades eclesiásticas, el 10 de julio de 1964, en medio de su colección de verano, Quant mostró por primera vez la prenda que se convirtió en fetiche y símbolo de la década del 60. Poco después, lanzó los minishorts o hot pants.


Twiggy  popularizó los atrevidos diseños de Mary Quant


Mary Quant













Representante de una moda informal destinada a los jóvenes, sus modelos se difundieron a escala industrial .Su estilo extremadamente sencillo y colorista, identificado por el símbolo de la margarita, contrastó con la seriedad de la moda imperante.



Mary Quant estudió en la Escuela de Arte Goldsmith de Londres. Comenzó su carrera en la década de 1950 en esa ciudad, donde conoció a Alexander Plunket Green. Se casaron en 1957, dos años después de que ambos abrieran la primera tienda "Bazaar" introduciendo la era “mod” y el “Chelsea Look”. Al principio revendía ropa de otros diseñadores, pero cuando se cansó de buscar lo que quería sin encontrarlo, empezó a ofrecer sus propios diseños.Su boutique se convirtió en un éxito. Mary Quant promovió un arquetipo de mujer muy joven y delgada, encargado a la perfección por la modelo Twiggy.

Los escandalosos "Hot Pants"


Puso de moda la minifalda (cuya paternidad se la disputan Quant y el modisto francés Courrèges) que alcanzó los escandalosos 34 cm, en 1964. A partir de 1970 comenzó a diseñar distintos elementos de moda: lencería, perfumería, medias estampadas, botas altas por encima de la rodilla, vestidos cortos, mallas de colores, cinturones a la cadera, los shorts, pantalones campana, tops calados, impermeables de colores chillones, gafas, corbatas masculinas y la maxifalda, (que lanzó en 1968), llegaba a los tobillos. El esmalte azul y el delineador de ojos plateado pasaron a ser los productos más buscados de la diseñadora que había declarado la muerte del buen gusto y había dicho que la vida estaba en "lo vulgar". Sus diseños pegaron fuerte en los años 60, y representaron fielmente la moda británica del "swinging London". Si bien fue la minifalda la que la hizo mundialmente famosa, su línea de cosméticos fue una máquina mundial de producción de dinero.
 Diseñaba con materiales económicos y coloridos, y sobresalía entre los estilistas caros y populares, lo suyo era pura provocación. Tanta, que hasta la Iglesia puso el grito en el cielo frente a su minúsculo diseño. Fue un escándalo. Pero todas las famosas, divas y modelos de la época (Twiggy, Brigitte Bardot, Nancy Sinatra, Pattie Boyd, Jean Shrimpton y otras) la usaron, y el controvertido diseño pasó a ser popular.

Una falda que se alejaba de la rodilla hasta 15 centímetros.

5 comentarios:

Ligia dijo...

Puedo decir que al menos usé los pantaloncitos cortos en aquella época (por supuesto, en contra de la opinión paterna, ja, ja). Abrazos

Natalia Ortiz dijo...

Curiosa e interesante entrada, Raquel :) Cuánto aprendemos contigo. Si se escandalizaban entonces por una falda que se alejaba de la rodilla hasta 15 centímetros... me gustaría verlos con las faldas cinturones que se llevan hoy día, porque menudo panorama y lo comprendería, ya que mí no me gustan nada, no les veo el sentido porque tienen que ser incómodas a más no poder. No sé ni cómo se pueden mover, o cómo no tienen algo de vergüenza al menos. No las he probado, desde luego, ni quiero :)
Por lo que veo Mary Quant tuvo una gran variedad de complementos y ropa. Incluso, perfumes. No es de extrañar que hoy en día los famosos quieran tener tanta variedad jaja. Las medias estampadas se ven llamativas y algunas muy bonitas, pero no las he llevado nunca. Además, suelo ser de pantalones. Muy raras ocasiones otra cosa. Con los pantalones de campana igual me hubiera conquistado... y un cinturón a la cadera alguna vez está bien :) Tampoco es que me maquille, la verdad, pero el delineador de ojos plateado suena bien.
Un beso, Raquel :)

Prometeo dijo...

Curioso verdad¡¡!!, con mis hermanas en la guerra de ese tiempo y los chicos aalucinados viendo pierna y mas peirna...que tiempos. Un abrazo.

Ana dijo...

Jaja, que moderneces, eso si que era innovar y arriesgar, ahora está todo inventado.
El video es genial, todos mirando a las modelos con cara de panolis. Digamos que la moda no era muy elegante, normal ya que la dieseñadora "había declarado la muerte del buen gusto y había dicho que la vida estaba en "lo vulgar" Este inven´to digamos que esta a ala par con el bikini, ¿no? En cuanto a que fue toda una revolución en su tiempo.
Un beso
:)

Raquel dijo...

:)) me imagino que no le pudo hacer mucha gracia a tu padre que los llevaras.
Un abrazo Ligia.


Gracias Natalia.
Hoy en día estamos más acostumbrados a faldas cortas, pero imaginate entonces; era todo un atrevimiento y una muestra de rebeldia.
Yo tampoco entiendo lo de las faldas cinturones de hoy en día, aparte de que como bien dices deben ser super incomodas.
Pues yo también soy más de pantalones, de hecho nunca me pongo faldas.
Mary Quant fue una visionaria, porque no sólo confeccionó ropa sino que puso de moda un montón de cosas que tenemos muy asociadas a la década de los 60 y 70. Botas a la rodilla, pantalones de campana, minifaldas, mini trajes, los short, y el maquillaje exagerado.
Un beso, y gracias por la visita.


jajaja, me imagino que se les saldría los ojos de las órbitas con tanta pierna al aire.
Un abrazo, prometeo.



En atrevimiento sí. Imaginate, era toda una revolución ir por la calle así de cortas.
Era "vulgar" pero estre estilo caló hondo en la sociedad de aquella época.
Un beso :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...