Buscar este blog

25 de julio de 2018

Consecuencias del turismo descontrolado






























Viajar abre la mente. Es una experiencia que  enriquece, que derriba prejuicios, fronteras, ideas preconcebidas, y que en el mejor de los casos puede cambiarnos para siempre. Ya lo dijo Mark Twain, quien recomendaba este ejercicio contra la intolerancia y la estrechez mental, y también Antoine de Saint-Exupéry, autor de El principito y viajero incansable, quien decía que el que viaja feliz viaja ligero porque para ello sólo se necesita voluntad y poco más, y el Dalai Lama, que recomienda visitar una vez al año un lugar en el que no hayas estado nunca.
Viajar es una experiencia vital y así ha quedado reflejado en miles de cuadernos y bitácoras de viajeros ilustres que recorrieron mundo y a los que el gusanillo viajero se les metió bajo la piel para no abandonarles nunca. Viajar es aprender y sobre todo estar dispuesto a hacerlo, y por el camino permitirte vivir sólo el presente conociéndote a ti mismo. Pero el hábito de viajar ha creado una nueva raza que poco tiene que ver con todo esto, el turista.
El turista, así en general, no quiere vivir una experiencia vital, quiere alojarse en un resort con todo incluido, tirarse horas al sol y sacar muchas fotos; y es este tipo de turismo de masas el que está poniendo en riesgo la sostenibilidad de nuestro planeta.

Sobreexplotación, contaminación, pérdida de identidad, reducción de hábitats naturales y extinción de especies son algunas de las consecuencias de esta actividad descontrolada.

Hace poco más de sesenta años se producían unos 25 millones de desplazamientos al año, pero hoy en día la cifra es asombrosa y alarmante, pues alcanza los 1200 millones, lo que convierte al turismo en el negocio más productivo al generar el 10% de la riqueza mundial.
En España es el sector que más crece y por lo tanto el que más empleo crea. En el 2013 nuestro país recibió 60 millones de visitantes y pasó a 82 en sólo seis años; un ritmo insostenible, pues el turismo que recibe nuestro país no es precisamente rentable ni de calidad. Basado en el típico reclamo de “sol y playa”, los turistas que abarrotan nuestras costas e islas gastan poco dinero, y debido a la competitividad del sector se apuesta por la masificación. Cuantos más mejor. Cuanto más barato mejor. Lo que en las regiones que reciben este tipo de turismo ha generado recelos y animadversión,  pues se sienten invadidos por esta plaga que, desgraciadamente en muchos casos, no se comportan con el debido civismo.

Algunos de los lugares que están sufriendo esta plaga son:

Europaland
 Amsterdam, París, Barcelona, Roma o Venecia son algunas de las ciudades europeas que peor llevan la presión turística. Este año los habitantes de Venecia se plantaron frente a la invasión que está poniendo en riesgo uno de los lugares más bonitos del mundo, pues recibe más turistas de los que puede soportar, cerca de 28 millones, lo que genera colas interminables, aumento del coste de vida para los locales e impacto ambiental por los enormes cruceros que navegan cerca de los míticos canales.



Bali, un paraíso contaminado
El crecimiento desbordante de turistas ha propiciado la deforestación de la región. En los terrenos ganados se elevan enormes construcciones hoteleras, pero la falta de infraestructuras y canalizaciones adecuadas para la eliminación de los residuos generados por esta actividad pone en riesgo las paradisíacas playas que acumulan toneladas de basuras y plásticos que son arrojadas al mar, provocando la muerte de especies marinas.



Everest, hora punta en la montaña más alta del mundo
No todo el que se lo propone lo consigue pero cada vez son más los y las que se ponen como meta alcanzar la cima del Everest lo que se traduce en un hecho insólito, largas filas de personas en procesión ascendiendo por una de las montañas más peligrosas y extremas del planeta. A un módico precio, que suele oscilar de entre los 10.000  y 50.000 euros por cabeza, cualquiera puede intentarlo aunque el riesgo se traduzca en perder la propia vida. A pesar de que muchos escaladores expertos han exigido un mayor control en la zona, Nepal  ha hecho oídos sordos. Parece que los millones de dólares que se embolsa al año gracias a la inconsciencia de algunos tienen algo que ver en ello.



La muralla china, patrimonio de la multitud
China es, además de uno de los países más poblados, una potencia emergente que se ha convertido también en el principal emisor de turistas del mundo. A si mismo China tiene uno de los principales atractivos que atraen visitantes, La Gran Muralla China, que es visitada por 18 millones de personas al año. En 2014 se registró un récord histórico el día Nacional de la República Popular China, que se celebra el uno de Octubre, acudieron a ella nada menos que 8 millones de personas. Hay otras dos fechas en que posiblemente te encuentres entre una multitud parecida si decides viajar a la muralla que son el día de año nuevo y el día del trabajador.



Playas de Tailandia, abarrotadas.
Phuket o Phi Phi son playas de postal, de esas que el cine y la publicidad ha retratado infinidad de veces. Arena blanca y fina, aguas turquesas y cristalinas, cielos resplandecientes y un entorno idílico para disfrutar sin prisa. Sin embargo la realidad es otra. Miles de turistas abarrotan cada centímetro cuadrado, la masificación que sufre Tailandia está poniendo en peligro el frágil ecosistema del archipiélago, en donde desaparecen selvas para construir hoteles y la barrera de coral está muy dañada por las lanchas cargadas de turistas que lo surcan cada día. Para evitar que este paraíso siga deteriorándose se ha limitado el acceso a algunos de estos enclaves, como a la playa May Bay,  que cerrará cinco meses al año.




20 de julio de 2018



















En muchos países, incluido el nuestro, este gesto no es de buena educación. En los países angloparlantes  significa algo así como: Fuck you (Traducido como: Jódete. Tan contundente en español como en inglés), pero ¿cómo empezó a enseñarse el dedo del medio con esta connotación?
Pues tenemos que remontarnos a la lejana Guerra de los Cien Años, que duró desde el 1337 hasta 1453. Más concretamente a la batalla de Angincourt, en 1415, en donde los franceses, que anticipaban su victoria frente a los ingleses, decidieron que cortarían el dedo del medio a cada uno de los prisioneros de guerra, ya que sin ese dedo sería imposible disparar los famosos y poderosos arcos de flechas británicos, elaborados con madera de tejo y que medían dos metros  de alto, por lo que les impedirían usar un arma clave en futuras batallas. El acto de lanzar flechas era conocido vulgarmente entre los soldados ingleses como "halar el tejo", refiriéndose a dicho árbol.



Para sorpresa de los franceses, los ingleses ganaron la batalla y luego dieron muestras de que conocían sus planes secretos, ya que comenzaron a mostrarles el dedo del medio en sus narices, mientras decían mofándose de los prisioneros: "todavía podemos halar el tejo". Y fue así como surgió esta costumbre que luego se extendió por el mundo como muestra de burla, sarcasmo y desafío.
La misma leyenda se atribuye al gesto de levantar los dedos índice y corazón, a modo de “V” (aquí la versión es que los franceses cortarían a los arqueros esos dos dedos).
No obstante, otras teorías afirman que ese gesto con el “digitus infamis” o “digitus impudicus” se menciona varias veces en los textos de la antigua Roma, bien para desviar la amenaza del mal de ojo o como insulto sexual y obsceno.



6 de mayo de 2018

El incidente Roswell





En el siglo pasado la sociedad estadounidense de los años 40 vivía temerosa ante la posibilidad de una invasión extraterrestre. Cuando ésta se hizo realidad, gracias a Orson Welles y la dramatización radiofónica que hizo de “La guerra de los mundos”, pocos fueron los que se resistieron a la histeria colectiva que cundió en la víspera de Halloween de 1938. Unas 12 millones de personas escucharon la transmisión y otras tantas cayeron presa del pánico abandonando sus casas y colapsando carreteras, estaciones y comisarías de policía. Los teléfonos de emergencia recibieron miles de mensajes que aseguraban haber visto a los extraterrestres. Quedaba claro que los alienígenas tenían un indiscutible tirón entre la audiencia. Las siguientes cinco décadas fueron una época dorada para la ufología. El incidente Roswell es una de las leyendas urbanas más fascinantes y misteriosas que se conocen sobre nuestros amigos de otras estrellas...



Ubiquémonos. El escenario, una calurosa mañana del 5 de julio de 1947 en Roswell, Nuevo México. Un granjero llamado William Ware Brazel, “Mack”, se presenta ante el sheriff Wilcox con unos pedazos metálicos que ha encontrado en su rancho para ver si los puede identificar, ya que sospecha  pueden pertenecer a un platillo volante. No es la primera vez que ha oído hablar sobre ovnis  y quiere saber la verdad sobre el extraño hallazgo. Pero el sheriff no puede responder a sus dudas y éste, intrigado también, se presenta en la base militar de la ciudad para hablar con el comandante, Jesse Marcel, quién tampoco puede dar una respuesta satisfactoria. Nunca ha visto un material como el que tiene entre las manos. Por lo que los tres se dirigen al rancho de Mack ya muy tarde para inspeccionar los misteriosos restos. Allí pasan la noche en el cobertizo.
Por la mañana recogen todos los pedazos que pueden cargar y regresan a la base. Sin embargo, Marcel, el comandante, decide despertar a su esposa e hijo para enseñarles muestras de lo que había allí. Más tarde, el hijo definiría ese material como 'algo que no se podía quemar, romper, abollar, y cuando se arrugaba volvía a su forma original'.


Sólo bastaron unos pocos días más para que el incidente de Roswell saltara a las portadas de los periódicos con titulares tan llamativos como '¡Platillo volante cae en Roswell!'. Al parecer, dicha información habría sido filtrada por el sheriff; pero ante la paranoia reinante, el general de la base, Ramey, desmiente la información a la prensa, asegurando que dichos restos son de un globo meteorológico, lo que apaga la leyenda momentáneamente.



Treinta años después, en 1978, los ufólogos Friedman y Moore publican un libro acusando al gobierno de complot, al haber ocultado la verdad del incidente Roswell, porque afirmaban que allí se había producido un verdadero encuentro extraterrestre. Para echar más leña al fuego, Edgar Mitchell, quien fuera astronauta del Apolo 14,  asegura que todo es cierto pues ha visto varios informes secretos sobre el caso.
En 1995 se descubre que existe una  grabación sobre la autopsia que se realizó supuestamente a uno de aquellos extraterrestres caídos en Roswell en los años 40 y que la CIA y la NASA habrían mantenido en secreto. De nuevo la leyenda vuelve a estar en boca de todo el mundo. Se llega a decir que  el número de cadáveres recogidos por el ejército  varía desde dos hasta nueve. Incluso algunos aseguran que el ejército habría mantenido como prisioneros a algunos tripulantes que se encontraban con vida tras el accidente. El video es filtrado. El estado de Roswell se convierte en la principal atracción turística de los ufólogos, donde además de asistir a conferencias sobre el tema, el visitante puede comprar todo tipo de recuerdos y souvenirs. 200.000 personas visitan Roswell al año, y gastan unos 5 millones de dólares en  la ciudad, nada mal para tratarse de una pequeña población en medio del desierto.



Lo cierto es que poco después se desveló la verdad. El informe oficial no dejaba lugar a las dudas; el incidente de Roswell  resultó ser un proyecto secreto  el cual había consistido en enviar “globos meteorológicos a gran altura para obtener información sobre la URSS y las pruebas atómicas que éstos realizaran”, llamado el Proyecto Mogul. También se supo que la cinta con las imágenes de la autopsia habría sido realizada por el especialista en efectos especiales John Humphreys, quien habría usado un muñeco de látex relleno de hígados de pollo.
A pesar de todo, ninguna de estas pruebas ha hecho mella en quienes mantienen la teoría de la conspiración del gobierno estadounidense para ocultar lo que habría sido el primer contacto de La tierra con los habitantes de otros lejanos planetas.



27 de marzo de 2018



El domingo 6 de agosto de 1978, el despertador que el papa Pablo VI había comprado en 1923 (y que durante 55 años le había despertado a las seis cada mañana) sonó repentinamente y de un modo estridente. Pero no eran las seis, como siempre, sino las 9,40 de la noche. De forma inexplicable, el reloj empezó a sonar cuando el papa yacía moribundo. De hecho Pablo VI murió en aquel instante. Más tarde, el padre Romeo Panciroli, portavoz del Vaticano, comentaría: "Fue de lo más extraño. Al papa le gustaba mucho el reloj. Lo compró en Polonia y lo llevaba siempre consigo en sus viajes".

20 de marzo de 2018

¡Porque sí... porque te lo mereces!

Porque muchas veces te olvidas de ti. Porque en ocasiones te has conformado con un sucedáneo. Porque has creído que no valía la pena buscar más. Porque te has sentido cansada o cansado,  al borde de las fuerzas, casi extenuada, casi extenuado, creyendo que quizás…  eso no era para ti… que no te correspondía, que no era el momento, que no lo merecías, que habías agotado tu cuota, que ya no volverías a experimentarla. 
Porque te has rendido, admítelo.  Y has hecho caso a ese cerebro tramposo que te ha hecho sucumbir a su influencia. 
Te lo has creído.
Como si uno pudiera gastarla toda de una vez, como si estuviera contada, como si tuviera una fecha tope para canjearla… Como si no fuera lo que es, una mina que no se agota, una mina que hay en ti. Así es. Está ahí. 
A veces brota como un árbol con miles de ramas llenándote el pecho, con una poderosa savia  capaz de romper la más gruesa capa de hielo. Como una primavera en el estómago. 
Y otras, no es que no esté, sólo se esconde, se debilita, y hay que buscar más profundo o en otras zonas… 
No pienses que tu tiempo ya pasó, no dejes abandonada esa mina. Por mucho que te cueste has que retoñe esa felicidad latente, has que sea la fuente de tu alegría. No importa que sea un pedazo, una onza, un grano. No permitas que se quede ahí, hibernando en un pecho frío. Porque sí, porque te lo mereces… Porque…


4 de marzo de 2018

Mujeres


Para las mujeres del mundo, para las que se rebelaron contra las injusticias, para las que no aceptaron estar en segundo plano, para las que elevaron su voz y lucharon por un mundo más igualitario, para las que superaron adversidades y prohibiciones y tomaron el timón de su propia vida, para las que cada día cuidan a los más vulnerables, para las que sueñan con llegar a la luna o más allá, para las que eligen lo que quieren ser, para las que son y para las que nacerán… para todas nosotras. Ojalá llegué ese día, y que podamos verlo, en que ninguna niña, ninguna chica, ninguna mujer sufra discriminación por su género, ojalá llegué pronto ese día en que todas las mujeres del mundo puedan sentirse seguras y tranquilas.


11 de febrero de 2018


El monarca Gustavo III de Suecia detestaba el café hasta el punto de creer que se trataba de una bebida letal y que su consumo prolongado podía causar la muerte.
Para demostrarlo, se le ocurrió una absurda idea. Condenó a un reo de asesinato a ser ejecutado lentamente bebiendo doce tazas de café diarias. Un  grupo de médicos designados por el rey irían comprobando su progresivo deterioro físico. Pero el soberano nunca vio el desenlace del experimento, ya que casi diez años después, en 1792, fue asesinado por un disidente que se llamaba Anckarström. Y en los años sucesivos fueron muriendo uno a uno los médicos que el rey había designado.

De hecho, al final el único que quedó vivo fue el reo, quien acabó siendo indultado y murió mucho tiempo después, por causas perfectamente naturales. Aunque eso sí, nunca dejó de tomarse sus tacitas diarias de café.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...