Buscar este blog

17 de junio de 2015

Las piernas de un millón de dólares de Marlene Dietrich

Fue el ángel azul que conquistó Hollywood a pesar de su estatus de extranjera. La vida de Marlene Dietrich estuvo marcada por el misterio, la ambigüedad y el glamour.




Marie Magdalene Dietrich, nació el 27 de diciembre de 1901 en Berlín, Alemania. Sus padres fueron Louis Erich Otto Dietrich, teniente de policía que había participado en la guerra franco-prusiana, y Wilhelmina Elisabeth Josephine Felsing  proveniente de una familia adinerada.
A los veinte años, ingresó en una escuela de interpretación y fusionó sus nombres para ser conocida como Marlene. Durante algunos años bailó y cantó en cabarets, mientras trabajaba en obras de teatro y hacía sus primeros pinitos en el cine.
El director Josef von Sternberg, y  El ángel azul (1930), convirtió a Marlene en una autentica diva.  Juntos realizaron algunas de las mejores películas de Marlene en Hollywood. En su primer film americano “Morocco”, Marlene luce un esmoquin masculino, fue la primera actriz que lo utilizó en la pantalla grande.
Su imagen estudiadamente andrógina le acompañaría de por vida al igual que los rumores sobre sus tendencias lésbicas.

Durante años la estrella de Marlene Dietrich brilló fulgurantemente. Se convirtió en uno de los mitos del cine, y como tal fue reverenciada por muchos espectadores que acudieron en masa a ver todas sus películas; fue una actriz con gran variedad de registros expresivos que engrandeció con sus canciones y actuaciones de baile. Por su fascinante personalidad (arrolladora en muchos instantes de su vida), se convirtió en la mujer fatal y enigmática que, más allá de representar en sus papeles, interpretaba su propia vida. Sus hermosas piernas (que poseían el título de las “piernas perfectas” y estaban aseguradas por un millón de dólares), y su voz ronca han quedado como iconos (visuales y sonoros) de una época dorada. 








5 comentarios:

Ligia dijo...

Tremendas piernas!! No me extraña que se las haya asegurado... He leído que los últimos doce años de su vida se los pasó recluida y encamada en una casa parisina hasta su muerte a los noventa años... Y una vida muy interesante. Abrazos

Alí Reyes dijo...

La foto del "Angel Azul" es icónica. Vale decir la aflicción de verse aoblgada moral y anímicamente a dar todo su apoyo a las tropas que luchaban contra la Alemania absolutista.

Ana Bohemia dijo...

Menudo halo de glamour la rodeaba, era una diva en toda regla, eso sí, sus piernas envidiables, contorneadas y preciosas.
:D

Carol Torrecilla García dijo...

¿Qué se puede decir de las estrellas de esa época? Casi todos las tenemos idealizadas. Aunque mi favorita es Audrey Hepburn por su actitud y su elegancia, el tipo de películas que hacía, admiro a la mayoría.
Me ha dado pena leer el comentario de Ligia. ¡Pobre Marlene! Doce años en su casa!!!!!
La verdad es que debió llevar una vida apasionante durante los años intensos de sus interpretaciones.
Besos, amiga.
Carol

Raquel dijo...

Qué tristeza los últimos años de su vida. Sin duda fue toda una diva del séptimo arte, con una vida polémica pero muy interesante.
Un abrazo Ligia :)

Sí, eso leí, y me parece muy bien. Hay fotos suyas con las tropas, algunas muy apasionadas :)
Saludos Alí Reyes.


Una envidia de piernas, la verdad. Y glamurosa como ella sola. Era una actriz muy elegante.
Besos Ana :)

A mi también me gusta Audrey, además era una persona maravillosa, con ese halo que sólo tienen las personas grandes.
Por lo que se ve muy intensa, y llena de escándalos. Aburrirse no se aburrió.
Un beso Carol :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...