Buscar este blog

2 de julio de 2015

2015. El año que regresamos al pasado cinematográficamente hablando

Marty Mcfly viajaba al futuro, a un lluvioso 21 de octubre de 2015, en un Delorian en 1985. En su paseo por la ciudad se topaba con un enorme cartel en tres dimensiones del que surgía una imagen holográfica de un tiburón (muy poco realista por cierto). La película que se anunciaba era Tiburón 19. En la época de Marty Mcfly ya se había estrenado la tercera, aún faltaría otra  de un total de cuatro partes de la que la única verdaderamente épica fue la primera.

Jaws 19, una película que nunca veremos en los cines. 


Estamos ya en el 2015 y no es posible que veamos esa película en las carteleras, lo más parecido sería Sharknado 3, de la que efectivamente hay fecha de estreno a la vista. Pero si Marty viajara ahora, a esta línea temporal del tiempo,  a este año 2015, se encontraría con una cartelera que seguramente le sonaría mucho. Star Wars, Mad Max, Superman, Poltergeist; y otra que nos suena, y mucho, a nosotros, Batman, Jurassic Park, Terminator... Vaya dejavú para el pobre Marty. Y para nosotros. Todo un viaje en el tiempo para los nostálgicos de los 80 y principios de los 90, la última generación que pudo disfrutar de buenas películas de aventuras.
Tengo la sensación, y seguramente te pase lo mismo a ti, que todo esto de rescatar estas viejas historias es, además de un homenaje a ese cine épico y entretenido de antes, una bonita maniobra comercial. Se apela a nuestros recuerdos, a esas sensaciones que guardamos de cuando éramos niños, adolescentes, o jóvenes, cuando nos sentíamos atrapados en la pantalla grande, ensimismados en esos mundos que regaban nuestra imaginación en lugar de secárnosla.

Remakes y nuevas partes de las sagas de películas más taquilleras.
Jurrasic Park, Mad Max o Poltergeist volverán a las pantallas del cine este año.


No está mal, no lo critico. Volver al pasado nos da la oportunidad de recordar quienes fuimos, de recuperar un poco a nuestro niño interior. Yo encantada. Si me gusta el cine fue por esa infancia plagada de películas que tuve. Hace mucho tiempo que no esperaba un estreno y reconozco que este año tengo varios marcados en rojo.
Pero también creo que se les ve el plumero a los de Hollywood: ir a lo seguro siempre es un acierto (es como vestir de negro, un básico).
Picaremos, ellos lo saben. Nos puede la nostalgia porque ya tenemos esa edad en la que empezamos a utilizar las coletillas de "en mis tiempos, los cines...", "las películas de antes sí eran entretenidas", "ya no existen personajes carismáticos en las películas".


Y mirar con los ojos de un niño


Echamos de menos las colas en las taquillas, los vestíbulos llenos, el barullo previo a entrar, el nerviosismo de esperar antes de que se apaguen las luces, y comienza la proyección. Ese vértigo de cuando acaba y sales de la penumbra a la claridad artificial de un pasillo largo e impersonal; el flotar hasta el coche o la parada, el perder la noción del tiempo y darte cuenta de que ha anochecido y no tienes idea de qué hora es, el saber que te has entretenido, y que te sientes con ganas de escribir, volar o subir una montaña. El sentir que ir al cine no ha supuesto un dolor para el bolsillo y el cerebro, sino un entretenimiento genial donde todo acompaña.
Claro que ellos lo saben. Saben que lo echamos de menos porque ellos lo echan de menos. Queremos ese cine de palomitas, ese cine que ha forjado nuestra forma de ser.
Puede que ya no sea lo mismo, no lo será, pero por un instante, un poco más quizás, recuperaremos esas emociones. Sabemos que viajar al pasado tiene consecuencias. Las asumimos. Como se suele decir, quien no arriesga no gana. ¿Quién sabe? Puede que este viaje cambie de nuevo nuestra forma de ver el cine.


¿Y tú? ¿Vas a subir a esta máquina del tiempo?

4 comentarios:

Ana Bohemia dijo...

Yo hacía la tira que no disfrutaba en un cine, pero este año me he divertido mas. Todas estas pelis demuestran una cosa: ¡la nostalgia vende! Y Hollywood quiere apostar por lo seguro para enganchar a la gente, pero bueno no me parece mal.
Besos
;)

Alí Reyes dijo...

Respaldo todas y cada una de las palabras que has escrito. Aunque te soy sincero, hay películas que prefiero dejarlas en el recuerdo y al fin y al cabo, en la actualidad se están haciendo cosas muy buenas ¿no crees?

Raquel dijo...

Eso está claro, no hay más que mirar los estrenos de este año y los proyectos que ya hay en marcha para el siguiente para darse cuenta que mirar al pasado, cinematográficamente hablando, es un buen negocio.
A seguir disfrutando en un cine, Anita.
Besos :)


La verdad es que yo también. Porque a veces revisar esas viejas películas de la infancia es romper un recuerdo bueno, así que mejor que siga siendo sólo eso, un recuerdo y nada más.
Sí, creo que hoy en día se hacen cosas buenas, pero lo que noto es que son pocas, muy pocas, las que arriesgan con historias nuevas. Echo de menos un poco más de valentía a la hora de narrar.
Un saludo Alí Reyes :)

Carol Torrecilla García dijo...

A mí me parece bueno lo que dices y también me parece bien que hagan remakes añadan nuevas películas a las sagas; me explico: de esas películas no vi ninguna en mi infancia ni adolescencia y ahora me han despertado la curiosidad, así que me han hecho indagar en las de entonces, así que me ha enriquecido se mire como se mire.
Claro que echo de menos los multicines de mi ciudad y no esos enormes de centros comerciales a los que solo se accede con coche.... Saber que paseando te puedes llegar al cine es un placer...que raramente puedo cumplir ya. Sin embargo todavía puedo permitírmelo. Y esas películas de cineclub.... ¡Esas sí me hacen feliz!!! Voy poco al cine por lo general, pero saber que sigue exisitiendo y que tengo la posibilidad de ir y comer mis palomitas y cocacola me hace muy feliz viendo esas pelis que vienen de cualquier parte del mundo o que son muy comerciales pero que yo nunca había visto..... Me encanta el cine.
Gracias por este maravilloso post, Raquel.
Abrazos:
Carol

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...