Buscar este blog

18 de enero de 2012



Ojala existiera una goma que pudiera borrar los errores de la vida, por ahora las únicas gomas capaces de eliminar errores, y sólo los cometidos en papel,  son las de caucho. Pero, ¿sabes quién inventó las gomas de borrar?

El caucho es un material natural de cuyos usos estaban al tanto los Mayas desde tiempos remotos. Pero fue el científico  Joseph Priestley quien casualmente frotó una bolita de caucho sobre un papel en el que había escrito con lápiz y descubrió que se borraba. Aunque en un primer momento  no supo lo que podría conseguir con esta prueba.
En 1770 el ingeniero Edward Nairne comenzó a venderlas por una libra, quien, al igual que Priestley,  descubrió accidentalmente las propiedades borradoras de esta sustancia.
En un principio, las gomas se empezaron a comercializar como un artículo de lujo a finales del s.XVIII. El problema es que los europeos sólo adoptaron el látex de los americanos y no su proceso de mezcla con otros jugos para que no se pudriera. Así que, a medida que el caucho fermentaba, las gomas de borrar empezaban a oler mal.
Este problema fue solucionado por Charles Goodyear en 1844, cuando descubrió y patentó un método que hacía el caucho mucho más duradero: la vulcanización. Ésta consiste en calentar la goma de caucho con azufre, de manera que se obtiene una goma más dura y elástica, menos pegajosa y que no se pudría.

¿Cómo funcionan las gomas de borrar?

Cuando escribimos con lápiz sobre un papel, el carbón de la mina se queda fijado a la superficie de la hoja a causa de la fuerza de adhesión, que es una fuerza electromagnética que opera entre las moléculas de los diferentes cuerpos que interaccionan. Para romper esta adhesión, las gomas de borrar utilizan un truco sencillo: el material con el que están fabricadas —generalmente caucho— tiene una mayor fuerza de adhesión que el papel, por lo que tira del carbón hacia sí. Además, la sustancia base de la goma de borrar está mezclada con azufre y aceites vegetales que ayudan a eliminar las partículas de suciedad.
Todo ello causa que, al borrar, el carboncillo se quede pegado a los minúsculos pedazos de goma que se desprenden, dejando el papel libre de trazo.

Antiguamente para borrar también se utilizaba la miga de pan de manera que no se borraba de forma precisa y siempre se necesitaba pan fresco para hacerlo.


5 comentarios:

Ana dijo...

¿Una miga de pan también tienen la propiedad borradora? Es bueno saberlo... aunque una de las propiedades de las gomas es que duran años, siglos, yo aún tengo las que usaba en el cole, jaja.
Ah, y ya existen gomas gigantes para los grandes errores...
;)

Ligia dijo...

Yo me incluyo en el "antiguamente" porque alguna que otra vez tuve que coger miga de pan para borrar. A mí me gustaba el aroma que tenían algunas... Abrazos

Prometeo dijo...

Y yo que era un mostruo de las gomas de borrar por el uso constante que les daba....la miga d epan tambien la use mas de una vez y de dos....je. je...un abarzo.

Miguel Schweiz dijo...

¡Qué buen artículo...!

Y hace tiempo que las gomas han empezado a ser problemáticas. Joer, para encontrar una buena, que no sea esa resinosa plástica te la ves y te las deseas, te dan ganas de volver a hacer migas de pan...

Besos Raquel

Raquel dijo...

Eso significa que te equivocabas poco. La verdad es que las gomas del cole nunca se gastaban, podías utilizarla un curso y otro y otro y seguri teniendo más de la mitad de la goma todavía nueva.
Un beso :)


Y a mi, recuerdo ese olor, el olor de los lapices de colores, de las hojas de los cuadernos y sobre todo el de las gomas de borrar. El olor de los días de colegio. Habían algunas de colores fluorescentes que olían super bien.
Un abrazo :)


Pues hast ahora no sabía que se utilizaba la miga d epan para borrar, buscando información para esta entrada lo descubrí, y me resultó muy curioso. Mis gomas de borrar me duraban años, las grandes blancas, estas cuadraditas de Milan se desintegraban solas, y eran un buen escondite para las chuletas, la de cosas que apunte sobre ellas XD
Un abrazo :)


Gracias Miguel :)
Es que los remedios antiguos siempre son los mejores, miga de pan para borrar y funciona mejor que una goma de estas modernas. Yo hace tiempo que no las uso y no porque no me equivoque sino porque para borrar esos errores aún no se han inventado.
Un beso :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...