Buscar este blog

23 de enero de 2012


Durante la Primera Guerra Mundial, Adolf Hitler estaba durmiendo en una trinchera cuando una pesadilla, en la cual tenía la boca llena de inmundicia, lo despertó. Alarmado, salió de la trinchera y en ese momento una bomba cayó exactamente en el lugar donde él estaba un segundo atrás. Todos sus colegas de armas murieron resultando él  ileso. El hecho de haberse salvado por esta pesadilla, lo atribuyó a una “intervención divina”.

3 comentarios:

Prometeo dijo...

Ya lo conocia y muchos piensan porque paso lo que paso...una pena pero la hsiotria no se puede cambiar. Un abarzo.

Ana dijo...

Que mierda, ¡lo que hubiera cambiado todo si hubiera soñado profundamente y con los angelitos! Tuvo suerte, supongo que las cosas pasan por una razón, en este caso no enteindo porque, pero la suerte también tiene una fecha de caducidad...
;)

Raquel dijo...

Lo que es el destino, tan puñetero simepre. Hubiera cambiado mucho la historia si hubiera dormido como un tronco pero asi fueron las cosas.

Un beso a los dos :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...