Buscar este blog

13 de noviembre de 2010

Nose Art

A lo largo de la historia el hombre ha decorado sus armas de guerra. Los carros de batalla egipcios, los Drakkar Vikingos, las armaduras de los samurais, las pinturas de los nativos americanos, o los escudos de armas de los caballeros son algunos ejemplos. Los motivos para esto son variados, desde identificación personal hasta motivos más sobrenaturales como protección contra el mal o ayuda divina para la batalla. Durante el siglo XX esta tradición se mantuvo en uno de los inventos bélicos más letales nacido en ese mismo siglo: el avión. Adornado con diversos motivos, con contenido sexual, para ridiculizar al enemigo, como talismán de buena suerte, o como un grito de guerra, el “Nose Art”, es decir, el “arte de nariz” o el arte de ilustrar los morros o laterales de los aviones de combate, se usó para personalizar el avión, destacándolo del resto de aviones totalmente iguales a excepción del nº de serie.


 
Esta personalización llegó a tal punto que, sobre todo en los bombarderos de la segunda guerra mundial, la mayoría de la tripulación y oficiales de la base se referían a los aparatos por el "nombre" y no por su código. Lo cierto es que el “Nose Art” empezó antes. Las primeras ilustraciones datan de 1913, en un hidroavión de la marina italiana, que ostentaba una serpiente marina en el costado.


 
Sin embargo la edad de oro del “Nose Art” se vivió durante la segunda guerra mundial.

 
Durante el conflicto, aquellos hombres expuestos constantemente a la muerte contaron con el beneplácito de los mandos a la hora de pintar sus caros aviones. Esto, elevaba la moral de la tropa, adquiriendo muchas formas, historietas, gritos de guerra, nombres, y como no, las chicas Pin Up, ligeras de ropa. Muchos aviones eran bautizados con nombres femeninos como “La Bella de Detroit” o “La muñequita de Texas”. La ornamentación iba también en consonancia; chicas con un mínimo disfraz de cowboy, en bañador o directamente sin ropa solían adornar la parte delantera de las fortalezas volantes B-29.


 
Los dibujos no eran fruto de improvisación sino que requerían, además de inspiración, conocimiento de los materiales a emplear y una buena técnica.


 
Las tripulaciones buscaban a los mejores dibujantes de entre los soldados de la base, los cuales cobraban según su cotización. Pero las inquietudes artísticas de estos hombres hallaron un serio obstáculo cuando varios de estos aviones fueron trasladados a Estados Unidos para ser reparados; la existencia de esos provocadores dibujos llegó a conocimiento de varios grupos religiosos, que pusieron el grito en el cielo al considerarlos indecentes. (Curiosamente, parece ser que un avión bombardee a personas inocentes entra dentro de su moralidad, y decorar tal avión es de mal gusto).El mando de las Fuerzas Aéreas no quiso tener problemas con estos grupos y cursó la orden de que se borrasen los atrevidos dibujos de los aviones.



 

Por fortuna para los artistas y las tripulaciones, la consigna no fue tenida en cuenta por los responsables de las bases aéreas y los aviones por algún tiempo, siguieron luciendo los atrevidos motivos en los fuselajes.




Los tigres voladores
Los Tigres Voladores de Chennault eran un grupo de aviadores voluntarios que EEUU puso a disposición del gobierno chino para hacer frente a los bombardeos japoneses. Estos valientes pilotos provenían del Ejército, la Marina y los Marines. Para ellos su jefe no pudo conseguir nada mejor que 100 cazas P-40 Tomahawk, que formaban parte del programa de Préstamo y Arriendo de material bélico. Los británicos habían rechazado estos aparatos debido a que su experiencia de uso contra cazas alemanes había demostrado que eran muy vulnerables.



A mediados de 1941 los aparatos y los hombres fueron enviados a China, en donde se comenzaron a idear tácticas adecuadas para su uso coordinado. Pensando en darles un golpe psicológico a los japoneses, los aviadores tomaron como base la idea de un escuadrón británico que pintaba los morros de sus aviones con bocas de tiburón. Los pilotos se pusieron como nombre Tigres Voladores, y un dibujante de la Disney diseñó su logo, un tigre de Birmania con pequeñas alas que saltaba a través de una V de la Victoria Los Tigres recibían dinero por cada avión derribado, pero también se les acreditaban los aviones destruidos en el suelo, a diferencia del resto de las unidades aéreas de la época.



Fuentes:
Imágenes Google

6 comentarios:

Ligia dijo...

Aunque lo de las chicas "pin-up" sí lo conocía, nunca había oído hablar del "Nose Art". Muy interesante. Abrazos

Ana dijo...

Me sonaba esto del Nose Art de la peli "Pearl Harbor" pero en realidad no tenía ni idea del tema. Es muy curioso eso de adornar los aviones, un poco customizarlos como ahora hacen con algunos coches. Ay, que doble moral tenían algunos, les escandalizaba ver dibujada una figura humana femenina ligerita de ropa pero no el que esos aviones trasladaran bombas atómicas capaz de volatilizar a toda una ciudad.
Muy interesante Raque. Como siempre es un placer pasar por aquí.
Un abrazo
:)

Prometeo dijo...

Que interesante, nunca te acostaras sin aprender algo nuevo, una delicia leerte aunque este un poco atareado, la verdad es que en demasia...un fuerte abarzo.

Natalia Ortiz dijo...

No tenía ni idea de nada de esto... también es que mi vida es relativamente corta y hay muchas cosas que no sé. Es interesante aprender nuevas cosas.
¡Buena entrada! Yo tendría que hacer más entradas en las que requiriese la investigación por mi parte... el caso es que tengo ideas y no, tiempo.
Un beso :)

Raquel dijo...

Gracias Ligia.
Un abrazo.


Yo también supe de este "arte" gracias a esa peli. Este tuneo de los aviones me parece muy creativo, me gusta, además algunos dibujos son auténticas obras de arte.
Es curioso, sí, que se escandalizaran por algo como un dibujo y no por la masacre de una ciudad entera; qué cosas!
Un abrazo, Ana :)



Prometeo gracias por la visita, y por sacar tiempo para dejar un comentario. Espero que sigas asi de atareado porque eso es la mejor señal en los tiempos que corren.
Un abrazo.



Pues lo mejor de vivir es aprender cada día algo nuevo, seguir descubriendo cosas, y si eres tan joven vas a tener mucho tiempo para descubrir y sorprenderte.
La verdad es que lo que más tiempo requiere no es la información en si, sino las imagenes. Es complicado a pesar de google. Pero te animo a que lo hagas; es muy satisfactorio.
Un beso.

Luis Raul dijo...

como puedo recibir un parche de esos porq fuero muchos soldados y grasias a sus vidas muchos paises tienen libertad a todos ellos muchas grasias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...