Buscar este blog

27 de abril de 2012

De mulas, tesoros y mujeres en apuros


Dos mulas y una mujer vs Tras el corazón verde


La primera fue rodada en el año 1970, como  Western, aunque se aproxima más al “Spaguetti Western”. La segunda fue rodada en 1984, y aúna a parte iguales aventuras y romance.
La primera tiene lugar en el México más desértico y árido. La segunda en la más selvática y salvaje Colombia.
Los protagonistas de la primera son Hogan, un tipo duro y mercenario, y Sara, una enigmática “monja”   que viaja sola. Los de la segunda son  Jack Colton, un buscavidas con pocos escrúpulos, y Joan Wilder, una ingenua y soñadora escritora de novelas románticas que llega a Colombia para salvar a su hermana.
Hogan salva a Sara de ser violada por unos malhechores cuando accidentalmente se topa con ellos en el camino.



Jack Colton libra a Joan de ser tiroteada y robada por un mafioso traficante de droga cuando accidentalmente se topa con ellos en el camino.

Hogan y Sara / Jack y Joan emprenden juntos un accidentado viaje.
Durante su primera noche, Hogan y Sara comen serpiente asada. Jack y Joan, también.
El medio de locomoción de Hogan y Sara es animal; un caballo, una mula y un burro. El de Jack y Joan es menos convencional; una liana, el todo terreno de un mafioso, y un viejo y destartalado “escarabajo cruza-ríos”  


Dos tipos duros


Sombrero, mirada intensa y pose de perdonavidas.

Cuando Hogan, hosco y testarudo pistolero, salva a una desnuda Sara de las garras de unos lujuriosos  forajidos, no puede imaginar que en realidad la mujer que acaba de salvar es la “hermana Sara”; una misionera que viaja sola por México a lomos de una mula, sin agua ni provisiones.
La hermana Sara se dirige al norte. Hogan al sur, pero por azares del destino, y para huir de la caballería francesa que tiene en su punto de mira a Sara, acusada de apoyar la causa juarista,  ambos terminaran emprendiendo viaje juntos, a pesar de las reticencias de Hogan, que ve en la guapa hermana un peligro mucho mayor que las armas de los franceses.
Sara encarna una tentación vestida de hábito contra la que, con mucha fuerza de voluntad,  tratará de resistirse.

 

Después de que el autobús en el que va Joan Wilder, camino de Cartagena, se sale del camino arrollando accidentalmente su jeep, Jack se topa con  Joan, quien  está  siendo encañonada por un tipo con intenciones muy malas. Tras hacerle huir, gracias a su pericia con la escopeta, Jack descubre que  todos los pájaros que transportaba para exportarlos ilegalmente a América han volado. Arruinado y enfadado, accede a guiar a Joan hasta Cartagena, a cambio de 375 dólares.
Juntos emprenden viaje a través de la selva. Durante su periplo, Jack va sintiéndose cada vez  más atraído por los secretos que parece  guardar la escritora romántica.


 

Dos mujeres, un destino, y algunos secretos



Dos mujeres que no son "sólo" lo que parecen.

La “hermana” Sara se dirige a Chihuahua. Allí,  junto a la iglesia del pueblo, se encuentra la guarnición francesa, en cuyos muros, un antiguo monasterio, se atesoran los fondos en oro acumulados por los franceses. Joan Wilder va a  Cartagena. Allí, y a cambio de la vida de su hermana, sus secuestradores esperan recibir un mapa que indica la ubicación exacta de un tesoro llamado “El corazón verde”.
Ni Sara ni Joan son 100% sinceras con sus “salvadores”. Sara para asegurarse la protección de Hogan, quien le advirtió que si no fuera una monja le hubiera dejado que se salvara como pudiera en el desierto mexicano. Joan, porque no se fía de las intenciones del ambicioso y no demasiado “confiable” Jack Colton.

Bandas sonoras

Tras el corazón verde:
Alan Silvestri se enteró de que el director de la película, Robert Zemeckis, estaba buscaba a un compositor y ni corto ni perezoso le llamó y le pidió 24 horas para ofrecerle una pieza. Zemeckis quedó tan encantado con la propuesta de Silvestri que lo contrató al momento. Este sería  el inicio de una gran colaboración juntos que se prolongaría durante más de 20 años. En ella, han quedado proyectos como la trilogía de Regreso al futuro, Forrest Gump, Náufrago, ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, Contact o Lo que la verdad esconde. Todas ellas grandes éxitos de taquilla.



Dos mulas y una mujer:
Ennio Morricone parodia sus propias creaciones para el género del western en esta divertida partitura, en la que integra el relincho del asno, imitándolo con instrumentos, y que contiene también motivos monacales. En su conjunto la banda sonora  dota a la película del adecuado sentido de humor y le da un cariz cercano a lo místico, con referencias a la música mexicana.



Cuando Hogan es alcanzado por una flecha india tiene que emborracharse con su mejor whisky para poder soportar el dolor, mientras una temblorosa Sara maniobra en su herida, utilizando "remedios" tan dispares como unos granos de pólvora y un trozo de mullido y no muy aséptico musgo.

Cuando Jack y Joan descubren un avión estrellado repleto de droga en medio de la selva, deciden pasar la noche en su interior quemando algunos paquetes de marihuana para poder soportar el frío de la húmeda y torrencial jungla que los rodea.

 



Datos de interés

Dos mulas y una mujer:

Don Siegel, director de la película, ya tenía una larga carrera  a sus espaldas cuando rodó Dos mulas y una mujer. Siegel se caracterizaba por rodar películas de bajo presupuesto, y tenía en Clint Eastwood a su actor fetiche. Eastwood aún no había conocido la cima de su fama cuando rodó la película, la que sería su segunda colaboración con Siegel.
Inicialmente el papel de la hermana Sara era de Liz Taylor, pero la actitud de diva de la estrella y sus exigencias, como la de querer rodar en España para estar más cerca de su marido de entonces,  Richard Burton,  que se encontraba en nuestro país rodando una película, propiciaron que el papel fuera a parar a manos de Shirley MacLaine. El papel se reescribió casi por completo, dotando al personaje de más humor y picardía, algo que encajaba a la perfección con el perfil de MacLaine.
Tampoco el rodaje con Shirley fue fácil. Director y actor eran dos tipos sencillos, que vivían alejados de los focos de Hollywood, pero MacLain  estaba acostumbrada a otras cosas. Shirley, al igual que parte del equipo de rodaje, cayó enferma por la comida, sólo se libró Eastwood gracias a su dieta rica en fruta; el calor extremo, la incomodidad del vestuario, propiciaron el malestar de la actriz; las peleas entre Siegel y MacLaine eran constantes. Con Clint Eastwood la relación tampoco fue muy cordial.
Aún así la química en pantalla de los dos actores fue buena, y las criticas favorables.



Tras el corazón verde:
En 1984 Robert Zemeckis no era un director reconocido, pero gracias al inesperado éxito de Tras el corazón verde su suerte cambió. La buena acogida de la película hizo posible que otros de sus proyectos salieran a la luz, como la famosa trilogía de Regreso al futuro, lo que le abrió definitivamente las puertas de Hollywood.
El guión de la película lo firmó Diane Thomas, quien antes de dedicarse a las labores de guionista  era camarera en Malibú. De hecho fue la propia Diane la que vendió los derechos del guión original a Michael Douglas, que era cliente habitual del restaurante en el que ella trabajaba.  Diane murió en un accidente de coche poco después del estreno, cuando trabajaba en el guión de  Always, para  Steven Spielberg, y la secuela de la primera parte de Indiana Jones.
Sylvester Stallone y Christopher Reeve rechazaron el papel de Jack Colton, que finalmente cayó en manos de Michael Douglas. La carrera de Douglas se consolidó tras el éxito de la película y la de su compañera de rodaje, Kathleen Turner, se catapultó.
El éxito fue tan inesperado que ni los propios ejecutivos del estudio 20th Century Fox se lo esperaban. Aún así  Tras el corazón verde fue el mayor logro comercial de 1984 para la productora, llegando a recaudar 86 millones de dólares  en taquilla y 36 millones en alquiler de video, lo que hizo que en 1985 se firmara una secuela, La joya del Nilo. Una tercera parte estaba planeada, iba a llamarse El Águila Escarlata pero, debido a la discreta acogida de la segunda parte, el proyecto nunca llegó a concretarse.
El tema "When the Going Gets Tough, the Tough Get Going" acompañaba los créditos finales de la secuela y se convirtió en un superventas a nivel internacional.



Si habéis llegado hasta aquí, o las habías visto anteriormente,  es probable que ya os hayáis decantado por una u otra. Yo lo tengo claro, aunque las dos me parecen películas entretenidas desde siempre  he sido fan de Tras el corazón verde; una película que habré visto cientos de veces y que nunca me defrauda. Su ritmo y sus dos personajes cien por cien carismáticos la colocan un puntito por encima que Dos mulas y una mujer.  
Y tú, ¿con cual te quedas?

25 de abril de 2012


La tradición dice que, para que el día no se tuerza, hay que apoyar en primer lugar el pie derecho. La respuesta a esta costumbre podría hallarse en el mundo de los pescadores. Durante el siglo XIX, ningún pescador en su sano juicio subía a bordo por babor, es decir, el costado izquierdo del barco, aunque resultara incómodo. Por regla general, todo lo que se refiere a la derecha es calificado de favorable por los supersticiosos, quizás alentados por la tradición bíblica, que dice que la derecha corresponde al camino del Paraíso y es la posición en la que están sentados los elegidos por Dios. La izquierda, en cambio, representa el reverso de la moneda. De hecho, en latín, izquierda se dice sinester, que dio origen al adjetivo siniestro.


Viñeta: Alberto Montt

23 de abril de 2012

SALA
DE
LECTURA

Historias Extraordinarias Roald Dahl



Sinopsis:

Los millonarios, ya se sabe, se aburren mucho, especialmente si han heredado su fortuna y jamás han dado golpe. Ese era el caso de Henry Sugar, cuyo máximo entretenimiento consistía en ver cómo subían y bajaban los valores en la Bolsa. Un tipo de mar de corriente, si no fuera porque un día, apartado de una partida de canasta por falta de pareja, acabó adquiriendo un extraordinario don: ver con los ojos cerrados.
Los demás personajes de este libro tienen también alguna rareza que los distingue de sus semejantes. Como el tipo estrafalario y pedante que hace autostop y acaba demostrando a su compañero de viaje que es el verdadero rey de un oficio sin par. O como ese chico, veraneante en una isla del Caribe, que es capaz de comunicarse con los animales. Claro que a veces lo extraordinario también puede ser terrorífico, como ocurre con los dos jovenzuelos sin escrúpulos que salen a pasear un sábado por la mañana armados de un rifle del 22. Nada es lo que aparenta, nada puede ser lo que parece ser, pero cuando lo cuenta Roald Dahl, todo acaba siendo posible.

Conocía a Roald Dahl como el autor de Charlie y la fábrica de chocolate, aunque nunca había leído nada suyo. Por eso me acerqué hace unos días a la biblioteca dispuesta a remediarlo. Allí, en la zona de literatura infantil /juvenil encontré este libro, Historias Extraordinarias, un libro de relatos que me ha fascinado. ¿Y sabéis? El libro debía ser nuevo, porque nadie lo había sacado todavía. Me encanta estrenar libros J
Es una gozada leer algo y sentir una conexión especial con el escritor, y querer seguir leyendo cosas suyas. Roald Dahl me ha enganchado, lo reconozco. Estos siete relatos cortos me han dejado con ganas de más.
Decía Roald Dahl que un escritor, un buen escritor, tiene que poseer la capacidad de hacer que una escena cobre vida en la mente del lector. No leí Historias  extraordinarias, lo viví. Me sumergí en sus letras y estas cobraron vida ante mí, arrastrándome con ellas. En estos siete relatos hay de todo; imaginación; horror, magia; memorias; fantasía. Todo escritos impecablemente bien.
Así que no puedo dejar de recomendarlo efusivamente, esperando que, si decidís acercaros también a la biblioteca a sacarlo, os guste tanto como a mí.




Roald Dahl (1916-1990) es un escritor justamente famoso por su extraordinario ingenio, su destreza narrativa, su dominio del humor negro y su inagotable capacidad de sorpresa, lo que llevó a Alfred Hitchcock a adaptar para la televisión muchos de sus relatos.
Su primer libro para niños fue Los gremmlins (1943). Pronto obtuvo grandes éxitos con títulos como James y el melocotón gigante (1961) y Charlie y la fábrica de chocolate (1964). Matilda, uno de sus últimos libros, batió todos los records de ventas. Roald también cultivó narrativa para adultos; fueron frecuentes sus colaboraciones con el cine. Escribió, entre otros muchos, varios guiones para la serie de películas de James Bond. Sobresale Relatos de lo inesperado, una brillantísima colección de cuentos de intriga y humor negro. Mi tío Oswald (1979), La venganza es mía, Génesis y catástrofe, Historias extraordinarias y El gran cambiazo.

He aquí algunas de las cualidades que debería poseer o tratar de adquirir si desea convertirse en escritor de ficción, según Roald Dahl:
1. Debe tener una imaginación viva.
2. Debe ser capaz de escribir bien. Con eso quiero decir que debe ser capaz de hacer que una escena cobre vida en la mente del lector. No todo el mundo posee esta habilidad. Es un don que sencillamente se tiene o no se tiene.
3. Debe tener resistencia. Dicho de otro modo, debe ser capaz de seguir con lo que hace sin darse jamás por vencido, hora tras hora, día tras día, semana tras semana y mes tras mes.
4. Tiene que ser un perfeccionista. Eso quiere decir que nunca debe darse por satisfecho con lo que ha escrito hasta que lo haya reescrito una y otra vez, haciéndolo tan bien como le sea posible.
5. Debe poseer una gran autodisciplina. Trabaja usted a solas. Nadie le tiene empleado. Nadie le pondrá de patitas en la calle si no acude al trabajo y nadie le reñirá si hace usted el vago.
6. Es una gran ayuda tener mucho sentido del humor. Esto no es esencial cuando se escribe para adultos, pero es de vital importancia cuando se escribe para niños.
7. Debe tener cierto grado de humildad. El escritor que piense que su obra es maravillosa, lo pasará mal.

Ilustración: Olivie Tallec

19 de abril de 2012

Extra Cine XXV



Indomable

“Indomable” cuenta la historia de Mallory Kane, una joven soldado que trabaja encubierta. Su jefe, Kenneth, se encarga de ofrecer sus servicios a distintas entidades globales para llevar a cabo trabajos que los gobiernos no pueden autorizar y de los que los jefes de estado preferirían no saber nada. A pesar de su aspecto y juventud, Mallory es la mejor en su campo y sus habilidades están muy solicitadas. Tras una misión para rescatar a un rehén en Barcelona, Kenneth despacha rápidamente a Mallory a otra misión en Dublín. Allí, se unirá a otro agente, el refinado y elegante Paul. Cuando la operación se va al traste y Mallory descubre que la han traicionado, tendrá que valerse de todas sus habilidades, trucos y aptitudes para escapar de una persecución internacional, regresar a los Estados Unidos, proteger a su familia y vengarse de todos los que la han traicionado.

No es la primera vez que vemos a una mujer en el rol de heroína de acción, aunque tampoco es lo habitual, de ahí que lo más destacado de esta película sea la actriz protagonista, Gia Carano; una novata en esto de la interpretación que se dedicaba a la lucha libre antes de que Steven Soderbergh la fichara para repartir estopa en su nueva película. Una película con marcadas influencias de otras cintas del género thriller/espionaje, como por ejemplo la saga de Bourne; salvando las distancias.
La estructura de la película no es lineal, una técnica que consigue mantener, más o menos, el interés; aunque la trama es tan convencional que encontraremos pocas sorpresas. Con un ritmo demasiado lento, hay momentos en que la atención decae  y no logra remontar a pesar de las escenas de acción, cuerpo a cuerpo, que podemos ver a lo largo de la película. El fallo, quizás se encuentre en lo poco definidos que están todos y cada uno de los numerosos personajes de la película. Rostros conocidos como el de Michael Douglas, Michael Fassbender, Antonio Banderas y Ewan McGregor entre otros; personajes anecdóticos y sin trascendencia. Aquí la única protagonista es Gia, que a pesar de su esfuerzo se la ve floja, le faltan tablas. El fallo más evidente es el de su guión inexistente, y esa sensación de deriva que hace de la película una experiencia vacía. 3.9


The Rum Diary

The Rum Diary cuenta la historia cada vez más desquiciada de los viajes del periodista Paul Kemp (Johnny Depp). Cansado del ruido y la locura de Nueva York a finales de la época Eisenhower en los Estados Unidos, Kemp decide viajar a la isla virgen de Puerto Rico para escribir en un periódico local de San Juan. El cual está dirigido por Lotterman, un escritor que hace años también recorrió un camino similar. Adoptando el estilo de vida empapado en ron en la versión de los años cincuenta de Hemingway. Pronto llegará el amor a la vida de Paul, iniciando una relación con una atractiva mujer estadounidense, Chenault (Amber Heard). Aunque ella tiene una relación con un hombre de negocios involucrado en oscuras especulaciones urbanísticas locales.

Hay películas que te descolocan. Esta es una de esas películas que te mueven el suelo, te tambalean, y te hacen preguntarte, una vez recuperada la verticalidad, qué carajo es lo que acabas de ver. Porque nada tiene sentido en The Rum Diary. Todo es extraño, surrealista, exagerado, excéntrico, y se te mete en la sangre como si te hubieras dedicado a pimplar tequila durante una interminable noche de juerga; ese  efecto  etílico, de vista nublada y lengua pastosa, que te garantiza horribles mañanas de resaca. Una película que nunca entra en materia, porque la trama brilla por su ausencia. 120 largos minutos de una deriva que no lleva a ningún lado. Simplemente esa calma chica, y la incómoda sensación de inmovilidad.
Y es que cuando parece que va a pasar algo, todo se diluye, como un cubito de hielo flotando en demasiada agua, y nos quedamos con una sensación de vacio. Las escenas no parecen parte de un todo sino sketch sueltos que por lo absurdos que son te hacen reír. No todo es malo, The Rum Diary tiene sus momentos destacados, y además los paisajes caribeños no podían ser mejores. Y están los actores, Johnny Depp con sus tics, algo fuera de lugar, como si no estuviera cómodo, pero haciendo un excelente trío cómico con los dos secundarios, Michael Rispoli y Giovanni Ribisi. Quizás lo mejor de la película. 4





John Carter

La película lleva a la gran pantalla una aventura épica que se desarrolla en el devastado planeta Marte, un mundo habitado por tribus guerreras y seres salvajes. John Carter, un veterano de la Guerra Civil americana, se ve inmerso en una nueva y misteriosa guerra con un extraño ejército de marcianos, entre los que se encuentran Tars Tarkas y la princesa Dejah Thoris.

Estoy por creer que de verdad se ha perdido la capacidad de entretener, porque no es normal  gastarse una millonada en efectos especiales, en escenarios (magníficos), en vestuario, para luego  descuidar lo esencial, que es el guión y los personajes. John Carter,  basada en el libro de 1912 "La princesa de Marte" de Edgar Rice Burroughs, me parece una película sin alma, plana, con batallas sosas que no tienen interés, con personajes que no conoces porque  no se han molestado en presentártelos ni en darles profundidad, y mucho menos dotarlos de un mínimo de carisma. Los malos patéticos, los buenos simples, la relación amorosa poco creíble, los actores sin chispa aunque los dos protagonistas luzcan estupendos con sus vestuarios mínimos. Pero no hay emoción, no tiene esa cosa que hace a una película memorable. Una producción muy cara pero ¿qué más? Si una historia te deja indiferente algo falla, y no es por el argumento, que tiene muchas posibilidades, es que te suena a algo ya visto y explotado; Star Wars, por ejemplo, o las más reciente Cowboys y Aliens, y Avatar.  La puesta en escena, a pesar de su grandiosidad, se nota desganada, como si fuera a lo seguro lo que hace que el espectador se sienta aburrido porque eso es algo que ya ha visto plasmado otras veces en infinidad de películas.
Me da que se ha perdido la fórmula mágica del entretenimiento. 4


Esto es la guerra

En “Esto es la guerra”, Chris Pine y Tom Hardy encarnan a dos agentes de la CIA. Son los más mortíferos del mundo, además de inseparables camaradas y amigos íntimos… hasta que ambos se enamoran de la misma mujer (Reese Witherspoon). Quienes en el pasado contribuyeron a aplastar naciones enemigas, recurren ahora a sus incomparables habilidades y a una colección inacabable de artilugios de alta tecnología para plantar cara al peor enemigo al que cada uno de ellos se haya enfrentado jamás: su ex amigo del alma.

Lo he dicho muchas veces, lo bueno de las películas malas es que a veces te sorprenden. Esto es la guerra no es nada del otro mundo. No aspira a ser la película del año, no tiene un guión lo que se dice muy elaborado ni unos actores demasiado inspirados, y aún así ofrece entretenimiento sano y risas. La película es una disparatada y caótica mezcla de géneros sobre todo romance/acción pero sus toques de comedia son lo que la salvan del despropósito absoluto.  4.3

16 de abril de 2012

Puto euro

Perdonad la expresión, pero si tengo que resumir estos diez años y pico del Euro lo único que se me viene a la mente es eso.
¿Te acuerdas del 1 de enero de 2002? Antes de esta fatídica fecha existían las pesetas. Las majas pesetas que tuvieron una vida larga y feliz, desde el lejano año de 1868, fecha en que se implantaron en España, aunque llevaban circulando mucho antes, hasta el 1 de enero de 1999, si bien siguieron  usándose hasta  el 31 de diciembre de 2001.
La vida era, o simplemente lo parecía, más asequible. A la peseta se le cantó, se le cambió el nombre, se la mimó y hasta ahora se la recuerda con cariño, incluso hay gente que pide su vuelta.
Cuando más cariño sentíamos por ella llegó el euro. Los que sabían, o eso nos hicieron creer, juzgaron lo beneficioso que sería para todos los españoles. Lo primero que pasó, después del lio de calcular a la vez los precios en pesetas y euros y de tener que lidiar con los céntimos, fue que nos redondearon los precios. De repente todo empezó a costar el doble, y aquel dinero de juguete, de colorines, no nos alcanzaba para nada.
Antes, tener diez mil pesetas en el bolsillo era una seguridad, podías considerarte afortunado. Hoy en día,  60 euros, más o menos 10000 pesetas de las antiguas, se desvanecen en la cartera y antes de que te des cuenta han desaparecido casi por completo.  
La vida se puso cuesta arriba. Seguramente no nos hubiera ido mejor manteniendo la peseta mientras los demás países europeos implantaban el euro, pero lo que es seguro es que antes vivíamos mejor, mucho mejor. Claro que en eso no sólo intervino la nueva moneda.
Estaba claro que de la noche a la mañana habíamos perdido poder adquisitivo gracias al maldito redondeo.  Virtualmente, las socorridas 100 pesetas se transformaron en el feo y avariento 1€. Es decir unas 66,386 pesetas más de la cuenta. Unas 66,386 pesetas menos en el bolsillo que se notaban, y mucho.  Y donde más se apreció fue en los productos más básicos, pues era más sencillo redondear al alza con el pan, las verduras o el transporte público. Hasta un 45 % subieron los precios. No fue lo único que subió, porque de hecho todo lo hizo, mientras lo que permanecía casi igual eran nuestros sueldos.
Este año el euro está de celebración, y sin embargo su cumpleaños no ha podido ser más triste.
El euro nos prometió una vida mejor pero por el momento nos ha dejado más pobres,  entrampados y profundamente pesimistas respecto al futuro. Aún no se ha ganado nuestro afecto  y la duda está en si lo conseguirá.











14 de abril de 2012

Barcos Malditos, Barcos Fantasma





El 5 de diciembre de 1872, el barco Mary Celeste fue encontrado por la goleta Dei Gratia navegando a la deriva y sin tripulación a unas 600 millas de las costas de Gibraltar.
El Mary Celeste había zarpado desde Nueva York el 7 de noviembre de 1872 bajo el mando del experimentado capitán Benjamin Briggs. La tripulación estaba formada por ocho hombres, la mujer del capitán y su hija. La nave llevaba un cargamento de 1700 barriles de alcohol.
Morehouse  ordenó al primer oficial que  abordase al pequeño bergantín para inspeccionarlo, lo que confirmó  que el barco estaba desierto. Los botes estaban sin arriar. El interior de la embarcación, vacío, y el cargamento junto con todos los víveres, intacto. El primer oficial encontró joyas, dinero, un valioso medallón de oro, muebles, libros, cartas personales y prendas de vestir. Todo en perfecto  orden.
Deveau comprobó el nivel de agua que había en la sentina y comprobó que sólo tenía un metro, lo que no parecía suficiente razón como para abandonar un barco de estas características. Pero lo que sorprendió aún más a Deveau, fue hallar en la cocina, sobre un fogón todavía caliente, una cacerola con un pollo recién cocido y unos tazones de té aún tibios sobre la mesa central.
La última anotación del diario del capitán, el 24 de noviembre, no reflejaba nada que pudiera explicar la misteriosa desaparición de la tripulación.
El capitán Morehouse, que fue informado inmediatamente, sólo pudo deducir que la tripulación había sido víctima de una tormenta, pero Deveau, contradijo a su superior, ya que  algunos de los objetos encontrados no hubieran aguantado en  esas condiciones de haber sufrido un fuerte oleaje.
Cuando el barco  fue llevado a puerto, el almirantazgo inició una investigación. Se inspeccionó el barco en detalle, pero no se halló nada que pudiera aclarar la desaparición de los tripulantes. El informe oficial formuló algunas teorías pero ninguna aclaró el misterio del Mary Celeste, que aún hoy sigue siendo objeto de interesantes y fantásticas suposiciones.


El Baychimo, barco de vapor propiedad de la compañía Hudson Bay, era usado para el intercambio de pieles con los Inuits en el norte de Canadá. Pero en 1931 quedó atrapado entre el hielo de Alaska. Tras varios intentos fallidos de liberarlo, la tripulación fue evacuada por aire y tras una ventisca que rompió el hielo, el barco quedó liberado pero fue abandonado a su suerte debido a que quedó muy dañado. El propietario asumió que no aguantaría al invierno pero asombrosamente permaneció a flote y a la deriva en aguas de Alaska durante 38 años. El Baychimo se convirtió en una leyenda local y frecuentemente era avistado cerca del hielo por esquimales y otros navíos. Hasta que después del invierno de 1969 dejó de verse.
Debido a su fama, las autoridades de Alaska pusieron en marcha en el 2006 una iniciativa para localizar al conocido como 'Barco Fantasma del Ártico', ya fuera surcando todavía los mares o hundido en el fondo del mar, pero hasta la fecha no han dado con él, circunstancia ésta que ha contribuido a hacer crecer, aun más si cabe, la leyenda entorno al Baychimo.


Antes incluso de que inspirase a Wagner su ópera "Der Fliegende Hollander", la leyenda del Holandés Errante era conocida por innumerables generaciones de marinos de todo el mundo. Lejanos antecedentes demuestran que en 1680 un barco holandés que hacia la travesía a las Indias Orientales, mandado por el capitán Hendrik van der Decken, navegaba desde Amsterdam a la colonia de Batavia, en las Indias Orientales holandesas. Van der Decken, de disposición aventurera e intrépida, gozaba al parecer de pocos escrúpulos y de mala reputación. Pero era un hábil marino, y los propietarios del barco no tuvieron inconveniente en confiarle el mando del buque, pese a sus fanfarronadas en las tabernas del muelle, en las que afirmaba que volvería con una fortuna.
Todo pareció ir bien pero cerca del Cabo de Buena Esperanza un repentino temporal hizo jirones las velas y destrozó el timón.  Pasaron días y semanas sin que  el barco, pudiera hacer frente al viento que soplaba en dirección sudeste. Según la leyenda, Van der Decken se enfureció al ver que ninguna de sus habilidades y conocimientos le servían para bordear el cabo. No hacía otra cosa que proferir juramentos.
Aprovechando el desesperado animo de Van der Decken, el diablo le sugirió en sueños que desafiara el intento del todopoderoso de impedirle bordear el cabo. Ciego de rabia, el capitán holandés profirió el reto:
"Desafío al poder de Dios a detener el curso de mi destino y mi resuelta carrera.
Ni el mismo diablo despertará mi temor aunque tenga que surcar los mares hasta el día del juicio".
El castigo llegó rápidamente cuando el Ángel del Señor ordenó que Van der Decken errase para siempre por los mares "hasta que las trompetas del Señor rasgasen los cielos".
El barco acabaría hundiéndose y la tripulación moriría, pero Van der Decken ha de proseguir su vigilia hasta el día del juicio final.
Van der Decken y su barco no llegaron nunca a Batavia. Desde 1680 son innumerables las gentes que han visto su barco. Se dice que cualquier buque que aviste al barco fantasma tendrá mala suerte.


El 20 de agosto de 1881, el vigía del barco de carga “Ellen Austin” divisó una goleta sin nombre, a medio camino entre Bahamas y Bermudas, con aparentes muestras de abandono, aunque sin indicios de haber sufrido ningún percance.
El capitán Baker ordenó abordar el barco viendo que nadie contestaba a las llamadas desde cubierta y  a los disparos al aire que realizó.
El barco estaba en perfectas condiciones, ni averías, ni vías de agua. Pero tampoco cuaderno de bitácora ni ningún documento que identificara ni la nave ni su destino o procedencia. En sus bodegas se encontró un cargamento de caoba y cedro de mucho valor. El capitán mandó que parte de su tripulación embarcara en el barco para llevarlo a puerto y reclamar la recompensa una vez lo identificaran.
Durante el primer día navegaron los dos barcos juntos, hasta que el segundo día una tormenta los separó entrada ya la noche. Cuando salió el sol, el Ellen Austin estaba solo en medio del océano. Empezaron la búsqueda, pero no encontraron ni rastro de él. Al final del tercer día, Baker vio en su catalejo la silueta de la goleta en el horizonte.
Les hicieron señales, dispararon al aire, pero como la otra vez nadie contestó. Cuando lo abordaron, encontraron que la tripulación se había esfumado misteriosamente. Ni siquiera habían tocado las provisiones.
Baker decidió intentar de nuevo llevarlo a puerto,  a pesar de la reticencia de sus marineros. Tras organizar una nueva tripulación, las dos goletas volvieron a navegar juntas con la orden de no separarse bajo ninguna circunstancia, y de abandonar la goleta inmediatamente en el bote salvavidas si sucedía algo anormal.
Los dos días siguientes fueron tranquilos y los ánimos se calmaron. Pero entonces  empezó a llover y una fina niebla envolvió a los barcos. Poco a poco, la goleta empezó a quedarse rezagada y a separarse del Ellen Austin, aunque se mantenía a la vista. De pronto la niebla espesó y perdieron totalmente el contacto visual, viraron inmediatamente para ir a buscarla, durante unos instantes llegaron a divisar las luces de la goleta durante unos minutos.
En respuesta a los gritos de los marineros del Ellen Austin y los disparos al aire sólo obtuvieron un silencio sepulcral.
Horas más tarde, cuando la niebla se disipó, no se encontró ninguna prueba de la existencia de la goleta ni de ninguno de sus tripulantes.


La noche del 22 de Diciembre de 1967 una pequeña embarcación zarpaba del puerto de Miami con dos tripulantes a bordo. Eran, el dueño de la embarcación, Dan Burack, de 42 años, y su amigo, el padre Patrick Horgan, de 55. Su intención era alejarse de la costa para observar la maravillosa vista nocturna de la ciudad.
Salieron del puerto sobre las ocho y sobre las nueve los Guardacostas recibieron una llamada de Burack, en la que explicó que algo había chocado contra el casco del barco dejando inutilizadas las hélices. Quince minutos más tarde una embarcación de rescate llegaba al punto de la transmisión, a una distancia de tan solo dos kilómetros para encontrarse un mar vacío, el Witchcraft había desaparecido sin rastro.
La búsqueda comenzó inmediatamente y se extendió 150 millas mar adentro. Las patrullas de rastreo inspeccionaron desde los Cayos de Florida hasta Jacksonville sin encontrar  ningún resto flotando en el mar que hiciera pensar en un hundimiento. Desconcierta el hecho de que Burack no enviase otra transmisión por radio si su barco estaba en peligro de hundirse, y en su único comunicado en ningún momento mencionó que la embarcación hiciera agua. 


El barco "Great Eastern" fue uno de los buques más grandes que surcaron los siete mares. Pero también estuvo marcado por la fatalidad.
Su creador, Isambard Kingdom Brunel, hombre  de contrastada experiencia en puentes y ferrocarriles, concibió la idea de construir una ciudad flotante que conectase Londres con el resto del mundo. En aquella época, los arquitectos navales ya habían concebido y producido buques de línea de un peso alrededor a las 3.000 toneladas.
Pero el Great Eastern los dejaba muy atrás; con un calado estimado de 100.000 toneladas, sus  10 calderas enormes alimentadas por 115 hornos impulsaban dos ruedas de paletas de 20 metros y una hélice de 10 metros.  
El día de su botadura Brunel invitó a todos los obreros  que habían participado en su construcción a verlo, pero faltaba uno, un carpintero que había trabajado en la separación doble de la cala.
La botadura y el lanzamiento del buque no siguieron el guión previsto inicialmente: el volumen y el peso del buque hicieron que el mecanismo de lanzamiento se bloqueara. Poco después de su botadura la compañía de navegación de Brunel quebró e incluso el mismo Brunel falleció en extrañas circunstancias. El día de su muerte, el capitán del barco se había quejado al jefe de los mecánicos de haber sido despertado por "un constante martilleo que provenía  de abajo".
Las desgracias siguieron sucediéndose cuando una de las chimeneas del Great Eastern explotó, matando a seis personas y destruyendo el gran salón. Tras este incidente todo pareció calmarse pero, durante el transcurso de la cuarta travesía del Atlántico, un viento de través torció una de las ruedas de álabes y proyectó los botes salvavidas a la borda. Mientras muchos de los viajeros seguían quejándose de los fuertes golpeteos que se oían en el barco.
El Great Eastern pudo completar la travesía, pero este sería su último viaje. Sus últimos propietarios  decidieron venderlo para chatarra. En 1885, mientras que se acababa de desmontarlo, los soldadores hicieron un extraño hallazgo: junto a una bolsa de oxidadas herramientas descubrieron el cuerpo del carpintero desaparecido, encajado entre las paredes de hierro  del casco del Great Eastern.

11 de abril de 2012



En 1663, la Inquisición sometió a Galileo Galilei a un proceso en el que se vio obligado a ponerse de rodillas y retractarse de sus teorías acerca del movimiento de la Tierra. 
Según se cuenta, al levantarse murmuró: "!Eppur, si muove!",("¡Y sin embargo, se mueve!") lo que demostraría que seguía pensando del mismo modo.

7 de abril de 2012

ABC Monsters

Te propongo un reto, ¿eres capaz de adivinar el personaje de terror asociado a cada letra del abecedario?
ABC Monsters nos llega de la mano de la productora francesa La Pompadour y esta creado por Gäel Roda.
A mi se me han resistido unos cuantos, ¿y a ti?

3 de abril de 2012

Adiós Mingote

Antonio Mingote nació en 1919, hijo de Ángel Mingote  y Carmen Barrachina. Fue el primero de los dos hijos del matrimonio y se le bautizó con los nombres de: Ángel Antonio Julián Orson Dulce Nombre de María Mingote Barrachina.
Aficionado a la lectura desde muy joven, aprendió a dibujar de manera autodidacta. Su infancia la pasa entre Daroca, Calatayud y Teruel. En esta última ciudad estudió con los Hermanos de las Escuelas Cristianas y en el Instituto. Fue discípulo aventajado del pintor Ángel Novella.
A los 17 años se vio obligado a alistarse en el ejército y, tras la guerra, entra en la Academia de Transformación de Infantería en Guadalajara, donde comienza a dibujar en una revista extraoficial que se distribuía en la Academia y se llamaba "La Cabra".
Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Zaragoza pero no terminó la carrera. Fijó su residencia en Madrid, donde trabó amistad con Rafael Azcona y con Carlos Clarimón.

Inició su carrera como humorista gráfico en la revista "La codorniz" en 1946 de la mano de su director, Álvaro de la Iglesia. En 1948 publica su primera novela, "Las palmeras de cartón" y el 19 de junio de 1953 comienza una colaboración con el diario ABC donde trabajó hasta su muerte.



En 1955 le encomiendan la dirección de la revista humorística "Don José", dirigiéndola  en sus 100 primeros números. En 1974 escribió para el teatro "El oso y el madrileño", una revista musical de Mario Clavel. Al año siguiente, en 1975 escribió el guion de la serie de éxito de Televisión, "Este señor de negro", dirigida por Antonio Mercero y protagonizada por José Luis López Vázquez. Escribió guiones para cine, en colaboración con José Luis Dibildos, como los de las películas "Soltera y madre en la vida", "Pierna creciente, falda menguante", "Hasta que el matrimonio nos separe", o su sátira política "Vota a Gundisalvo". Posteriormente escribe su segunda novela, "Adelita en su desván". Además, entre 1993 y 1995 participó en el programa de televisión Este país necesita un repaso, de Telecinco, que dirigía José Luis Coll.

En 1967, Prensa Española instituyó un premio que lleva el nombre de Mingote que le concedió en su primera edición y que reconoce los trabajos de humor y periodismo gráfico. Hoy, el "Premio Mingote", es uno de los más prestigiosos junto con el "Mariano de Cavia" y el "Luca de Tena". La obra más elocuente y filosófica de Mingote, "Hombre solo", aparece en 1970. Unos años después publica "Hombre atónito" donde se sorprende por los incomprensibles registros del comportamiento humano.
En 1987 fue nombrado miembro de la Real Academia Española y pasó a ocupar el sillón "r". Su discurso de ingreso, leído en 1988 versó sobre "La transición del humor de Madrid Cómico al de La Codorniz".


El 24 de mayo de 1996 recibió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, junto a nombres famosos, como el escritor Camilo José Cela y el poeta Rafael Alberti. El 15 de diciembre de 2005 fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alcalá de Henares y el 26 de enero de 2007 por la Universidad Rey Juan Carlos.
El 2 de diciembre de 2011 le fue concedido el Título de Marqués de Daroca por el rey Juan Carlos I.
El 3 de abril de 2012 fallece en Madrid a los 93 años a causa de un cáncer hepático

Descanse en paz.










Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...