Buscar este blog

28 de julio de 2012




Una célebre y múltiple coincidencia, publicada por la revista Life en 1950, es la del coro del pueblo de Beatrice, en el estado norteamericano de Nebraska. El ensayo estaba convocado para el 1 de marzo a las 7:20 de la tarde, pero ese día sus quince componentes llegaron tarde por las más diversas razones. La familia del pastor se retrasó porque tuvo que terminar la colada, a otro se le averió el coche, un chico tuvo que terminar los deberes del colegio, a una madre le costó despertar a su hija de la siesta, otro quedó absorto con un programa de radio. El retraso de todos ellos resultó un increíble golpe de suerte, porque un fallo de la caldera hizo que la iglesia estallara a las 7:25 de aquella tarde. Un matemático calculó que la probabilidad de que esta cadena de acontecimientos se debiese al azar era sólo una contra un millón.

4 comentarios:

Ana dijo...

Da que pensar porque la probabilidad es muy alta, sólo una contra un millón. Por lo menos exrtaño si que es, ¿salvados por dios? Puede que sí que metiera la mano...
Besos
:)

Carol Torrecilla García dijo...

Muchísima casualidad. Prefiero pensar que fue Dios. Como dice Ana, ahí metió la mano. ;)

Judith Bascones Lejter dijo...

Son indudablemente cosas de Dios, un buen Angel Guardian evito que vivieran una trajedia. Besos.

Raquel dijo...

Algo hay, demasiada casualidad que todos se retrasaran el tiempo suficiente para salvarse :)

Un beso a las tres y gracias por dejar comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...