Buscar este blog

28 de junio de 2012


El rey Luis XIV comía como una lima, basta leer uno de sus menús "habituales" descrito por su esposa Madame Manteinon:

Cuatro platos de sopa, un faisán, una perdiz, un gran plato de ensalada, cordero en su salsa, dos lonchas de jamón, una bandeja de pasteles, frutas y huevos duros.

Al morir, en 1715, la autopsia reveló que tenía un estómago el doble de lo normal. 

4 comentarios:

Ligia dijo...

Casi nada el menú... Pásalo bien y hasta la vuelta. Abrazos

Prometeo dijo...

Nunca mejor dicho lo del menu a cuerpo de rey....vaya...un abarzo.

Ana dijo...

Tremendo empacho, puff, un saco sin fondo era el rey...
:D

Natalia Ortiz dijo...

Hombre... tenía un estómago el doble de lo normal por lo menos, porque madre mía como comía. Yo con la bandeja de pasteles y poco más ya habría comido jajaja.
Muy curioso, Raquel.
Un abrazo :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...