Buscar este blog

10 de junio de 2012


Cuando los soldados aliados tomaron Nápoles, tras la retirada alemana hacia el norte, la prostitución se extendió rápidamente por las calles de la ciudad, en donde era frecuente encontrar algún muchacho dispuesto a ofrecer a su hermana por un poco de comida. La consecuencia de todo ello fue una violenta epidemia de gonorrea que se extendería entre las tropas aliadas en la Navidad de 1943.
Las autoridades aliadas reaccionaron con una campaña de concienciación, pero las películas que fueron proyectadas a las tropas en las que se veían los terribles efectos de las enfermedades venéreas no fueron suficientes para desanimar a los soldados o, al menos, para que tomasen las precauciones necesarias.
Dentro de esta campaña, un elemento se reveló como especialmente perjudicial para el soldado que lo ponía en práctica. Se trataba de un pequeño folleto impreso en italiano en el que se podía leer en grandes letras: “No estoy interesado en tu sifilítica hermana”.
En teoría, ese papel debía servir para que los soldados pudieran librarse fácilmente de la tentación que a diario se les ofrecía por la calle, pero en realidad se convirtió en una fuente de violentas discusiones. Los soldados, al no dominar suficientemente el italiano, a veces mostraban el papel a algún paisano que les había abordado por otra razón o que simplemente les estaba saludando. Evidentemente, al leer la referencia poco considerada hacia su hermana –el insulto más ultrajante para un italiano meridional- la ofensa sólo podía saldarse con una vendetta inmediata…

2 comentarios:

Prometeo dijo...

Las guerras y sus consecuencias, alguna como estas...pero siempre resultados de guerras y de una flata de etica y educacion tremendas....un abarzo.

Carol Torrecilla García dijo...

Qué duro, Raquel....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...