Buscar este blog

8 de octubre de 2011

SALA
DE
LECTURA




* Orgullo y prejucio/ Persuasión - Jane Austen







Satírica, antirromántica, profunda y mordaz a un tiempo, la obra de Jane Austen nace de la observación de la vida doméstica y de un profundo conocimiento de la condición humana. Orgullo y prejuicio ha fascinado a generaciones de lectores por sus inolvidables personajes y su desopilante retrato de una sociedad, la Inglaterra victoriana y rural, tan contradictoria como absurda. Con la llegada del rico y apuesto señor Darcy a su región, las vidas de los Bennet y sus cinco hijas se vuelven del revés. El orgullo y la distancia social, la astucia y la hipocresía, los malentendidos y los juicios apresurados abocan a los personajes al escándalo y al dolor, pero también a la comprensión, el conocimiento y el amor verdadero. (sinopsis: Lecturalia)


Es una verdad reconocida por todo el mundo que un soltero dueño de una gran fortuna siente un día u otro la necesidad de una mujer.
It is a truth universally acknowledged, that a single man in possession of a good fortune, must be in want of a wife.
Esta es una de las frases más famosas de la literatura inglesa y la que da comienzo a Orgullo y prejuicio, la obra más conocida de Jane Austen.
En ella se dan los enredos típicos de las novelas de esta autora, por supuesto el anhelo  por encontrar marido, las relaciones de sociedad, con sus bailes, sus visitas de cortesía, sus prejuicios y su rigidez.
Últimamente me ha dado por leer a Jane Austen. De todas sus novelas la más conocida y reconocida es ésta, y la verdad es que he disfrutado de su lectura aunque he acabado odiando a algunos de sus personajes; supongo que eso es una buena señal pues no es un libro que te deja indiferente. Cada uno de los personajes tiene entidad propia, para bien o para mal. Los dos protagonistas son unos pedantes. Se tienen en tan alta estima a si mismos, se creen tan perfectos en sus opiniones y maneras que a mi me echan para atrás. Además Mr. Darcy es un entrometido, manejando la vida de los demás como si fuera un titiritero en una función de marionetas. Acabé cogiéndoles un poquito de  tirria a los dos.  Aunque al final ambos se redimen. Mr. Darcy cambia y muestra que bajo esa fachada de arrogancia se esconde un corazón noble. Elizabeth por su parte se vuelve más dulce. Su historia de amor no me conmovió tanto como había esperado pero reconozco que es una bonita historia, con una buena dosis de romanticismo.



Jane Austen es heredera de los logros de la novela inglesa del siglo XVIII, pero al mismo tiempo crea un estilo nuevo de novela más breve, concentrada e intensa, y exhibe en sus dos últimas obras un dominio de recursos narrativos en la expresión de la interioridad que se adelanta a su época. El realismo económico de Jane Austen, la implicación de sus primeras obras en los debates de la última década del siglo XVIII sobre la naturaleza humana, la familia, las instituciones sociales o la educación de las mujeres, y el reflejo en sus novelas de madurez de las innovaciones y escándalos de la Inglaterra de la Regencia, demuestran que la inteligencia creadora, alimentada por las lecturas y la observación, es capaz de interpretar el mundo desde la mesa de un cuarto de estar.«Persuasión» es la única novela de Jane Austen de la que se puede decir que es básicamente una historia de amor. Todas sus obras cuentan siempre el enamoramiento de una o dos parejas y acaban con la boda de los protagonistas, pero «Persuasión» es la única en la que el interés narrativo se centra en los sentimientos y en la interioridad de la protagonista. Publicada póstumamente, «Persuasión» es la última crónica austeniana del triunfo del amor, la bondad y la inteligencia en un entorno social dominado por la vanidad, la estupidez y el egoísmo.


No tiene la fuerza y la pasión de otras obras de Jane Austen pero sí mucha serenidad y esa sabiduría de la madurez. Comparándola con la otra novela de esta entrada (Orgullo y prejuicio) puede parecer una obra menor, más ligera, con un tono más triste, pero es  más fácil de leer y más romántica. También más sentimental. Creo que por eso mismo me ha dejado una buena impresión. De todas las novelas de Austen que he leído hasta ahora -aún me quedan unos cuantos títulos- está es la que muestra de forma más directa el corazón de su protagonista; su amor hacía Frederik Wentworth. Pero sobre todo muestra  su arrepentimiento. Arrepentimiento que surge de haber rechazado al amor de su vida persuadida por otras personas que supuestamente deseaban su bien al considerarlo un matrimonio poco ventajoso para ella; arrepentida por haber destrozado el corazón del hombre que amaba; y arrepentida por haber perdido los mejores años de su vida debido a ese error.
Como siempre los personajes son magníficos,   con ellos conectas enseguida aunque no puedas comprender siempre sus motivaciones,  a pesar también de que la prosa de Austen sea tan comedida en las demostraciones de afecto entre ellos. Sin embargo se percibe todo el amor de los dos, aunque en apariencia él la ignore debido al despecho que siente.
Un libro que habla del orgullo, que tanto juego le dio a Jane, de la vanidad y la estupidez, de los prejuicios sociales, y de las segundas oportunidades. Aquí, y por primera vez, la protagonista propicia encuentros, los busca, cambia su pasividad por  acción, no se limita a esperar pacientemente, quizás porque ya vio que no da ningún resultado, porque la vida es de los valientes, de quienes se atreven y confían, y vencen los obstáculos. En esta novela la heroína anhela lo que las demás, el amor, el matrimonio, pero sus ideales van allá de eso.
Eché de menos algunos diálogos, sobre todo entre los dos protagonistas, la novela hubiera ganado con ellos. También le achaco a la autora que se centra en exceso en otros personajes relleno que no interesan demasiado.





Imagen: Charles Edward Perugini.
Viñeta: Miguel Brieva.

4 comentarios:

Prometeo dijo...

Una gran novela con unos retratos de mujeres maravillosas: la lei ya hace mucho tiempo ¿veinte años o mas?...puede ser, el tiempo pasa volando...un fuerte abarzo.

Raquel dijo...

La verdad es que el tiempo pasa muy rapido, demasiado.
Un fuerte abrazo :)

Ana dijo...

La verdad es que Jane Austen no es que profundice en las relaciones personales, mas bien en la etiqueta y sus historias de amor son bonitas pero sin chispa, sin pasión, creo que la de Persuación podría acercarse un poquito ams a la realidad. Pero claro hay que tener en cuenta que narra otro tipo de vida y de costumbres, de mentalidades.
De todas formas es verdad que la pareja Lizzy-Darcy es muy bonita, la atracción no surge de repente, si no que se va encendiendo, auqnue curiosamente a ella se le enciende el amor cuando visita su estupenda mansión de no sé cuantos metros cuadrados (?), bueno él no tiene mucho encanto, pero sus actos hablan por él, eso es lo importante. Y que hermanas mas tontas e interesadas, pero claro un poco es consecuencia de la sociedad en la que vivian, tenían que pillar marido a toda costa y a poder ser con una pensión de buenas libras al año, y claro la competencia era enorme.
Tengo que leerme las novelas que me faltan de Jane Austen, pero ya estoy saturada hasta un buen tiempecito.
Un beso
:)

Raquel dijo...

Ya, comprendo que al tratarse de otra época las mentalidades no sean las de hoy en día, pero son muy distantes, la verdad; me gustó Persuación porque parece más apasionada.
A mi me gustan Darcy y Elizabeth pero no tanto; es curioso, porque yo pensé lo mismo del amor y sus propiedades cuando leí esa parte. Visita la finca del Darcy y de repente se dice: jo, que todo esto podía haber sido mío, que tonta al rechazar a semjenate partido sólo porque sea un ogro.
Con le tiempo yo también espero leer las otras novelas de Austen que me faltan.
Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...