Buscar este blog

6 de octubre de 2011

10 lugares para "NO" perdese (2ª parte)


 Oscuras, viejas, malditas, sombrías, residenciales, lujosas, aisladas, fantasmales. Paredes que han sido testigo de los más espantosos horrores.
Hay casas que inspiran miedo. Hay algo latente en ellas que te hace temerlas, sentirte incomodo en su interior sin motivo aparente. Quizás sea por  el roce de algo invisible; por la atemorizante  sensación de percibir una presencia incorpórea a tu lado; por la sensación angustiosa de que alguien te  observa, o por el temor de escuchar ruidos extraños en el desván. Sea por lo que sea hay casas cuyas paredes parecen gritar en silencio.

Hoy es tu día de suerte, te acabas de enterar de que tu excéntrico y desconocido tío Cyrus acaba de morir en extrañas circunstancias, dejándote a  ti, su único sobrino, una herencia suculenta: una fabulosa casa moderna y sofisticada con las paredes de cristal.
Tú y tu familia decidís ir a verla, incrédulos de que tío Cyrus haya podido ser tan generoso en su muerte.  Lo que veis os fascina, ¿y a quién no? , una casa tan bonita y adornada con tantos objetos valiosos; una casa francamente curiosa con sus paredes cristalinas que ocultan y retienen más de un secreto, porque en aquella casa hay doce inquilinos más, doce fantasmas que han sido retenidos a la fuerza por su  antiguo dueño. Y es que la casa no es lo que parece, pues fue fabricada por el diablo como una máquina que supuestamente es capaz de abrir las puertas del mismísimo infierno. Sólo necesitan un fantasma más para poner en marcha su maquinaria… y te han elegido a ti.

“13 fantasmas” se estrenó en 2001. Es el remake de una película de  serie B de 1960. En el momento de su estreno tuvo gran repercusión.  En algunos países se censuraron escenas e incluso llegó a estar prohibida en Malasia. Los efectos especiales  empleados eran muy innovadores y elaborados; algunos de los actores tenían que someterse diariamente a sesiones de maquillaje de hasta cinco horas.  Destaca, a su vez, el diseño de escenarios. La película es un bodrio de los que hacen época pero hay que reconocer que la casa es un escenario terrorífico y perfecto para esta historia de miedo.




La fachada de esta casa impresiona, no  porque haya nada extraño en ella, es otra cosa colonial más, de tras plantas y ventanas abuhardilladas, y sin embargo contemplarla es como asomarse a un agujero negro. Hay algo inquietante en ella,  algo tan tenebroso que es difícil  pasarlo por alto. Entre sus paredes se vivió el horror más espantoso que una mente  pueda imaginar. Sus últimos moradores sólo permanecieron en ella 28 días.
Lo más escalofriante, y lo que la diferencia del resto de casas de este ranking, es que es real. No se trata de una película, no salió de la imaginación de nadie. La casa de Amityville, ubicada en el 112 de Ocean Avenue en Amityville, New York, lleva en venta desde 1976, fecha en la que sus últimos inquilinos la abandonaron acosados por una extraña presencia que les atormentaba.
Nada sabían los Luzt de los terribles asesinatos que tuvieron lugar en aquella casa. Ronald DeFeo asesinó a toda su familia mientras dormían el 13 de noviembre de 1974. Según comentó luego,  oyó unas voces procedentes de la casa que le instaban a matar a su familia a sangre fría.
Cuando los Luzt se mudaron a la casa no tardaron en percibir cosas raras. Kathy Lutz decía que se sentía permanentemente observada,  y que incluso llegó a ver unos ojos rojos que la miraban desde una ventana. También empezó a tener pesadillas sobre los crímenes que habían tenido lugar en la casa salvo que las victimas eran su propia familia. Según manifestaron los Luzt, la supuesta entidad maligna que habitaba la casa trató de apoderarse de sus cuerpos, llegando incluso a  obligarles a realizar actos de naturaleza violenta.  Después de contratar a un exorcista para que “limpiara” la casa sin éxito, los sucesos paranormales se dispararon y la familia Luzt tuvo que  huir sin sus pertenencias para nunca más volver.

Dicen que la casa nunca más volvió a ser habitada, aunque otros advierten que la historia de los Luzt se trataría de un fraude urdido con el único propósito de sacar dinero.

 

Llevas tiempo escuchándolo, pero te has convencido de que es imposible. En un bosque perdido en medio de la nada ¿quién va a estar susurrando tu nombre? ¿Quién te conoce allí, salvo tu misma y tus dos acompañantes? Es absurdo, ¿verdad? Te dices que es el entorno, que te ha sugestionado, además hace más de cuatro horas que sólo escuchas la historia de aquella bruja, como para no tener alucinaciones. Mientras sigáis juntos no tienes que temer nada. Habéis traído comida, ropa de abrigo, linternas, y aquellos dos saben bien lo que hacen ¿o no? ¿Cómo te has dejado engañar por semejantes bobos? Ahora podrías estar en casa y no arrastrándote por ese bosque sombrío y tenebroso, jugando a ser Spielberg. Hace tanto frío, ya casi no sientes los pies, y tu nariz no para de gotear. ¿Quién te mandaría a ti a meterte en estos líos? No quieres reconocerlo pero hace tiempo que tienes la carne de gallina. Tienes miedo, y no sabes por qué o de qué. Todo es ficción, una leyenda. No hay brujas, hace tiempo que las quemaron a todas. Y ¿entonces?, ¿de qué tienes miedo? Estas tan ensimismada que no te has dado cuenta de que te alejas en otra dirección, vas a perderte si no vuelves al camino, y sin embargo tu sigues caminando decidida, como si supieras a donde te diriges, como si alguien te estuviera dando  instrucciones…

El proyecto de la bruja de Blair será recordada  gracias  a la ingeniosa campaña de marketing que se hizo en Internet. Se la promocionó como si fueran hechos reales y hubo gente que lo creyó. Con un presupuesto ínfimo llegó a recaudar más de 2oo millones de dólares, convirtiéndose en la película independiente más rentable de la historia.  Y eso con un guión que cambiaba constantemente. Durante los ocho días que duró el rodaje los actores improvisaban muchas veces sobre la marcha; de hecho la verdadera película de terror se vivió durante el rodaje. Los tres actores vivieron una odisea tratando de sobrevivir aquellos días  en el bosque. Se dice que los directores les dejaban los guiones del día clavados en los árboles con una bolsa cada vez menor de comida y agua, hasta que dejaron de pasarles la bolsa.
Los bosques  donde se rodó son conocidos como  Seneca Creek State Park y se sitúan en el estado de  Maryland. Para poder internarse en ellos y no perderse se emplearon GPS; para comunicarse con los actores, entregarles la comida, etc. se emplearon banderines  y marcadores luminosos.
La casa donde se rodó la escena final tiene más de 200 años y se encuentra en estado ruinoso.




Cuídate de las aguas mansas, suelen ser las más profundas. En un pintoresco  y anodino rincón perdido en mitad  de un bosque se encuentra un campamento que antaño rebosaba vida, el Campamento Crystal Lake. Las turbias y quietas aguas del lago esconden un terrible secreto.  Sin embargo tú has decidido parar justamente allí, en el lugar más solitario del camino. Te atraen los lugares abandonados. Tu pasatiempo favorito es  inventar historias fantásticas y extravagantes sobre los que habitaron aquellos parajes antes que tú, pero en esta ocasión ni siquiera tu desorbitada imaginación  va acercarse a la realidad. Yo que tú daría media vuelta y pasaría de largo. El campamento es un sitio tranquilo pero si esperas descansar en paz gracias a la desinteresada ayuda de Jason puede que sea lo único que hagas en todo el viaje...  

El campamento Crystal Lake fue el  trágico escenario de la muerte de Jason Voorhees; ocurrida por el descuido de sus monitores. Años después el campamento se ganaría el sobrenombre de “sangriento” por las extrañas muertes acaecidas en él.
Viernes 13 se estrenó un viernes trece de junio de 1980  convirtiéndose rápidamente  en un clásico del género de terror.
La película se rodó en el campamento Nobelosco, en Nueva Jersey. El lago Crystal es en realidad el lago Sand Pond. La cabaña, que actualmente se alquila para alojamiento, se llama Van Dusen lodge.


Más allá de un bosque espeso y extraño se levanta una oscura fortaleza. Altos muros custodian un castillo tenebroso, hogar de un sangriento conde.
Has elegido un mal día para viajar a Transilvania. Llueve tanto que  parece que el cielo va  a venirse abajo. Ahora te arrepientes de haber hecho caso de aquel amable señor de la estación de trenes. Viajar solo, en mitad de la noche, en un viejo carruaje tirado por cuatro caballos negros no parece el medio más seguro para conocer la región, aunque te lo hayan  pintado como la aventura de tu vida.  Además hay algo extraño en el cochero, que resiste la feroz tormenta con una mueca desafiante mientras tú te sujetas con fuerza al asiento. No debiste fiarte pero ya es demasiado tarde. Empiezan a caer los rayos, y por las ventanas sombras veloces y aullantes corren a toda velocidad siguiendo el carruaje. Cierras los ojos un instante y al volver a abrirlos el carruaje se ha detenido junto a lo que parece una vieja muralla. Has de pasar la noche en aquel sitio extraño, y te sientes aliviado por poder dormir bajo techo. Tú no lo sabes aún pero aquel lugar lúgubre es la morada del vampiro más legendario que el mundo ha conocido. Si alguien te hubiera avisado, pero las guías de viaje no suelen incluir advertencias para incautos como tú.  Para la próxima ten presente este consejo: nunca te fíes de lo que te digan los extraños

El Castillo Bran, más conocido como el Castillo de Drácula, construido en el año 1382 en el distrito de Brasov,  se alza sobre una colina rocosa y cuenta con 57 habitaciones, algunas de ellas conectadas a los calabozos, y un pasadizo secreto que termina en un altillo donde puede verse un sarcófago que alimenta la leyenda del vampiro. El edificio posee cuatro torres distintas en cada uno de los puntos cardinales y se encuentra rodeada de un alto muro de piedra calcárea.
Si te perdiste la primera parte pincha aquí.  

4 comentarios:

Natalia Ortiz dijo...

La casa de cristal tiene pinta de ser bonita, pero no me gustaría estar viviendo en una casa de cristal. Quizás porque no es lo habitual. Pero ni conocía a la casa ni a la película.
Por cierto en la casa de Ocean Avenue, dices que es "otra cosa colonial más", me imagino que se te ha ido una letra jeje. Te aviso por si es un despiste porque puedas arreglarlo.
Otra casa que tampoco conocía jaja. Pero permanecer sólo 28 días en una casa es de récord. No sé si será real o no, no es que crea en estas cosas, pero no me iría allí a vivir sabiendo todo lo que nos cuentas. Si es verdad lo de los Luzt, lo tuvieron que pasar francamente mal.
Madre mía... de esas maneras iba yo a salir en la película de la bruja de Blair... sí, claro... jaja. Qué horror. Tampoco tenía ni idea de esa película.
Me da que con Viernes 13 me ocurre lo mismo. Y por lo que entiendo, tampoco ha ocurrido en la realidad. No me importaría ir a un campamento, pero ese tiene muy mala fama.
Creo que no hay duda jaja, me iría al conocido Castillo de Drácula. Sería interesante verlo con mis propios ojos :)
Me ha gustado mucho como has introducido cada uno de los lugares, Raquel. Tú sí que sabes jeje. A mí me has metido de lleno en cada situación. Un beso =)

Ana dijo...

Que currada de entrada, ¡muy buena Raque! Me ha entretenido mucho leerla, gracias sobre todo a tus introducciones que nos han puesto en situación, especialmente la de la Bruja de Blair y la del Castillo de Dracula.
¿Una casa de cristal y con fantasmas? Quita, quita, sin intimidad de ningun tipo, no me gusta. No recuerdo esa pelí, pero creo que no era muy allá, ¿verdad?
Que miedo lo de Amityville, sea verdad o no, cualquiera se atreve a hacer la compra de la casa, con todo ese pasado, uff, no podría ser feliz en un lugar así.
Me quedo con el castillo, creo que Dracula sólo molestaría de noche así que bach, podría soportarlo, ¿que me dices?
Un beso
;)

Raquel dijo...

Coincido contigo Natalia en que, aunque puede ser original vivir en una casa de cristal, no me gustaría, y mucho menos si es como la de la película.
No me extraña que no te suene porque es muy mala, y de miedo, como todas las de este ranking, así que si no eres mucho de este tipo de cine es lógico que no te suene ninguna de estas películas.
Gracias por avisarme del fallo, se me escapo la o en lugar de la a.
De todas estas cass y lugares yo me quedo con el castillo de Drácula, tiene que ser impresionante.
Gracias por el comentario.
Un beso :)


Gracias Ana, yo también me lo he pasado bien escribiéndolas, ha sido como visitar esos sitios sin haber estado allí.
Drácula, decidido, las mañanas libres es una gran ventaja.
Un beso :)

Prometeo dijo...

Que buen trabajo y seleccion, unos lugares para ir en estas fechas que se aproximan, Halloween...¿verdad?...yo lo ahria.
un fuerte abarzo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...