Buscar este blog

17 de octubre de 2011



Howard Philips Lovecraft realizó a lo largo de distintas novelas referencias a un libro que según relataba contenía fórmulas mágicas para la invocación de demonios, además de dejar entrever un conocimiento particular de la relación espacio-tiempo; incluía multitud de rituales para resucitar a los muertos ó para viajar a las dimensiones donde habitaban estos seres sobrenaturales. Era conocido como un libro de saberes arcanos y de magia ritual. Se creía  que con sólo leerlo provocaba la locura y la muerte.
Muchos lectores trataron entonces de localizar una copia impresa de aquel misterioso libro, pero sus resultados fueron infructuosos.

Lovecraft sin embargo ofrecía poco a poco más detalles sobre aquella obra. Así afirmaba que la biblioteca Widener de la Universidad de Harvard atesoraba dentro de una caja fuerte una de las cuatro copias disponibles, puesto que el original fue destruido. Aquel libro fue escrito por el poeta Abdul Al-Hazred durante el siglo VIII. A mediados del siglo X, la obra fue traducida al griego por Theodorus Philetas con el título de Necronomicón, trabajo que realizó en el más absoluto de los secretos, pero que no evitó que el patriarca Miguel tratase de destruir todas las copias sin conseguirlo. En 1228, Olaus Wormius tradujo la obra al latín.


A pesar de la persecución – la iglesia llegó a prohibirlo- según Lovecraft se realizaron distintas impresiones en España y Alemania durante el siglo XVII. Hoy, además de la copia de la Universidad de Harvard, quedan algunos fragmentos dispersos en Simancas, y tres ejemplares completos más, una copia del siglo XV que está en la Biblioteca Nacional de París, otra en la Universidad de Miskatonic en Arkham (EEUU) y otra en la Universidad de Buenos Aires.

Sin embargo, el Libro de los Nombres Muertos, Necronomicón o Al Azif, uno de los libros más temidos, perseguidos y buscados durante toda la Historia, no existe. Pero sobrevive en la Red, distintos sitios web están dedicados a aquel libro que sacado de la mente de un autor creó una auténtica leyenda que abocaba a distintos investigadores a suplicar el acceso a aquel texto en las universidades en las que se supone se custodiaba.
A pesar de todo existen numerosas tarjetas de registro en bibliotecas de todo el mundo. Se dice que hay una en la Biblioteca Nacional de Madrid acreditando su existencia, aunque jamás se han encontrado los volúmenes originales de dicha obra.

3 comentarios:

Ana dijo...

Esto de los libros malditos siempre da bastante mal rollo, lo mejor es las leyendas que lo rodean... Y si existiera de verdad, ¿qué mal podría hacer leerlo?
De pronto me he acabado acordando de la pelí de la momia y el famoso libro de los muertos, ese que al leerlo resucitaba a la momia.
Me imagino que existieron muchos libros perseguidos, y seguramente fue destruido, o quemado, es lo que se hacía con los libros "inoportunos"
Interesante Raque.
;)

Prometeo dijo...

El libro fantasma mas seguido y perseguido de la hsitoira, incluso s eha falsificado, se ha vendido por millonadas, se han realizdo cientos de ensayos sobre el y sus enseñanzas, etc...todo por el genio inemnso del de providence.
Un fuerte abarzo.

Natalia Ortiz dijo...

Desde luego, como para no creer que el libro provocaba la locura cuanto menos... jaja. Si es que...
Y diciendo tal cosa, ¿por qué iba a querer la gente conseguir una copia? Igual la locura es mejor de lo que pensamos, y la muerte ya puestos.
Es un libro extraño del que hubo cuatro copias bien guardadas, y que actualmente sigue habiendo el mismo dicho número, pero sin embargo no existe y sobrevive en la red. Es tan matador y contradictorio...
Siempre compartiendo muchas cosas interesantes que desconozco jeje. Gracias :) Un beso, Raquel

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...