Buscar este blog

30 de marzo de 2017

6 escenas de películas bajo la lluvia

Seguro que te has dado cuenta, la lluvia es un elemento muy recurrente en el cine. Y es que todos los géneros, desde el romántico pasando por el dramático, el cómico o el de acción, la emplean a menudo, sobre todo para reforzar una emoción determinada, como puede ser la tristeza,  la depresión, la intimidad, la soledad, el aislamiento, o el terror...
La lluvia nunca es gratuita y si aparece es por un motivo concreto. En el cine de terror nos predispone creando ese necesario efecto de suspense. Al mismo tiempo hace que los personajes se perciban de una forma más vulnerable ya que los contornos y el paisaje se desenfocan, lo que hace que sintamos más intranquilidad al desconocer dónde se encuentra el peligro. La lluvia puede simbolizar la purificación, y así se nos da a entender en la mítica escena final de Ben Hur en donde la madre y hermana del protagonista son curadas de su mal cuando tras la crucifixión comienza a llover torrencialmente. Al mismo tiempo, la lluvia refuerza la sensación de dramatismo, por ello, normalmente tras una tragedia, es seguro que lloverá. Caminar bajo la lluvia o correr acentúa tanto la sensación de libertad como la de desesperación. Y un beso nunca será más romántico si  se da bajo la lluvia.
Pero la lluvia que vemos en el cine tiene truco, para poder ser captada por la cámara el agua se mezcla con leche. Este ardid se ha usado en varias películas, la más famosa, en la mítica escena de Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia.
A continuación seis escenas bajo la lluvia de mis películas preferidas:

#1 Sentido y Sensibilidad
Basada en una novela de Jane Austen,  Ang Lee realizó esta adaptación en 1995 para la pantalla grande.  135 minutos de sensibilidad y mucho romanticismo, de ese del que los insensibles rehúyen hablar y ver, y al que tachan, sin mucha idea, de superficial. 135 minutos que no son para todos los públicos, pues como mucha de la filmografía de Ang Lee, la película se desarrolla con una pausa, una lentitud que hay que saborear poco a poco. La escena, que conjuga lo mejor de Austen con un poema de Shakespeare, sobrecoge, en especial por el buen hacer de Kate Winslet, prometedora joven actriz en aquella época.





#2 El jovencito Frankenstein



En 1974 Mel Brooks dirigió esta divertida parodia sobre el monstruo de Mary Shelley. Contó con la ayuda de Gene Wilder sin el cual la película no sería lo mismo. Además de ser el actor principal escribió junto a Mel el guión de la película. Una película sin más pretensión que la de entretener y divertir, y vaya si lo consigue. La escena es uno de los gags más divertidos, quizás por su simpleza, y la frase en cuestión una de las más recordadas.



#3Titanic



La vieja Rose diría… Han pasado 20 años desde que James Cameron estrenara, allá por 1997, una película sobre uno de los transatlánticos más grandes y más malditos de la historia, el insumergible Titanic, el buque de los sueños que acabó en el fondo del frío océano Atlántico en 1912. La película es de las pocas que posee 11 Oscar; hasta el momento, sólo dos películas más ostentan ese honor.  Además fue la más mediática de su año de estreno, rompiendo varios récords. De lágrimas sobre todo.
Aún recuerdo el olor de aquel cine, y la sensación que flotaba en el ambiente, entre sollozos y lloros ahogados. Fue una de las experiencias más estremecedoras que haya vivido en una sala de cine. Unas emociones remarcadas por la banda sonora de James Horner, en la que suenan gaitas, y ecos lastimeros, lejanos y fantasmales. Este momento, esta escena de lluvia  en la que Rose llega por fin, pero no como esperaba,  a New York, es muy simbólica, y remarca aún más si cabe, la tragedia de los instantes previos.  



4# Blade Runner



Ridley Scott dirigió en 1982 Blade Runner, obra cumbre de la ciencia ficción. Esta conocida escena bajo la lluvia en la que el replicante Roy Batty habla con  Deckard ha pasado a la historia del cine gracias al soliloquio de Roy, que el actor que lo interpreta, Rutger Hauer, improvisó en buena parte ya que como buen apasionado de la poesía le parecía que a la escena le faltaba más intensidad y añadió la frase que más sentido daría a toda la escena.


5# La vida es bella




Roberto Benigni escribió, dirigió y protagonizó en 1997 la película por la cual ganaría un Oscar a mejor actor, además de llevarse dos más, la de mejor banda sonora y a la mejor película extranjera. La escena es romántica y divertida al mismo tiempo, remarcada por una banda sonora que encaja a la perfección, emotiva y muy mágica.



6# Los puentes de Madison


Nadie esperaba que el duro de Clint Eastwood dirigiera en 1995 este drama romántico, que además protagonizó junto a Meryl Streep. Los dos están esplendidos pero Meryl es mucha Meryl como demuestra la emotiva y contenida escena final. Llueve, el semáforo está en rojo,  y todo es gris. Hay muchas emociones a flor de piel. Incertidumbre, miedo, dudas, indecisión, aflicción y aceptación. Porque lo humano es sentir miedo, y dudar, y sentirse solo, y anhelar, y necesitar y aceptar que las cosas duran lo que duran y no hay más, pero que vale la pena sentir hasta el final, que vale la pena darle una oportunidad a  lo que nos remueve por dentro. 



5 comentarios:

Ligia dijo...

Los puentes de Madison y La vida es bella para mí son dos películas preciosas, que no me cansaría de ver. De la primera, concretamente la escena de la lluvia es inolvidable y me despierta muchos sentimientos. Has hecho buena selección. Abrazos

Ana Bohemia dijo...

Me encantan las escenas con lluvia, incluso las que dan miedo, jaja, que he notado que no has puesto ninguna. Me gusta la selección que has hecho. La de Blade runner me parece genial, los gestos de los dos actores, la paloma blanca. Pro es que la de los puentes de madison es muy significativa, siempre me emociona esa película.
Besos Raque
:D

Montse Martínez Ruiz dijo...

¡Qué buena selección! Excepto la primera esta misma selección es la que yo haría, porque son precisamente mis pelis favoritas, en la que pondría como número uno a Blade Runner que es una genialidad, esa escena final es sublime.
Como dices, la lluvia en el cine no es casualidad, tiene un marcado sentido en cada escena en donde aparece, lo que no sabía es que utilizaran leche para que sea visible ¡qué bueno!
Me ha encantado, Raquel.
Un beso grande.

Carol Torrecilla García dijo...

Me encanta la lluvia, pero eso ya lo sabes.
Es verdad que es muy recurrente la lluvia en el cine, y me gusta la selección que has hecho, pero permíteme recordar Cantando bajo la lluvia, porque esa película da un significado tan alegre a este fenómeno que nunca puedo olvidar a Gene Kelly cuando llueve... A mí me entran ganas de bailar por la calle, de hecho...
Y, bueno, El diario de Noah es preciosa..., el beso bajo la lluvia es muy romántico.
Lo que más me gusta de Sentido y Sensibilidad es el diálogo que se repite en las escenas de lluvia. Es genial: comicidad y romanticismo...
Me ha gustado mucho este pist, Raquel. Me quedo pensando en escenas de lluvia en el cine. Gracias por este regalo.
Abrazos.

Carol Torrecilla García dijo...

¡Qué bonito tu vídeo, Raque!!
Un homenaje genial...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...