Buscar este blog

3 de octubre de 2012

5 Leyendas negras de Hollywood







Roscoe Arbuckle, más conocido como “Fatty” por su gran  tamaño, fue uno de los actores del cine mudo mejor pagados de la época; de la Paramount llegó a cobrar un millón de euros al año, lo que le convirtió en el actor mejor pagado de la compañía. Su rostro era muy popular y fue el cómico más querido del momento junto a Charles Chaplin. Pero una acusación de violación y el acoso de la prensa sensacionalista pusieron fin a su carrera.
Arbuckle estaba en la cima cuando fatalmente se cruzó en su camino una aspirante a actriz, Virginia Rappe. Roscoe había acudido a una fiesta en el hotel St. Francis de San Francisco. El hotel era un hervidero de mujeres entre las que se encontraba “Bambina” Maude Delmont, conocida chantajista contra la que la policía de California había presentado al menos unos 50 cargos por extorsión, bigamia y fraude. Virginia y Bambina habían acudida juntas a la fiesta.

Entrada la noche “Fatty” regresa a su habitación, la 1219, para cambiarse de ropa. Encuentra a Virginia en el pasillo vomitando, parece borracha y la lleva a su habitación donde la deja sobre la cama. Cuando regresa del baño vestido con su esmoquin se encuentra a Virginia en el suelo doblada de dolor. Tras pedir ayuda, una ambulancia se la lleva, pero Virginia moriría cuatro días más tarde de una peritonitis. Comienza así la pesadilla de Roscoe Arbuckle.
Maude Delmont, con la esperanza de obtener algún arreglo económico, acusó a Roscoe de violación y de provocar la muerte de Rappe. Al aprecer habría utilizado una botella para consumar la penetración.

Virginia Rappe tenía un pasado turbio. La autopsia reveló que se había practicado entre cuatro  y cinco abortos entre los quince y los dieciséis años de edad. De ella se dijo que tuvo una hija en 1910, a los dieciséis años, a la que abandonó para continuar una carrera que nunca despegó. A si mismo se rumoreaba que fue la culpable de propagar una epidemia de sífilis en los estudios de Mack Sennett.
Los médicos que la atendieron argumentaron que los daños que la joven presentaba podrían ser consecuencia de un aborto mal practicado que Rappe se hizo antes de la fiesta de Arbuckle. No obstante, esta evidencia fue obviada en primera instancia por el jurado.

Además de los tres juicios a los que se sometió al actor, el juicio paralelo al que se le sometió a través de los medios de comunicación fue el más destructivo. El magnate de la prensa William Randolph Hearst alardeaba de que había conseguido vender más periódicos con el caso Arbuckle, que con el hundimiento del Lusitania.

Finalmente el actor fue declarado no culpable pero el daño contra su persona y su carrera ya estaba hecho. La Oficina Hays, organismo que controlaba y censuraba toda la producción cinematográfica, retiró y prohibió todas las películas de Arbuckle. Los grandes estudios dejaron de contratarle y Roscoe se refugió en el alcohol.
Roscoe Arbuckle murió de un paro cardiaco a los 46 años. Su compañero y amigo Buster Keaton siempre decía que Roscoe había muerto porque le rompieron el corazón.






La ciudad de los sueños rotos se ha cobrado algunas carreras… y muchas vidas. El suicidio más famoso fue el de la actriz inglesa Peg Entwistle que cansada de no  hallar su hueco en el rutilante universo de Hollywood se lanzó al vacío desde la letra “H” del famoso cartel.
Poco antes de enfrentarse a los treinta metros de caída libre Peg había redactado la siguiente nota de suicidio:
"I am afraid, I am a coward. I am sorry for everything. If I had done this a long time ago, it would have saved a lot of pain ".

“Me temo que soy una cobarde. Lo siento. Si hubiera hecho esto antes, me habría ahorrado mucho sufrimiento.”

Aquel 16 de septiembre de 1932, la deprimida rubia de ojos azules dejó sus escasas pertenencias en la base de la letra y dramáticamente se arrojó al vacío. Murió en el acto, pero pasaron dos días hasta que fue encontrada.


La pobre Peg Entwistle se había llevado unos cuantos chascos en el teatro y en el cine. Aquel año Peg había realizado una prueba de cámara para la RKO, que iba a rodar la película ‘Thirteen Women’ con Myrna Loy, Irene Dunne y Ricardo Cortez. Cuando la película llegó a la sala de montaje se decidió recortarla considerablemente, y las escenas de Peg fueron las más perjudicadas. Aquello fue demasiado para ella. Ni siquiera esperó al estreno del film para quitarse la vida. Irónicamente -aunque no está demostrado- la actriz estaba a punto de recibir otra oferta: encarnar a una conductora suicida.



De ella se dijo que era la versión vulgar de Marilyn Monroe, y su muerte, al igual que le sucediera a la rubia eterna, la convirtió en leyenda.
La rubia platino ocupó el lugar que dejó Marilyn al morir dentro y fuera de las pantallas. Entre sus múltiples amantes se contaban a John y Robert Kennedy.
Resuelta y  desinhibida, nunca dudó a la hora de enseñar sus generosas curvas; ella fue la primera actriz en hacer un desnudo integral en 1963.
Casada tres veces, Jayne vivió los últimos años de su vida en una fiesta continua, mientras su carrera se hundía cada vez más. La relación que más le marcaría en aquellos locos años la tuvo con Anton Lavey, un charlatán admirador de Aleister Crowley  y fundador de La Iglesia de Satán.
El flechazo fue instantáneo. Jayne y el Anton mantuvieron un tórrido romance a espaldas de sus respectivas parejas. Dicha relación ha dado lugar a una famosa leyenda urbana.
Mansfield y su marido, Sam Brody, fueron invitados por Lavey a conocer su casa/templo. A Jayne el lugar le fascinó pero a su marido, oliéndose seguramente el percal que había entre aquellos dos, el entorno y el personaje le parecieron ridículos, por lo que no dudó en hacer comentarios y bromas a Lavey.  En un momento de aquella velada Brody amenaza a Lavey y Jayne decide dejar al satanista. Se cuenta que, dolido y ofuscado, Lavey profiere una maldición sobre el matrimonio, pronosticándoles la muerte antes de un año en accidente automovilístico. Tras esto, las desgracias se  ceban con ella. En un plazo de un mes le roban las joyas durante una visita a Japón, es acusada de evasión de impuestos, uno de sus hijos es atacado por un león en un zoológico y poco después tiene lugar el clímax de la terrible maldición, la fatídica noche en la que Jane Mansfield pierde la vida a la temprana edad de 34 años.



La noche del 28 de junio de 1967 Jane, Brody, y tres de sus hijos, se dirigen  hacia Nueva Orleans. Según un relato del accidente, “todos los ocupantes del vehículo duermen mientras el chofer conduce. Un fluido fumigador vertido en la carretera por un camión hace que se cree una densa niebla fatal para el conductor que choca violentamente contra un remolque que circulaba muy lentamente delante de ellos. Las consecuencias son trágicas. Jane Mansfield viajaba en el asiento delantero y el impacto seccionó el techo del vehículo y la cabeza de la actriz. Murieron también el conductor, Brody y un perrito chihuahua. Afortunadamente los niños, que estaban situados en la parte trasera, no sufrieron daños importantes”.
Se había cumplido la maldición de Lavey; quien al enterarse de la noticia acababa de recortar  una fotografía  de un periódico en la que aparecía él llevando flores a la tumba de Marilyn Monroe, en el reverso de dicha hoja aparecía una foto de la fallecida pareja tomada la noche anterior y Lavey pudo observar que al recortar la fotografía las tijeras habían decapitado la cabeza de Jayne de la misma manera que acababa de suceder.




La extraña muerte de Bruce Lee y su hijo, Brandon Lee, dio paso a una de las leyendas más misteriosas de Hollywood, la conocida como ‘La maldición de los Lee’.
El 20 de julio de 1973 un fuerte dolor de cabeza obligó a Bruce a medicarse en busca de alivio. Se acostó pero nunca volvió a despertar. Lee murió aquella noche, a los treinta y dos años. Según la versión oficial,  a causa de un edema cerebral provocado por la droga que había ingerido para paliar el dolor. Según otras versiones, la muerte del actor se habría tratado de un envenenamiento que podría venir de las Triadas -organizaciones criminales de origen chino- por un ajuste de cuentas. Otras teorías mantenían que lo mataron maestros de artes marciales en conspiración y por venganza al haber revelado demasiados secretos de este milenario arte chino.



Veinte años después la  muerte en trágicas circunstancias durante el rodaje de “El Cuervo” de su hijo, Brandon Lee, avivaría los rumores de que sobre la familia se cernía una maldición. Durante la filmación de una escena  Brandon recibía un tiro en el estómago; el tiro debía provenir de una pistola de fogueo, pero los efectos especiales no funcionaron bien. Todo el personal que se encontraba en el set de rodaje comprobó para su sorpresa que la bala era real y que el actor había sido herido de muerte. Sucedió la noche del 30 al 31 de marzo de 1993 cuando Brandon Lee tan sólo contaba con 28 años de edad. La explicación que se dio fue que el revólver Magnun de calibre 44 conservaba una vieja bala metálica en su tambor. Teóricamente se trató, por tanto, de un accidente debido a la imprudencia cometida por uno de los encargados del set por no comprobar el estado del arma. El intento de Brandon de seguir los pasos de su padre como estrella del cine de acción, a pesar de la oposición de su madre, acabó en tragedia.
Las imágenes del aquel suceso fueron grabadas, pero, previo acuerdo legal, el director decidió acabar definitivamente con ellas para evitar el morbo general que podrían haber levantado entre el público. Sin embargo, una leyenda urbana afirma que las imágenes fueron incluidas en el filme.


Unas 20.000 personas se congregaron ante el establecimiento de Pompas Fúnebres de Kowloon donde estaba su ataúd de bronce. Su funeral fue tan apoteósico y multitudinario en Hong Kong que el ambiente donde estaba el ataúd de Lee era sofocante. En el traslado de la caja fúnebre de Hong Kong a Seattle, donde al fin fue sepultado, tuvo que cambiarse la caja fúnebre, ya que con la humedad o condensación, el forro blanco con que estaba envuelta la caja se tiñó de azul, a causa del traje de Bruce.

Lo inquietante de esta historia es que la película que Bruce estaba rodando en el momento de su muerte parece ser una profecía de la propia muerte de su hijo. La película, “El juego de la muerte”, rodada en 1978, cuenta la historia de un famoso actor que al ser perseguido por una banda mafiosa decide fingir su muerte durante un rodaje.
Padre e hijo  yacen enterrados juntos en el cementerio Lake View de Capitol Hill, Seattle, Washington.




La madrugada del 9 de agosto de 1969, la actriz Sharon Tate, quien estaba embarazada de ocho meses, se encontraba en su mansión de California disfrutando de una tranquila  velada junto a tres amigos. Su marido, el director Roman Polanski, estaba fuera, en Londres por motivos de trabajo. Cuatro miembros de la secta satanista de Charles Manson irrumpieron en la casa armados con cuchillos y un rifle tras cortar las líneas telefónicas, y los mataron a todos salvajemente.
Los cuerpos fueron encontrados la mañana siguiente por el ama de llaves, Winifred Chapman. Los cadáveres de Abigail Folger y Folger Voytek Frykowski se encontraron en el jardín. Un poco más adelante, dentro de un coche, estaba el cuerpo de un joven muerto a tiros identificado posteriormente como Steven Parent. Dentro de la casa estaba el escenario más macabro. Sharon y Jay Sebring, el peluquero de la actriz, colgaban de una cuerda cosidos brutalmente a puñaladas. Sharon se bamboleaba, suspendida del techo por una cuerda de nylon, con el vientre vaciado. El otro extremo de la cuerda anudaba el cadáver de Sebring, con la cabeza cubierta por una capucha oscura. En cuestión de horas, los atacantes habían asesinado a las cinco personas que se encontraban en la casa, quienes recibieron un total de 102 puñaladas. Las palabras “PIG,” “RISE” Y “HELTER SKELTER” fueron escritas en las paredes con sangre de Sharon Tate.
Nueve meses después de la horrible matanza la investigación culminó con el arresto de Charles Manson, quien  ejercía una misteriosa forma de liderazgo religioso para el resto de arrestados.
El sádico asesinato de Sharon Tate fue uno de los sucesos más impactantes de la época.

3 comentarios:

Prometeo. dijo...

Gran seleccion de dramas en el mundo del cine, te falta Marilyn, aunque me imagino esta hecho a posta. Dramas en el mundo de las ilusiones, dinero facil drogas mas faciles todavia, egos muy abultados y gente aprovechada en el camino de aspirantes y no aspirante...sombras en el mundo de la luz y el movimiento.
Buen trabajo.
Un fuerte abarzo.

Ana dijo...

Interesante y ¡que finales tan trágicos!, los pobres. Ya conocía algunas de estas leyendas negras, como Bruce Lee y su hijo, o como la cuicida de Hollywood, pero aunque sabía algo sobre lo de Sharon Tate me ha impresionado la crueldad con la que fue asesinada, totalmente una pesadilla de terror. Me ha dado pena lo de Roscoe, le jodieron la vida con la falsa acusación, que pocos escrupulos, es curioso que la tipa se llamara Rappe es muy parecido a rape, violador en inglés, (si no estoy en un error).
Bonito diseño y bonito cambio al blog, muy halloween, ¡me gusta mucho! Y nuestros collages han quedado genial.
Besitos hermana
:D

Natalia Ortiz dijo...

Vaya... qué muertes tan trágicas y tempranas.
Lo cierto es que el único que me suena es Bruce Lee, y aún con todo, desconocía cómo había muerto y lo de su hijo. En cuanto al resto de leyendas, no conozco ni el hombre ni la cara ni nada :S, pero como tantas cosas que me has ido enseñando durante todo este tiempo :) No me acostaré sin saber una cosa más gracias a Raquel :P
Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...