Buscar este blog

23 de junio de 2010



Es muy difícil establecer el origen del helado, ya que el mismo concepto del producto ha conocido sucesivas modificaciones en consonancia con el avance tecnológico, la generalización de su consumo y las exigencias de los consumidores. A pesar de ello, podemos fijar un primer hito en el concurso de bebidas heladas o enfriadas con nieve o hielo en las cortes babilonias, antes de la era cristiana.

Aún antes, en el 400 a.c, en Persia, un plato enfriado como un pudín o flan, hecho de agua de rosas y vermicelli (o cabello de ángel), se asemejaba a un cruce entre un sorbete y un pudín de arroz, el cual era servido a la realeza durante el verano.
Los persas habían dominado ya la técnica de almacenar hielo dentro de grandes refrigeradores, enfriados de forma natural, conocidos como ya-chal. Estos almacenes mantenían el hielo recogido durante el invierno o traído de las montañas durante el verano. Trabajaban usando altos receptores de viento que mantenían el espacio de almacenado subterráneo a temperaturas frías. El hielo era luego mezclado con azafrán, frutas y otros sabores variados. Por otra parte se dice que Alejandro Magno ( 356 a. C. - 323 a. C.) y el emperador romano Nerón (A. D. 37-68) enfriaban sus jugos de fruta y sus vinos con hielo o nieve traídos de las montañas por sus esclavos.

Durante la Edad media, en las cortes árabes se preparaban productos azucarados con frutas y especias enfriadas con hielo de las montañas (sorbetes).
Los turcos llamaban al helado "chorbet" y los árabes "charat".


El helado nació, como otras muchas cosas, en China, donde el rey Tang (A. D. 618-697) de Shang, tenía un método para crear mezclas de hielo con leche. De China pasó a la India, a las culturas persas y después a Grecia y Roma. Pero es precisamente en la Italia de la Baja Edad Media cuando el helado toma carácter de naturaleza en Europa; Marco Polo en el siglo XIII, al regresar de sus viajes a Oriente, trajo varias recetas de postres helados usados en Asia durante cientos de años, los cuales se implantaron con cierta popularidad en las cortes italianas. En el siglo XVI se descubrió que el nitrato de etilo mezclado con la nieve producía temperaturas muy bajas; este descubrimiento tendría su importancia en la fabricación de helados.

Al casarse Catalina de Medicis con Enrique II de Francia, su cocinero llevó estas primitivas recetas de helados a la corte francesa, guardándose las mismas con mucho secreto. En Francia se añadió huevo a las recetas. Una nieta de Catalina se casó con un príncipe inglés, llevando así el helado a Inglaterra. De esta manera se difundieron estos productos en Europa llevándose luego a América durante la época de la colonización.



En el año 1660, el siciliano Francisco Procope abrió en París un establecimiento, alcanzando gran fama por sus helados. El rey Luis XIV lo llevo a su presencia para felicitarlo por su producto. Se puede considerar a este establecimiento como la primera heladería. Se dice que bajo su reinado comenzaron a prepararse los helados de vainilla y de chocolate, más tarde los de nata, hasta llegar al helado actual.

En 1846, Nancy Jhonson, inventa la primera heladora automática y con ello el pistoletazo de salida para su comercialización industrial , a raiz de la cual , en 1851, Jacobo Fussel , funda la primera empresa de helados de Estados Unidos, de hecho, hoy día el primer país del mundo en consumo de helados (23 kilos de helado por persona) , sea cual sea la época del año.







Un gran paso en esta industria fue el descubrimiento del descenso crioscópico (descenso de la temperatura de solidificación) de las soluciones de sal (salmueras) las cuales permitían que utilizando un balde rodeado con una mezcla de hielo y sal o de agua y sal a bajas temperaturas, se congelaran batiendo bebidas y zumos de frutas azucarados, dando lugar a los primeros helados de textura cremosa.

El origen del cono es algo incierto, ya que hasta principios del siglo pasado, el helado se comía exclusivamente en tazas y copas. Según cuentan ciertas historias, los conos aparecieron durante los primeros años del siglo XX gracias a Vittorio Marchionni, un italiano de Cadore que emigró a los Estados Unidos. Este inmigrante estaba buscando una manera de vender helado a los niños en edad escolar.
Otras fuentes atribuyen la invención ingeniosa al americano, Charles Menches. Otros al sirio, Ernest Hamwi que, en 1904 observando a los visitantes de la Feria de muestras de St. Louis, vio que la gente compraba sus obleas y las comía con el helado. Entonces intentó enrollar la oblea, cuando todavía estaba caliente del horno, en forma de bolsa pequeña para que pudiera llenarse de helado.
Ya en 1910 el cono aparecía oficialmente por primera vez en Italia en una Exhibición en Turín, gracias a Giovanni Torre de Liguria, el inventor del cono de la oblea dulce. Desde entonces, su popularidad creció en todo el mundo.


Como vemos, el helado en sus orígenes no era un producto lácteo, sino más bien frutal, pero con el correr del tiempo, los derivados lácteos comenzaron a utilizarse en pequeñas proporciones y luego masivamente. Hoy en día los helados y cremas tienen como constituyentes básicos, en la mayoría de los casos, la leche y la crema de leche.


Otras curiosidades sobre los helados:


El sabor favorito en todo el mundo es el de vainilla.


Los hombres comen mas helado que las mujeres.


Se venden más helados los domingos que cualquier otro día de la semana.

El helado más grande jamás hecho fue uno de 3,65 metros de altura, fabricado con 36.332 litros de helado y 3.200 kilos de cobertura, en Anaheim, California, en 1985.

El primer registro de uso de cucuruchos para servir helados aparece en el libro de cocina de la Señora Marshall, en 1888. Antes de eso, el helado se lamía desde un pequeño vaso llamado «penny lick» o se servía en un papel encerado.


Un helado que no se derrite: Una empresa japonesa llamada "Instituto de Productos Alimentarios de Algas Marinas", puso en venta un helado capaz de no derretirse durante una hora bajo temperatura normal. El personal descubrió casualmente que el helado de leche mezclado con residuos de soja es más difícil de disolverse que el helado ordinario. Según el gerente de dicha empresa, después de haber puesto en venta este tipo de helado, no sólo puede resolver la molestia de los clientes de que se les derrita el helado, sino que también evita el despilfarro de grandes cantidades de residuos de soja, de manera que los recursos pueden ser plenamente usados.


Según un estudio estadounidense se ha demostrado que consumir helado ayuda a quitarse esos kilos que nos sobran, fortalece la masa ósea, nos consuela cuando estamos "depres" y ayuda a controlar la tensión arterial.

Los helados más consumidos en EEUU son el "Banana Split" y el "Rocky Road". El primero se popularizó en 1904 cuando un joven de 23 años llamado David E. Strickler inventó un triple helado ( vainilla, chocolate y fresa) sobre una base de plátano que comenzó a vender al precio de 10 centavos (el doble de un helado normal) a estudiantes del Saint Vincent College. El segundo se creó en 1929, es una variante del helado de chocolate, cuyos ingredientes son: helado de chocolate, nueces y malvaviscos.



¡Qué aproveches!

7 comentarios:

Malena dijo...

Mi querida Raquel: Después de haber leido tu post sobre los helados solo me queda acercarme a la Jijonenca y comprarme un cucurucho de turrón pero bien grande. :)

No sabía ni la mitad de las cosas que has contado. Gracias.

Mil besos y mil rosas.

Ana dijo...

Que interesante y apetitosa entrada, como nos gusta el dulce, ¿eh? No tenía ni idea de que el helado fuese un invento tan viejo. Ese banana split me esta llamando a gritos, ¡que ganas de hincarle el diente!
Un besito
:D

Ligia dijo...

Apetitosos helados!! Tú sabes que aquí hasta los hacen de gofio!! Yo soy de las que no les gusta el de vainilla y de las que prefiero un "polo de hielo"...
Abrazos

Virginia Martínez Escalona dijo...

Ya los persas eran muy listos, es que con el calor que debía hacer en verano a quién no le apetecía un helado, o un sucedáneo bien fresquito :)...aunque como dices era sobre todo para la realeza. Qué bien que ahora esté al alcance de todos, y que haya de todos los sabores imaginables. Aunque yo soy tan clásica xd que mi preferido es de fresa y limón! Ahora en veranito nos vamos a hartar a helados...lo estoy viendo xd.

Muchos besos!!!

Raquel dijo...

Qué bueno, helado de turron!! :)
Mucho besos, Malena.


Yo tampoco lo sabia, la verdad es que me sorprendió leer que el invento del helado se reomnata a los persas de la antiguedad, pero es lógico, por alla debe hacer mucho calor. Lo que no me imagino es como debian trasportar el hielo desde las montañas, pobres esclavos. El banana split tiene una pinta que no veas :))
Un beso.


El helado de gofio no lo he probado, pero yo soy muy tradicional, me gustan los de fresa y chocolate, y los polos de hielo también, son más refrescantes.
Un abrazo.



Sí, es verdad, era lógico que terminaran inventando algo para paliar el calor. También me sorprendió leer que era un manjar de la realeza, qué listos.
A mi también me gustan los de fresa, en realidad no suelo arriesgar mucho con los sabores de los helados, una vez pobre uno de menta y era como si estuviera comiéndome un chicle.
Besos.

Drugsoverkill dijo...

La historia de la última que subí pertenece a las memorias de Gary Fisher sobre sus terapias utilizando LSD para tratar la psicopatía y esquizofrenia de niños a principios de los sesenta. En el original habla de unos cuantos casos más, aquí te lo dejo:

http://www.hofmann.org/papers/fisher/fisher_4.htm

Me flipa el helado de manzana :DDDDDD

Raquel dijo...

Vale, gracias por el dato y el enlace, aunque no sé yo si me atreveré a entrar.
¿Helado de manzana? Mmmm que bueno suena eso.
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...