Buscar este blog

18 de junio de 2010



Aunque no es fácil determinar el origen del yogur, algunos indicios permiten suponer que el antepasado del yogur nació en Asia y luego se extendió a Europa a través de Turquía y Bulgaria. Su nombre tiene el origen en un término búlgaro: "jaurt".
Las primeras referencias a este alimento aparece en textos antiguos. Y dicen los especialistas que Moisés lo menciona como uno de los alimentos que Dios brindaba a su pueblo.
Según se supone, los primeros consumidores de yogur fueron pueblos nómades de las comunidades asiáticas, quienes fueron desarrollando las primitivas técnicas de producción. Se cree que los primeros surgieron de la fermentación de la leche a la simple acción del sol.
En la sociedad occidental, el consumo de yogurt recién se popularizó en el siglo XX, cuando los estudios científicos de Metchnikov indicaron una posible longevidad de los pueblos consumidores de este lácteo, especialmente de las comunidades de los Balcanes. Y el mismo científico llevó el fermento a Europa, y originó esta industria.

El yogur es un alimento derivado de la leche, de alto valor nutritivo, además de contener fermentos naturales que regularizan la flora intestinal; restablece las funciones hepáticas, brinda al organismo sustancias de alto valor nutricional, de fácil digestión.


Otras curiosidades sobre el Yogur:


Cuenta la tradición persa que el método para preparar el yoghourt, choeneck o masslo , se lo reveló a Abraham nada menos que un ángel. Tal vez se atribuyó a esto la gran fecundidad y longevidad del patriarca.
Por su parte el kefir, conocido tambien como la bebida del Profeta, se atribuyó a Mahoma.
Las mujeres persas reconocieron en otro lácteo, el mosap , la virtud de mantener la frescura de su cutis lo que actualmente sigue vigente a día de hoy.
Plinio contó que los antiguos asirios y los persas consideraron un alimento divino a la leche fermentada.
Por su parte , a base de leche de yegua , los tártaros de Crimea tienen tambien su koumis.
En Noruega el kaelder parece ser lo mismo que el kefir y en el Sur de Rusia se elabora el kuban.


Un yogur, sin aditivos de proteínas, almidones u otras historias puede mantenerse comestible durante meses sin necesidad de refrigeración (siempre que no se abra).
En efecto, conforme pasa el tiempo, la fermentación del yogur aumenta, con lo que la cantidad de ácido producida en ella aumenta. La fecha de caducidad representa, a efectos prácticos, la fecha en la cual el yogur se ha vuelto lo suficientemente ácido como para que el consumidor lo rechace. Con la fecha de caducidad, el fabricante intenta evitar que asocien su marca con yogures ácidos (son poco comerciales).
Pero el hecho de que el yogur se haya vuelto ácido no quiere decir, ni mucho menos, que sea perjudicial para la salud. Más bien al contrario. En general la capacidad de crecimiento de un posible microorganismo contaminante decrece con el aumento de la acidez del medio, por lo que cuanto más ácido se vuelve el yogur más seguro es (siempre que permanezca cerrado). De esta forma, un yogur sin aditivos puede mantenerse perfectamente comestible durante meses (si la acidez no te molesta), incluso fuera del refrigerador.

El yogur (como remedio) podría ayudar a prevenir el cáncer y la anemia, a curar la psoriasis y a disminuir la desnutrición infantil. Los microorganismos probióticos (bacteria y levadura del yogur) tienen el mismo valor nutritivo que otros alimentos mucho más costosos. Laboratorios de todo el mundo estudian sus propiedades ya que supuestamente se podría utilizar en la prevención de algunos procesos cancerígenos como el de colon.

7 comentarios:

Ligia dijo...

Tiene muchas propiedades, según parece. Yo, como las de los anuncios horrorosos de Canarias, "sólo tomo Activia", ja, ja. Abrazos

Raquel dijo...

Haces bien :)), el yogur es uno de los alimentos más sanos que hay, qyue cuida nuestra flora intestinal y además, según la marca, te puede dejar un cuerpo de anuncio.
Un abrazo.

Ana dijo...

¡Que gran invento el yogurt! ¿que sería de nosotras sin el, verdad? Me encanta...
Besos
:)

Virginia Martínez Escalona dijo...

Con esta entrada me han dado ganas de tomarme un yogurt :). Los de frutas nunca me han gustado demasiado, pero los naturales me chiflan :). Será por la publicidad, pero a mí yogurt me recuerda a Grecia jajajaj. La verdad es que tienen muchas propiedades, a parte para comerlo, unas máscaras faciales de yogurt no están nada mal :P

Muchos besos Raquel!! :)

Prometeo dijo...

Gran alimento, sano y digestivo, casi una medicina diaria..un fuerte abarzo.

NoSurrender dijo...

Vaya, me ha sorprendido lo de su fecha de "caducidad". Es sorprendente que nos confundan salud con gusto de manera interesada. Joé, qué solos estamos.

Besos.

Raquel dijo...

Pues sí, Ana, el yogur es básico en nuestra dieta, yo al menos necesito comer uno cada día :)
Besos.


No sabia lo de las mácaras faciales, mira! me has descubierto otro uso al yogur. A mi los que no me gustan mucho son los naturales porque los encuentro muy ácidos, siempre les pongo azúcar, y los que tienen trozos de fruta tampoco me hacen mucha gracia. Sorprendente la de propiedades que tiene este alimento.
Muchos besos, Virginia, y gracias por pasarte por mi desván :)


Ya lo creo, Prometeo.
Gracias por pasarte por aqui.
Muchos besos.



Curioso, si señor, pero hay tantas cosas relacionadas con nuestra alimentación que no sabemos que si empezaramos a enumerarlas no acabariamos. Pero mira, ahora seguro que verás con otros ojos los yogures caducados de dos días de la nevera.
Muchos besos :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...