Buscar este blog

22 de junio de 2010

Sexo en Nueva York...




Este fin de semana he visto las dos películas de Sexo en Nueva York, y además voluntariamente, es decir que nadie me ha obligado ni nada, sólo que una es así de masoca. En mi defensa diré que me reí como hacía tiempo, a carcajadas, aunque claro seguro que los guionistas no contaban con eso, sino con suspiros y sonoras exclamaciones de envidia. Y sí, hay cosas que hacen suspirar de envidia, porque vamos qué vidorra, qué zapatos, qué lujo, qué casoplones, qué todo. Cosas con las que una sólo puede soñar. Vamos que hay mucho glamour, pero menos. Es decir que si la serie de televisión, en especial el personaje de Carrie, era un referente de moda y buen gusto (?) ,aquí, sobre todo en la segunda película, se la ve como desenfocada y muy desmejorada, y el encanto que rodeaba la serie ha sido sustituido por un sentimiento de vergüenza ajena. Vale que los años no pasan en balde, pero ¿qué le ha pasado a Sarah Jessica Parker en la cara?

Lo peor de las películas es que duran dos horas y pico, teniendo en cuenta que los episodios de la serie duraban una media de treinta minutos, el empacho es considerable. La primera película mantiene, más o menos, la filosofía de la serie. Se deja ver. Pero la segunda es… es indescriptible. Nunca había visto nada más absurdo y bochornoso en mi vida. Hay momentos en que es imposible entender nada de lo que pasa, un caos absoluto. Y seguro que mi hermana Ana se ríe con lo que voy a decir, porque las vimos justas y esto fue motivo de risas, pero hay un momento en medio de aquel berenjenal que lo único que falta para rematar la faena es ver aparecer por Abu Dhabi a Antonio Resines y Jesús Bonilla en sus roles de “Los serrano”. Es surrealista a más no poder, en serio. En especial la escena final del zoco. No hay argumento, no hay diálogos, solo una interminable pasarela de vestidos a cada cual más hortera. De verdad, ¿eso es moda?, ¿cómo se puede ir al desierto vestida con las cortinas del salón con lo incomodo que debe ser?

No tiene pies ni cabeza, y lo peor es que es tremendamente infantil, sin serlo evidentemente, pero es que parece mentira que este cuarteto de amigas ronden los cuarenta y pico largos y se comporten como quinceañeras con sus relaciones de pareja. Porque ¿es normal que Carrie coja un cabreo del quince porque su marido haya instalado una televisión en el dormitorio, y un sillón en el salón, cuando ella tiene un vestidor mas grande que mi casa para ella solita? ¿Es ese motivo suficiente para encender todas las alarmas y poner el grito en el cielo porque, claro, esa es una señal inequívoca de que la relación se está asentando en la rutina y la desidia? Vaya, resulta que el pobre Big, o como se llame, no puede sentarse en el sillón ni ver la tele después de un día de duro trabajo porque la caprichosa de su mujer se pone histérica. Entonces, ¿qué es el matrimonio para la glamorosa Carrie? Hacer sólo lo que uno quiere, claro, y al cuerno con lo que sienta tu marido.

Vamos que es muy mala, pero es que te ríes mucho con lo que pasa, con las salidas de Samantha, que es el personaje más “fresco”, y mira, al menos algo bueno sacas de esas dos horas en la que te restriegan por las narices, ¡y en los tiempos que corren!, sus caros, carísimos caprichos, y es que toda la película es un enorme y ampliado catálogo de marcas de esas prohibitivas.


3 comentarios:

Malena dijo...

Mi querida Raquel: Yo también la he visto pero te digo una cosa: Hay algo peor: La película de "Crónica de un engaño". Si no la has visto ni se te ocurra acercarte al cine. Yo ya la he visto por las dos.:(

Mil besos y mil rosas.

Ana dijo...

Que gracia me ha hecho esta entrada, la verdad Raque que aunque sean pelis malas para reírte un rato y distraerte valen, ¿verdad?
El surrealismo de ir al zoco en modelito, no lo entendí, jaja tampoco lo de montar un pollo por pasar una noche viendo la tele, pero claro eso no lo hacen las parejas chic sólo los vejetes que han perdido frescura, ¡que pena que unas tías de 50 años tengan que vivir siempre como si tuvieran 20!
Muchos besos
:)

Raquel dijo...

Gracias por el aviso, Malena, tomaré nota, la verdad es que tampoco es una pelicula que me llame mucho la atención.
Besos.



El modelito del zoco era un poco extraño, esa falda de vuelo y las gafas de mano...
La verdad es que para reirte no está mal, entretenimiento frivolo pero bueno a veces está bien.
Besos :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...