Buscar este blog

28 de septiembre de 2015



En el Atlántico norte, entre Escocia e Islandia, se ubican las islas Feroe. Estas islas constituyen una región autónoma dentro del Reino de Dinamarca pero no pertenecen a la Unión Europea. 



Tienen una superficie de 1399 km² y poco menos de 50 000 habitantes, de los cuales cerca de 20 000 viven en la capital Tórshavn y su área conurbana.




El archipiélago, con numerosas islas, es una zona rocosa y de pendientes abruptas, que usualmente queda envuelta en espesas nieblas y jornadas ventosas. No es nada difícil encontrar un ángulo en el que las islas parecen un paisaje de cuentos.



Este archipiélago está formado por 18 islas de origen volcánico, de las cuales 17 están habitadas. Las islas son el hábitat de decenas de miles de aves marinas.  Su clima es frío, aunque moderado por la corriente del Golfo.



Aunque posee recursos hídricos su suelo es pobre y los recursos naturales escasos. La economía depende fundamentalmente de la pesca y su industria derivada. No obstante, la sociedad feroesa cuenta con un estado de bienestar y un índice de desarrollo bastante elevado.



El archipiélago fue colonizado hacia el siglo X por emigrantes nórdicos, aunque se tienen indicios de asentamientos previos de población de origen celta. Formó parte de la corona noruega y desde el siglo XVI el territorio fue gobernado desde Copenhague.



Desde 1948  las Islas Feroe tienen un primer ministro y un parlamento propios y envían dos representantes al parlamento danés. Actualmente están autogobernadas en casi todos los aspectos, a excepción de defensa, relaciones exteriores y sistema legal



Los feroeses tienen un gran sentido de identidad nacional, con una cultura nórdica propia, su lengua nacional e incluso su iglesia oficial. 



Sin embargo, las posturas sobre el estatus de su relación con Dinamarca se debaten entre la plena independencia y el mantenimiento de la autonomía dentro del Estado danés.




En este pequeño país lleno de contrastes es un paraíso natural


4 comentarios:

Ana Bohemia dijo...

Estos paisajes desprenden un aire a leyenda, tan verdes y grises, como a tierra antigua, ¿verdad? Son muy bonitos, especialmente ese pueblo con esas casas de latas de galletas.
;D

Carol Torrecilla García dijo...

¡Oh!¡Raquel, gracias por enseñarme de dónde son estos paisajes con los que soñaba cuando los veía fotografiados!!!
Otro stio para visitar sin excusas para dejar de ir.
Genial tu post.
Abrazos:
Carol

Montse Martínez Ruiz dijo...

Si estas islas pueden gozar de independencia, o casi, con escasos recursos y aún así tener un estado de bienestar elevado, no entiendo como no se da la oportunidad a los catalanes en decidir si quieren ser independientes o no haciendo dudar si saldrían adelante fuera de España ¡a los feroesos no les va tan mal!
Me encantan los reportajes y las cosas que nos cuentas :)
Besitos.

Raquel dijo...

Precioso, es verdad que parecen de latas de galletas, todas pintorescas.
El lugar increíble.
Saludos Anita :)

Pues sí, es un lugar que merece le pena ver en directo; tiene que impresionar.
Gracias Carol por pasarte por mi desván.
Un abrazo :)

Pues no, al parecer viven bien a pesar de lo limitado de sus recursos, únicamente la pesca. Aunque también tienen su debate con Dinamarca. Al final habrá que tomar ejemplo de estos feroeses :)
Gracias por pasarte por aquí y comentar, Montse.
Besos :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...