Buscar este blog

11 de diciembre de 2012


SALA
DE
LECTURA



Rebelión en la granja – George Orwell









Sinopsis:

Los animales de la Granja Manor, propiedad del señor Jones, situada en Inglaterra, hartos de las injusticias que sufren por parte de sus amos, se sublevan contra ellos, motivados por un aire de rebelión cuyo mayor exponente era el cerdo Viejo Mayor. Expulsan a los dueños de la granja, y a partir de este momento ellos son sus dueños y sus objetivos son poder llegar a ser autosuficientes y mejorar su calidad de vida, la granja pasa a llamarse Granja Animal.





El poder corrompe. A nadie se le escapa que detrás de casi todas las buenas acciones se esconde el deseo de sacar un beneficio personal. Los que llegan arriba miran a los que han dejado abajo como hormiguitas anónimas, sin nombre ni relevancia, a las que pueden pisotear o explotar. Esto se da sobre todo en los políticos. Con poder para modificar leyes, para influir en el nivel de vida de millones de personas, para hacer y deshacer a su voluntad sin tener en cuenta que sus errores pueden costar muy caro a los que están abajo, aguantando que de un día para otro sus derechos queden recortados al mínimo.  Pero, ¿y si los que accedieran al poder ya estuvieran corrompidos antes de obtenerlo? Entonces la degradación sería todavía peor. Hablaríamos de dictadura, de opresión, de manipulación. Aunque lo peor, lo imperdonable, sería que aquellos oprimidos bajaran la cabeza, aceptaran con resignación su nuevo destino, sin plantearse jamás rebelarse contra eso, aceptando que han de trabajar por el “bien común” que nunca es común ni un bien más que para el que tiraniza. Si tuviera que recomendar un libro que plasmara esto con toda su crudeza sería Rebelión en la granja, de George Orwell. Un libro que durante meses estuvo en un cajón a la espera de que alguien quisiera publicarlo, cuatro editores habían rechazado hacerlo hasta que Secker & Warburg  decidió sacarlo a la luz en agosto de 1945.
"Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros".
Orwell hace aquí una crítica mordaz del régimen soviético en los tiempos de Stalin, de los totalitarismos y de la Revolución Rusa,  y para ello emplea un lenguaje sencillo, directo, lo que hace que la lectura sea ligera y avance sin problemas, haciéndola además muy adictiva. La metáfora que emplea George Orwell para moldear la idea que quiere trasmitir es muy clara. Lo que comienza con una revolución en la que todos sus miembros son iguales, todos deciden, todos hablan, poco a poco va transformándose, hasta que ese estado ideal se desvanece por completo. Tras la ambición inicial aparece la corrupción, el engaño, la presión y la violencia; y las ideas del principio, consensadas por el grupo, son cambiadas o corregidas en beneficio de unos pocos, del tirano y de los que le rodean.
No puedo dejar de recomendarlo, es un libro que hay que leer, que hay que tener muy cerca, sobre todo para entender mejor el estado actual de muchas cosas. Para mi, imprescindible y sobre todo necesario. 



Ilustración: Will Bulas

5 comentarios:

Nieves dijo...

Muy buena recomendación, leí este libro de Orwell hace unos cuantos años, pero no importa cuando lo hayas leido porque es tan universal lo que cuenta que siempre estará vigente, y en estos tiempos, yo diría que está más vigente que nunca. Gracias por la entrada Raquel, porque me ha encantado que me hicieras recordar esta lectura, uno de los libros obligados para tener de cabecera. Un abrazo y feliz semana,

Prometeo dijo...

Uno de esos clasicos imprescindibles que todos debieran d eleer en algun momento d ela vida, sobre todo en al juventud, se aprende mucho y bien.
Un abrazo.

Ana dijo...

Genial libro Raque, y coincido plenamente con tu opinión que me ha parecido acertada además con las palabras apropiadas.
Lo que mas destaco del libro es que al final siempre es lo mismo, ni mas ricos, ni mas libres, ni con mas derechos... y que si hay que cambiar una idea porque incomoda se cambia y ya esta, y luego no ha pasado nada, siempre ha estado así desde el principio. Que el sacrificio siempre lo hacen los mismos (porque las revoluciones no se pueden hacer solas) y que el destino final (pobre caballo) no es bueno ni bonito, que con frecuencia se traicionan los ideales por el bien propio porque eso del bien común es una idea que tarde o temprano (por utopica que sea) se desmonta.
Yo lo recomiendo bastante, una lectura que da que pensar y que revoluciona tus ideas...
Besos
:)

Raquel dijo...

Muchas gracias por vuestros interesantes comentarios.

Nieves, pues tienes toda la razón, es un libro que esta muy vigente ahora mismo, por desgracia, aunque es verdad que esta vieja historia viene repitiéndose desde que el mundo es mundo.
Un abrazo para ti.


Pues sí, debería ser leído en la adolescencia, y releído siempre que se pueda, aporta muchas cosas.
Un abrazo prometeo.


Las viejas promesas, pero como siempre una vez se está en el poder se creen en el derecho de desdecirse y donde dije digo, digo Diego, y da igual que los que te han votado se queden con cara de tontos. ¿Te suena?
A mi me han gustado tus palabras, como siempre.
Besos :)

Anónimo dijo...

Buen apunte literario. La obra de Orwell debería ser leída en las clases de filosofía o ética. Un libro que te atrapa, y que realiza una reflexión sencilla y certera sobre los peligros que atañe el poder que debido a la demagogia, la corrupción y el exceso de confianza de los ciudadanos puede llegar a corromper los ideales.

Destacar que es una fiera crítica al comunismo. Junto a "Un mundo feliz" dibuja lo que ha sido, es y puede ser el mundo actual si continúa por peligrosos derroteros.

Un saludo de Minnesotas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...