Buscar este blog

24 de mayo de 2012


En el pasado, una nariz considerable solía ser signo de noble estirpe. Quizás porque los godos, un pueblo muy bien considerado, eran de narices robustas y sus descendientes conservaron dicho rasgo. Así las cosas, no estaba bien visto un hidalgo con escaso apéndice nasal, y sigue sin estarlo, aunque sea en sentido figurado gracias a la expresión que habla de "tener narices" para referirse a aquellos que son valientes.

3 comentarios:

Ana dijo...

Un signo de noble estirpe... ¿y sigue creciendo si se dicen mentiras...? ah no, ese era Pinocho, jaja.
:D

Raquel dijo...

Tiene narices la cosa... :D
Besos.

Carol Torrecilla García dijo...

jajajajajaj, sois simpatiquísimas...
Es una anécdota curiosísima.
Gracias, Raquel, por estas curiosidades.
Eres todo un talento, narices. jajajjaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...