Buscar este blog

22 de agosto de 2011



La blanca fue una moneda de curso legal desde el siglo XIV al XVII.
La primera acuñación de esta moneda se hizo en tiempos de Pedro I (1334-1369). Recibió ese nombre por su color blancuzco, ya que era de plata. Posteriormente se hicieron acuñaciones de vellón, (aleación de plata y cobre), cada vez más pobre, (conteniendo más cobre que plata), llegando al final a tener un valor insignificante. En tiempos de los Reyes Católicos, 68 blancas componían un real.
Resulta bastante curioso que más de 400 años después de haber dejado de circular, siga usándose la expresión "Estar sin blanca" para decir que no se lleva dinero encima o que se carece de liquidez.

4 comentarios:

Natalia Ortiz dijo...

Jo, después de tantísimos años todavía se dice la expresión debido a la moneda. Es muy conocida, pero no sabía nada sobre esta moneda. Ha sido muy interesante saber de su existencia y del origen de la expresión :) Y por lo visto, se usó durante varios siglos. Mucho tiempo, mucho. Un beso, Raquel

Prometeo dijo...

Curioso pero muy real, llevamos la historia en los genes y en la palabra escrita o hablada, todo nos va configurando lo que somos y lo que seremos...
Un abrazo.

Ana dijo...

¡Como degeneró la moneda! Pasó de ser de plata a una cosa cutre...
400 años y todavía esta vigente la expresión, aunque ahora mas bien tendríamos que decir, estoy sin un verde, sin un naranja, sin un gris y sin un malva, ¡no sé que voy a hacer! jaja.
Un beso
:)

Raquel dijo...

Historia en los genes, bonita definición.
Esto demuestra que las expresiones y costumbres que heredamos de nuestros mayores nos calan profundamente, y nos es imposible renunciar a ellas. Y que bonito ue sea así.
Un beso para todos, y mil gracias por la visita.
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...