Buscar este blog

4 de octubre de 2010


Isla de Pascua, denominada por sus habitantes Rapa Nui o Te Pito Te Henua, es la isla habitada más remota del mundo. Pertenece a Chile, se ubicada en la Polinesia, en medio del océano Pacifico. En ella se desarrolló una de las culturas más complejas -comparable sólo a grandes culturas megalíticas (egipcia, inca, maya)- en condiciones extremas de aislamiento.
La isla tiene una superficie de 163,6 km2 y una población de 3.791 habitantes, concentrados principalmente en Hanga Roa, capital y único poblado existente.


El nombre tradicional, Rapa Nui, significaría «isla grande» en el idioma de los antiguos navegantes provenientes de Tahití. En su idioma autóctono, la isla es conocida como “Te pito o te henua", que significa «El ombligo del mundo», y “Mata ki te rangi”, que equivale a «Ojos que miran al cielo». La denominación de Rapa Nui se hizo posteriormente extensiva para denominar al pueblo aborigen y a su idioma, pero como una única palabra, "rapanui".
Ladera del Rano Raraku

El nombre de isla de Pascua le fue dado por el navegante neerlandés Jakob Roggeveen, que la descubrió el 5 de abril de 1722, fecha correspondiente al día de Pascua de Resurrección. Recibió así el nombre de Paasers en neerlandés, que luego fue traducida al español como «Pascua». Con este nombre, y sus traducciones, es conocida la isla internacionalmente. Los habitantes de la isla, independientemente de su origen étnico, utilizan el gentilicio pascuense.
La isla también recibió el nombre de isla de San Carlos por el navegante español Felipe González Ahedo, que la denominó así en honor al rey Carlos III de España. Sin embargo, dicho nombre cayó en desuso.

Tukuturi, uno de los moáis más conocidos. Es el único arrodillado en actitud de oración

Además de las estatuas llamadas Moai los isleños también poseen la escritura de Rongo Rongo, el único lenguaje escrito en Oceanía.
Un moái, del rapanui moai, "escultura", es una estatua de piedra monolítica. Los más de 600 moáis conocidos tallados por los antiguos rapa nui se distribuyen por toda la isla. La mayoría de ellos fueron labrados en toba del volcán Rano Raraku, donde quedan 397 moáis más sin terminar. Lo que indica que la cantera fue abandonada repentinamente. Prácticamente todos los moáis terminados fueron derribados posteriormente por los isleños nativos en el período siguiente al cese de la construcción.

Siete moáis en Ahu Akivi

En un principio, estas estatuas gigantes llevaban también unos copetes o moños de piedra roja, llamados pukao, que pesan más de 10 toneladas, que se extraían en el cráter de Puna Pau, a veces muy lejos de las estatuas. Además, después debían ser levantados a la altura debida para colocarlos sobre las cabezas.


En 1978, se descubrió que en las cavidades oculares se colocaban placas de coral a modo de ojos. Estos fueron retirados, destruidos, enterrados o arrojados al mar, en donde también se han localizado. Esto concuerda con la teoría que los mismos pobladores los derribaron, quizás durante guerras tribales.



El significado de los moáis es aún incierto, y hay varias teorías en torno a estas estatuas. La más común de ellas es que las estatuas fueron talladas por los habitantes polinesios de las islas, entre los siglos XII y XVII, como representaciones de antepasados difuntos, de manera que proyectaran su mana (poder sobrenatural) sobre sus descendientes.



Debían situarse sobre los ahus (plataformas ceremoniales) con sus rostros hacia el interior de la isla y tras encajarles unos ojos de coral o roca volcánica roja se convertían en el aringa ora (rostro vivo) de un ancestro.



Se cree que montañas enteras fueron removidas para su creación. La roca volcánica podía ser cortada con relativa facilidad con herramientas de basalto y obsidiana, dándoles su forma básica en la propia cantera. Posteriormente eran extraídas y semienterradas en las cercanías para ser esculpidos los detalles.


Aún más controvertida es la manera en que eran trasportados por la isla hasta su ubicación definitiva. No se sabe exactamente cómo eran trasladados, pero es casi seguro que dicho proceso exigió el uso de trineos o rodillos de madera. Una segunda teoría apunta a que fueron movidos balanceándolos con cuerdas.


Pero quizá lo más sorprendente es que estas rocas no están simplemente colocadas allí, sino encajadas en agujeros tallados en el lecho de roca que forma el suelo de la isla. Un detalle relevante es que este tipo de agujeros se da en los tramos en los que la carretera discurre cuesta arriba. El Dr. Love especula con la posibilidad de que estos agujeros fueran colocados allí para acomodar algún tipo de mecanismo ideado para ayudar a mover las gigantescas cabezas de piedra y salvar desniveles que, de otra manera, requerirían un notable esfuerzo.


Estos agujeros, así como la curiosa forma en "V" de las carreteras nos indican que aún existen importantes incógnitas sobre el sistema que emplearon los nativos de la isla de Pascua para erigir sus misteriosos moáis.

Isla de Pascua en la Wikipedia

6 comentarios:

Prometeo dijo...

Uno de mis misterios favoritos, el otro es ese mundo egipcio, de forma sencilla y muy clara lo has metido todo lo que se sabe, se piensa y se duda...una delicia leerte como siempre.
Un abarzo.

Ana dijo...

Que buena entrada, la verdad es que es muy entretenido leer sobre los moais y la isla de Pascua, y lo que se ha quedado en el tintero, ¿verdad? Es curioso que abandonaran la isla sin mas, precipitadamente, ¿que pudo pasar? Después de agotar todos sus recursos se dieron cuenta de que debían huír a otras tierras, ¿o qué? Que raro lo de los copetes de mas de 10 toneladas, que ingenio debían tener para mover tal cantidad de piedras y para colocarlas. Estos temas son muy curiosos, ¿verdad? Hay tantos misterios por ahí sin resolver.
Un besote
:)

Natalia Ortiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natalia Ortiz dijo...

¡¡Hola Raquel!!
¡Guau! Qué entrada tan buena. Es realmente interesante saber todo esto, de lo que yo no tenía ni idea hasta ahora. Además de curioso, muy curioso. Las fotos son impresionantes y está muy bien saber todas esas palabras y su significado. ¡Sencillamente genial!
Esperemos poder descubrir algún día estos grandes misterios... o tal vez no :)
Un beso ^^

Raquel dijo...

Gracias Prometeo. Es un tema que a mi también me apasiona, y hay tanto que contar que me he dejado muchas cosas en el tintero. Hay muchos misterios en la isla de Pascua.
Un abrazo.



Lo que pasó es un misterio, aunque hay muchas hipótesis. Guerras, hambrunas...no sé si llegaremos a saber algun día qué fue lo que sucedió para que de la noche a la mañana abandonaran la cantera y dejaran tantos moáis a medio terminar.
Lo de los copetes es inquietante, ¿cómo harían para subirlos a las esculturas?
Gracias Anita, un beso :)


Gracias Natalia, me alegra que te haya gustado y que te haya parecido entretenida. Esperemos poder saber en un futuro cercano qué fue lo que pasó en la isla de Pascua. A mi, que soy una curiosa sin remedio, me encataría saberlo.
Un beso.

Guille Rancel dijo...

Sabias que los Moais han sido una de las formas mas influyentes en mi forma de dibujar? Yo lo descubri hace no mucho, pero si, tienen algo magico.
Ojala sea viable un viaje alla algun dia.
Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...