Buscar este blog

27 de enero de 2010



Melody Gardot comenzó a interesarse en la música desde muy pequeña; a la edad de nueva años ya tomaba clases de piano.
Cuando tenía 19 años, Melody fue atropellada por un jeep que se saltó un semáforo en rojo mientras iba en su bicicleta. El accidente fue tan devastador y le causó daños tan graves que Melody estuvo casi dos años sin volver a caminar.
Tras el accidente, Gardot tuvo que replantearse su mundo desde los cimientos. La música fue su terapia ya que durante el periodo de convalecencia comenzó a escuchar música que antes no escuchaba; el disco “The Bossa Nova Years” de Stan Getz's cambió su vida.

"Todas las vidas cambian con cada tragedia, la muerte de tu abuela, el primer desamor... En mi caso marcó un antes y un después porque fue una tragedia no sólo espiritual, también física. Tuve que empezar de cero, volver a nacer y tener que aprender todo de nuevo"

Su médico, preocupado por los efectos que el accidente pudiera tener en su cerebro, le recomendó dedicarse a algo que la hiciese feliz, y al averiguar que le gustaba la música le mandó de regreso a casa sin una receta y únicamente con el encargo de que se refugiara en esta afición. Esto molesto en cierto modo a Melody pues le parecía absurdo que el médico la mandase a tocar el piano cuando ni siquiera podía permanecer sentada. Fue en ese momento en que Melody decidió aprender a tocar la guitarra y comenzó a escribir canciones. En un principio solía grabarlas porque olvidaba fácilmente lo que hacía; así fue cómo surgió “Some Lessons” su primer disco, en que se incluyen temas como "Worrisome Heart”, que tendría una gran repercusión en los medios.
Tras este primer trabajo le seguirían tres discos más; el último titulado “My one and Orly thrill”.
Su estilo va desde el jazz y blues hasta el pop, folk y música brasileña.





4 comentarios:

Ligia dijo...

A veces encontramos nuestro destino donde menos lo esperamos. Es una bonita historia. Abrazos

Prometeo dijo...

Buena musica, buen post. Un abarzo.

Ana dijo...

Impactante historia sobre lo rápido que te puede cambiar la vida y lo importante que es encauzarla de nuevo y encontrar algo que te haga feliz. Una buena terapia la música.
Me ha gustado descubrir a M. Gardot, gracias.
:D

Raquel dijo...

La historia de Melody Gardot me conmovió. A pesar del accidente que cambió y paralizó momentáneamente su vida no se dejó vencer y encontró en la música la via de escape para sentirse útil y darle una nueva perspectiva a su vida.
Me gusta como suenan sus canciones.

Gracias Ligia, Prometeo y mi Anita.

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...