Buscar este blog

2 de enero de 2009

SALA
DE
LECTURA



* El Principito (Antoine de Saint-Exupéry)









"No supe entonces comprender. Cometí el error de haberla enjuiciado por sus palabras y no por sus actos. Iluminaba y perfumaba todo mi planeta. ¡Jamás debí haberla abandonado! Debí haber intuido su ternura detrás de sus ingenuas astucias. ¡Las flores son tan contradictorias! Y yo… demasiado joven para saber amarla”.
El Principito es un clásico de la literatura infantil, pero llega al corazón tanto de niños como de adultos que se conmueven con su lectura.
En este extraordinario relato, Antoine De Saint-Exupéry narra la historia del Principito, el cual a través de un lenguaje sencillo y de vivencias propias, deja enseñanzas de vida que ayudaran a la comprensión y valoración, tanto de las cosas simples como de las complejas.



A Leon Werth

Pido perdón a los niños por
haber dedicado este libro a una persona grande. Tengo una excusa: esta persona
grande es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otra excusa: esta
persona grande puede comprender todo; hasta los libros para niños. Tengo una
tercera excusa: esta persona grande vive en Francia donde tiene hambre y frío.
Tiene verdadera necesidad de consuelo. Si todas estas excusas no fueran
suficientes, quiero dedicar este libro al niño que esta persona mayor fue
en otro tiempo. Todas las personas mayores han sido niños antes.(Pero pocas lo
recuerdan.)Corrijo, pues, mi dedicatoria:


A León Werth, cuando era
niño.



Todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan. Por eso, esta sala de lectura va dedicada a los niños que una vez lo fueron y a los que lo son; porque son los únicos que saben lo que buscan.
Un año acaba y otro comienza, es una buena oportunidad para volver a empezar, aunque sea de forma simbólica. Que mejor que recuperar esa extraordinaria capacidad del niño de ver el mundo tal cual es para dejarse sorprender con lo más insignificante.
Este año seamos niños de nuevo. Volvamos a ver el mundo como por primera vez.

Antoine de Saint-Exupéry fue aviador y escritor. Nació en Lyon en 1900 y desapareció en una misión aérea en 1944, cerca de Marsella. Durante años no se supo qué había sido de él, hasta que en 1998 un brazalete de plata fue encontrado por un pescador al este de la isla de Riou, cerca del lugar de la desaparición e identificado como perteneciente a Saint-Exupéry: estaba grabado con los nombres de su esposa y sus editores, Reynal & Hitchcock, y estaba enganchado a una pieza de tela de su traje de piloto. En abril de 2004 el Departamento de Investigaciones Arqueológicas Submarinas francés confirmó que los restos del avión extraídos en octubre de 2003 de la zona donde se encontró el brazalete pertenecían al avión de Saint Exupéry. A esta conclusión se llegó después de comprobar que el número de matrícula de los restos correspondía con el del escritor según los archivos de la USAF. Un año antes de su desaparición, hospedado en un hotel de Nueva York, Exupéry escribió la que sería su obra más reconocida: El principito.

Hace mucho tiempo que lo leí por primera vez, en el instituto; pero aún hoy recuerdo con mucho cariño esta historia sobre un niño que vino de las estrellas. El principito es una joya que deslumbra con su sencillez. Un libro imprescindible en el que resuenan las emociones. Este año busca un momento para leer, o releer este fabuloso cuento, porque recordaras valores que creías olvidados, y verás con el corazón que lo esencial es invisible a los ojos.


Lo último de JK Rowling


El pasado día 4 de Diciembre, JK Rowling, la autora de la famosa saga juvenil “Harry Potter, publicó Los cuentos de Beedle el Bardo. La nueva obra de Rowling tiene una relación indirecta con la serie ya concluida pues el libro aparece mencionado en el séptimo tomo de la saga, "Harry Potter y las reliquias de la muerte", en el que la amiga de Harry, Hermione, recibe un ejemplar del director de la Escuela de Magia Hogwarts, Albus Dumbledore, y descubre en él cómo se puede vencer al malvado Voldemort.
Para JK Rowling el libro es una maravillosa forma de decirle adiós a Harry Potter, según confesó en una entrevista. La exitosa escritora donará todo lo recaudado por la venta del libro a la fundación de ayuda a menores "Children´s High Level Group", creada por ella misma y Emma Nicholson, parlamentaria europea del Partido Liberal.



Ilustración:Delphin Durand.

3 comentarios:

Miguel Schweiz dijo...

Jo, El Principito, quén puede pasar de él. Es el libro que uno lee siempre como niño aunque pasen los años ¿Verdad?

Besitos Raquel (cuántos recuerdos remueves, joer)

Raquel dijo...

Pues si, Miguel, tienes mucha razón. Ayer volví a leerlo y lloré como una tonta. Dice muchas cosas, y eso que no es muy largo. Hay que leerlo.

Besos Miguel, muchos.

Ana dijo...

Hasta en las cosas mas sencillas se esconde un tesoro. Hay que ver la vida como por primera vez, con esa inocencia e ingenuidad de los niños. Creo que en un mundo sin malicia todos seríamos tesoros, seres únicos y exepcionales con un valor aútentico: estar vivos, poder vivir.
El principito es un tesoro, tienes que saber que se esconde detrás de cada frase, que siempre dice mas de lo que nos creemos. Por eso aunque lo leas cien veces siempre aprenderás algo nuevo, pero sobre todo que cuando dejas de ser niño dejas de ver.
Gracias por tu sala de lectura, tengo ganas de leer lo último de la Rowling.
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...