Buscar este blog

4 de enero de 2009

Australia

He leído muchas criticas sobre la película, tanto buenas como malas. Está claro que ni “Australia” ni Baz Luhrmann consiguen dejar indiferente a nadie por unas razones o por otras.

Personalmente disfrute muchísimo en el cine, y las casi tres horas de metraje no se me hicieron pesadas; es más, ni siquiera tuve la sensación de que pasaba el tiempo, y, al menos para mi, esa es muy buena señal.

Esta ambiciosa producción, a la altura de películas épicas como Lo que el viento se llevó o Memorias de África, con las que se le ha llegado a comparar, ha cosechado muy buena recaudación en España pero no tanto en USA y Australia, donde las expectativas eran bastante altas. Tanto es así que ya se habla de fracaso; y es que esta súper producción de más de 130 millones de dólares sólo lleva recaudados 41 millones en USA, y todo indica que será retirada de la cartelera antes de fin de mes.

Baz Luhrmann es bien conocido por su “excentricidad”, y los primeros minutos de Australia son una muestra de su carácter. En estos confusos, atropellados y divertidos minutos iniciales Luhrmann nos presenta uno a uno a los personajes principales. Nicole Kidman es Lady Sarah Ashley, una estirada aristócrata que viaja desde Inglaterra hasta Darwin en busca de su marido para vender unas tierras que no dan ganancias. Lo que desconoce Lady Sarah es que su marido ha sido asesinado “supuestamente” por un hechicero aborigen llamado Rey Jorge. Esta circunstancia la obligará a tomar el control del rancho que se encuentra en un estado ruinoso para salvarlo de la miseria.


Hugh Jackman es Drover, un vaquero a medio camino entre Clint Eastwood y Cocodrilo Dundee, muy apuesto y varonil, con las espaldas como armarios roperos, que no dudará en ayudar a la Lady en apuros a salir del bache guiando a su ganado de vacas gordas y perezosas a través de media Australia, incluyendo el desierto de Never-Never.


Brandon Walters es el pequeño Nullah, el narrador de la historia. Un mestizo, o café con leche como él mismo dice en la película, nieto de Rey Jorge que será protegido por Lady Sarah.


Aquí se hace necesario hablar sobre un tema lamentable y casi desconocido que se toca en la película, la llamada “generación robada”. Entre 1910 y 1970 más de 100.000 niños y jóvenes aborígenes fueron separados por la fuerza de sus familias. Esta política de limpieza étnica se hizo para evitar que las razas (la blanca de los colonos ingleses y la negra de los aborígenes) se mezclaran. Los niños mestizos eran internados en residencias especiales, que eran algo así como campos de concentración, para que no corrompieran la pureza de la raza y, a la vez, se les “educaba” para ser mano de obra barata en el servicio doméstico de los blancos.


Digan lo que digan algunos críticos que la han despedazado sin piedad, “Australia” es una buena película que entretiene y emociona. Vale que podría ser una comedia y no llega a serlo; las escenas del principio son muy divertidas, sobre todo la parte del canguro. Vale que podría ser un western y se queda a medio camino; la estampida es la parte más emocionante de la pelí, a mi me mantuvo en tensión y pegadita a la butaca. Vale, también, que podría ser una cinta bélica y se queda corta; el bombardeo de Darwin por el ejército japonés es lo que yo suprimiría.


Vale que podría ser todo eso y no llega ser nada de eso. De acuerdo. Pero con “Australia” reí, lloré y me emocioné, y disfrute como hacía tiempo que no lo hacía. No puedo decir qué es “Australia”, puede que una historia de amor con final feliz, pero lo si puedo decir es que cuando salí del cine me sentí satisfecha con lo que había visto y eso no siempre sucede.


4 comentarios:

María Narro dijo...

tenía ganas de verla, Raquel, y leyéndote a ti esas ganas aumentan.
tu desván se va convirtiendo en un tesoro.

Feliz año nuevo.

Malena dijo...

Raquel, corazón, he estado haciendo limpieza en tu desván y he encontrado envueltas en un papel de celofán, unas alas que ponían :"Raquel" y enseguida he pensado en lo que me dijiste que ya no las tenías. ¡Ves como sí!

Ahora ya no tienes excusa para soñar que vuelas. Vengo a invitarte a que vueles conmigo esta Noche tan especial y mágica a seguir el camino de la Estrella de Oriente.

Feliz Noche de Reyes, Raquel.

Un beso

P.D/ No las pierdas otra vez ¿eh¿

Raquel dijo...

Gracias, María. Seguro que no te decepciona; y es que con sólo ver a Hugh Jackman se amortiza el valor de la entrada. Muy feliz año nuevo.



Así que estaban aquí... Con el tiempo que hace que las buscaba. Voy a tener más cuidado, que este año las voy a necesitar. Menos mal que las encontraste, Malena.
Espero que los Reyes hayan sido generosos contigo y los tuyos.
Un beso.

Ana dijo...

Australia es una película como las de antes, quizás por eso la comparen con "Lo que el viento se llevó", tal vez también por su duración (casi tres horas)y por eso, por ese aire clásico es que me gusta esta película. Tampoco Hugh Jackman se queda atrás.
Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...