Buscar este blog

24 de junio de 2013

En muchos países es costumbre colocar sobre una tarta de cumpleaños tantas velas como años cumpla el homenajeado para que éste las sople. Pero ¿de dónde procede esta tradición? ¿Por qué se soplan las velas?
La teoría más extendida se remonta a la Grecia clásica, donde se realizaban fiestas, en noches de Luna llena, en honor a la diosa Artemisa. En estos festejos se colocaban velas sobre dulces redondos con el objetivo de proporcionar al dulce el aspecto luminoso de la Luna, pero también con la idea de conectar con la divinidad a través del humo que las velas desprendían tras ser sopladas. Los griegos creían que con este ritual, Artemisa proporcionaba protección a quienes participaran en la ceremonia.
Más tarde, el rito fue censurado por el cristianismo por considerarlo una práctica pagana. Con el paso del tiempo, fue diluyéndose el significado primario del acto y su práctica comenzó a asociarse a la esperanza de ver cumplido un sueño o deseo. Hacia el siglo IV, el cristianismo dio su beneplácito a la tradicional práctica.

3 comentarios:

Ligia dijo...

Es curioso lo del deseo de cumplir los sueños, aunque yo creo que en ese momento pocos se acuerdan de pedirlo. Abrazos

Ana dijo...

Espero que el domingo pasado hayas pedido algún deseo...
:D

Carol Torrecilla García dijo...

Me alegro de soplar velas de cumpleaños. Es la parte que más me gusta de la fiesta. XD

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...