Buscar este blog

4 de marzo de 2011


Es posible que ningún ser humano hubiese puesto los pies en esta cueva, ni hubiese contemplado sus transparentes aguas azules, hasta que se descubrió en 1924 por uno de los indios locales. La cueva es una de las mayores cavidades inundadas del planeta.


Para acceder a ella se ha de caminar unos 250 metros desde la superficie selvática brasileña por un estrecho sendero.


Un cristalino lago de 70 metros de profundidad y deslumbrantes estalactitas formadas por la acción del agua a través de los años son la postal que caracteriza al municipio de Bonito, en el estado brasileño de Mato Grosso do Sul.



La belleza y peculiaridad de esta Gruta se realza cuando los rayos del sol penetran en esta enorme cueva, produciendo un mágico efecto que tiñe las paredes de azul y llena de belleza este tesoro admirado por arqueólogos y paleontólogos de todo el mundo.



En 1992, una expedición franco-brasileña buceó en las cuevas y se encontró con una gran sorpresa: miles de huesos de animales prehistóricos - mamíferos gigantes de la era del Pleistoceno - yacía en el fondo de la gruta. Desde tigres dientes de sable de perezosos gigantes, unos yacimientos subacuáticos tremendamente ricos en fósiles de mamíferos gigantes.



Un escenario único.

5 comentarios:

Ana dijo...

¡Que azul tan intenso! Tiene un tono mágico, extraterrestre, fuera de este mundo, ¿verdad? A mí me dan miedo este tipo de lugares, ¿que cosas encierra en sus negras profundidades? Esqueletos viejos de mundos ya extintos y muertos, y...
Cuando pienso en un Lago azul lo relaciono con aquella película: una isla ídilica, un chico rubio en taparrabos, cocos y piñas, pero ¿esto? Esto da miedo, lo del techo parecen afilados colmillos, uff..
Pero eso si, seguro que sería increíble verlo.
Un beso
:)

Ligia dijo...

Toda una belleza, sin duda. Abrazos

Nacida en África dijo...

Mi querida Raquel: ¡Tantas bellezas tenemos y no conocemos! Debe ser maravilloso entrar en esa cueva y dejarte llevar por la imaginación.

Brisas y besos.

Malena

Raquel dijo...

Pues tienes razón, no es este el lago azul aquel tan idilico, no hay rubio en taparrabos, ni palmeras. La verdad es que si que parecen pequeños dientes amenazando con cerrarse a nuestro paso.
El azul es intenso, y mágico. Nunca ahbía visto un tono tan vivo. Es misteriosa la cueva, y más por todos los huesos prehistoricos que la alfombran.
Un beso.


Sin duda, belleza que te deja sin habla, un poco amenazante quizás.
Un abrazo :)


Es increible la riqueza de paisajes que hay todavía sin descubrir. La verdad es que me gusta pero no sé yo si me atrevería a entrar; mi claustrofobia me lo impediria, me dan miedo las cuevas, y las inundadas más.
Muchos besos Malena :)

Natalia Ortiz dijo...

Guau, una cueva preciosísima =) Con un cristalino lago de un color muy llamativo y profundo pero de verdad. Las estalactitas son una pasada. Ya me parecía única viendo las imágenes, pero que además tuviera semejante sorpresa, es una barbaridad. Tremendamente ricos en fósiles de mamíferos gigantes... habiendo miles de huesos, es totalmente increíble. Con lo que em gustan a mí las cuevas *.* y ya me dices eso... ¡quiero ir allí! jaja =) Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...