Buscar este blog

11 de noviembre de 2008

Soneto 93

Si alguna vez tu pecho se detiene,
si algo deja de andar ardiendo por tus venas,
si tu voz en tu boca se van sin ser palabra,
si tus manos se olvidan de volar y se duermen,


Matilde, amor, deja tus labios entreabiertos
porque ese último beso debe durar conmigo,
debe quedar inmóvil para siempre en tu boca
para que así también me acompañe en mi muerte.


Me moriré besando tu loca boca fría,
abrazando el racimo perdido de tu cuerpo,
y buscando la luz de tus ojos cerrados.


Ya así cuando la tierra reciba nuestro abrazo
iremos confundidos en una sola muerte
a vivir para siempre la eternidad de un beso.
Pablo Neruda

5 comentarios:

Ana dijo...

la eternidad de un beso, ¡que bien suena!
Que bonitos son los poemas de Pablo Neruda.

Malena dijo...

No podías haber elegido mejor poeta, Raquel. Sus versos son increiblemente hermosos.

Un beso.

NoSurrender dijo...

un poco triste para empezar el lúdico fin de semana, pero precioso.

Me recuerda un verso de una canción de Springsteen:

I'll wait for you
And should I fall behind
Wait for me


Salud, mucha salud!

Raquel dijo...

Gracias a los tres por los comentarios.

Ninguno de los poemas que he leído hasta hoy de Neruda me han decepcionado. Es amor y sentimiento en estado puro.


Besos y salud para todos.

:)

Jorge Trejo dijo...

Esto es un himno al amor eterno....Pablo Neruda un verdadero poeta y este soneto musicalisado te pone la piel de gallina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...