Buscar este blog

2 de octubre de 2008

El ejercicio físico perjudica gravemente la salud

En prevenirnos de este peligro es en lo que deberían invertir los de Sanidad. Gracias a sus estupendas y poco efectivas campañas nos ha quedado claro que el tabaco mata pero nadie dice nada del ejercicio físico… y mira que es perjudicial.

Después de un mes sin hacer nada de ejercicio me entró remordimiento. Esa vocecita interior, delirantemente insistente, no cesaba: “Raquel, no me seas vaga, vas a tener tomar una determinación: elige entre lo que es fácil y lo que es correcto”.

Lo fácil hubiera sido seguir en el sofá, a salvo de lesiones. Lo correcto hubiera sido seguir en el sofá, y olvidarme del tema. Pero esa vocecita puñetera y estridente insistía. “Raquel, tú sabes lo que es correcto” ¿Lo sabía?

Este verano había hecho mucho ejercicio, había conseguido buenos resultados y no quería echar a perder todo el trabajo. La voz de la consciencia era persuasiva. El deber nunca es fácil.

Desde el lunes hasta hoy he pedaleado una hora diaria a buen ritmo. He retomado el entrenamiento del Kinetic y he realizado ejercicios específicos para piernas, abdomen y tronco superior. Y el resultado… ahora no puedo mover ni un músculo sin sentir dolor. Me duele todo lo que te puede doler, y hasta lo que no.

Diez canciones con las que lesionarse ...intentando bailarlas

1 Michael Jackson- Billie Jean

Billie Jean ha sido uno de los éxitos más grandes de Michael Jackson de su disco Thriller. Obtuvo el número uno durante nueve semanas en EE.UU. Además ha sido elegida la canción más bailable de todos los tiempos. Por eso, y porque alguna vez nos hemos descalabrado las caderas intentando bailarla al estilo “michael jackson”, pasito lunar incluido, esta canción se coloca meritoriamente en la primera posición.
2 Rocky - Gonna fly now ; Eye of tiger

Gonna fly now (Bill Conti) se convirtió en un tema imprescindible en los gimnasios allá a finales de los setenta. Y es que motivar, motiva lo suyo. Survivor, una banda estadounidense que alcanzó su mayor éxito en los 80s con "Eye of the Tiger", otra de las canciones más reconocibles de Rocky, tiene también un lugar destacado en este ranking de canciones para lesionarse.
3 Irene Cara – Fame

Esta es la canción perfecta para romperse una pierna intentando hacer una pirueta, o desencajarse la rodilla realizando un “grand plié”.

4 Donna Summer – Hot Stuff

Porque es la que más nos ha hecho bailar y porque sus discos tendrían que traer de regalo un spray reflex para los dolores musculares, Hot Stuff ocupa el cuarto puesto.
5 James Brown - Get up

Fue llamado “ El padrino del soul" gracias a su voz áspera y sus ritmos revolucionarios. James Brown fue precursor de nuevos géneros como el rap, el funk y la música disco.
6 Madonna - Jump

Esta cincuentona está empeñada en dislocarnos los hombros. Más de veinte años de éxitos y canciones bailables como Jump la colocan por derecho propio en esta lista.
7 Kenny Loggins – Footloose

Imposible no torcerse un tobillo bailando Footloose. “Footloose” tema principal de la película del mismo nombre se mantuvo en el número 1 cuatro semanas en el Billboard Hot 100, en 1984.
8 Irene Cara- What a feeling

En 1983 Irene Cara fue una de las compositoras e intérprete de la canción "What a Feeling", BSO de "Flashdance". Este tema ayudó notablemente a convertir el film en un éxito, y se convirtió en todo un hit que se mantuvo 6 semanas en el número uno de las listas de ventas norteamericanas.

9 Michael Sembello - She is a maniac

Este tema, perteneciente a la BSO de “Flashdance”, es una de las canciones más bailadas del año 1983.

10 BeeGees – Disco inferno.

No hay fiesta que se precie sin BeeGees, y sin Disco Inferno.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

De las trece me quedo con las tres últimas, con esas sublimes tres. Con esas tres que no producen esguinces ni en las rodillas ni en los pies, sino en el alma y en los recovecos del ser. Una música que no es de sobresaliente porque se pasa tres pueblos antes de llegar al diez, con esa guitarra que brama y esa garganta que tiembla y desgarra. Inmejorables.

Y es que a uno le mueve tanto la tristeza y el sentimiento que parece que sólo hubiera en su vida melancolía y un cachito de tormento. Preciosa elección.

De verdad que fue un placer escuchar de nuevo el blues de las tres.

Ertilas

Anónimo dijo...

Ja, ja, ja. Ay Raquel, ¡te puedes mover o llamo a la ambulancia? Me ha encantado este ranking de canciones para lesionarse intentando bailarlas.
Un saludo de Ana.

Gemmayla dijo...

Querida Raquel, ¿a quién se le ocurre?, juasjuas...
Estoy contigo, nadie previene, Sanidad no se moja en la prevención de las vigorexias y anorexias que presenciamos con el corazón encogido. Estoy rodeada, Raquel, de vigoréxicos/-as y anoréxicos/-as que atentan a diario contra su salud con esfuerzos estoicos al borde del paroxismo.
No hace muchos semanas vi la Noche Temática en la 2 dedicada a la anorexia y me quedé asustada y sobrecogida. ¿Sabías que hay páginas web que fomentan esta enfermedad, exponiendo imágenes del holocausto judío para jalear a las niñas adolescentes y extorsionarlas para que dejen de comer y sus cuerpos puedan gastar una TALLA ZERO?
Es demencial todo esto!!!
He sido deportista toda mi vida. En especial me ha fascinado la natación, pero siempre dentro de unos límites razonables. Hace siete años que no practico ningún tipo de deporte, porque son demasiadas las responsabilidades que me entretienen. Pero he descubierto que no hay nada como caminar, dar largos paseos a un ritmo normal, sin fatigarse.
Creo que cada persona debe de hacer examen de conciencia y analizar que tipo de actividad deportiva le conviene. Tal vez ninguna por su constitución, su capacidad. Un simple paseo en contacto con la naturaleza respirando a pleno pulmón o cuatro brazadas plácidas y tranquilas en la playa, pueden suponer para la mayoría una actividad sana y conveniente para su salud.
Estoy contigo, Raquel, no toda actividad deportiva es sana y no todos son aptos para el deporte. No el deporte como se está entendiendo en muchos frentes desquiciados.
El "hit parade" que nos ofreces me viene de perlas hoy para pasar la aspiradora, que ya me toca, juasjuas.

Smuaksssssssssssss

Raquel dijo...

Esas sublimes tres las puse en el blog hace unas cuantas semanas. Me apasiona esta música, esas voces rotas, esas historias que lloran decepciones.

Sigo intrigada, ertilas. Sospecho quien eres pero tengo dudas. ¿En qué rincón de este pañuelo hemos coincidido tú y yo?

Raquel dijo...

Hoy sí, pero ayer estaba para el arrastre :)

Bailar me ha curado la rodilla. Extraño, ¿no?

Gracias, Ana.

Raquel dijo...

Soy así de exagerada, gemmayla. Lo que no había hecho en un mes quise hacerlo en una semana.

Ese tema, el de las anoréxicas/os y vigoréxicos/as, es bastante delicado. La mente es un lugar extraño. El contacto que he tenido con estas personas me ha dejado decepcionada y con una sensación de impotencia tremenda. Son personas que se sienten tremendamente solas y atacadas por la sociedad; no las comprenden y las tratan como a locas, caprichosas o frivolas. Es muy duro odiarse a uno mismo.

Yo nunca he sido deportista, ni constante, por eso estoy de acuerdo con lo último que has escrito. Un paseo a ritmo suave, en la playa o en el campo, es un ejercicio más adecuado que una hora corriendo en una cinta andadora.

Anónimo dijo...

Pues que yo sepa, Raquel, nos hemos tecleado en tres, pero si persiste tu duda sólo tienes que leer el final de revés.

Ertilas

Raquel dijo...

Sólo tengo que leer el final de revés...

¿El final de revés?

Soy malísima para las adivinanzas. Hasta donde llego, y eso a pesar de la hora que es, el final de revés es una S...

¿Y dices que hemos tecleado en tres?

Hum...

Natalia Ortiz dijo...

Echando un vistazo a las entradas populares, he visto esta entrada.
Personalmente, igual que te digo que el ejercicio es bueno, te digo que es malo.
Me explico. En mi caso, hace dos veranos, me metí al gimnasio porque después de tanto no parar en 2º de bachillerato con la selectividad y todo, de estar tanto sentada y de sufrir ansiedad, me había engordado algún kilo que otro y no se podía permitir. Así que al meterme en el gimnasio, comiendo bien, ya tranquila después de haber conseguido todo, y yendo un día sí y un día no al gimnasio, perdí un montón de kilos. Y con el comienzo de la universidad, seguí y estaba bien y contenta. Sin embargo, apenas tenía tiempo porque el poco tiempo que se tenía, después de tanto palizón y de estar como viviendo en la universidad, se te quitan las ganas y no te vas precisamente a correr, si no a descansar. Así que iba lo que podía... y este verano, quería repetir la misma operación del pasado, pero por mantenerme en forma. Y claro... me dijeron que hiciera ejercicio en una máquina levantando un montón de kilos y el cuerpo, ese día no iba o lo que fuera, además de que a quién se le ocurre mandarme algo así. Y acabé con una lesión maja. Así que no tengo interés en volver al gimnasio jaja. Porque todo es bueno o malo según se mire y según se haga lo correcto o no

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...