Buscar este blog

31 de enero de 2017


El sueño es un estado activo en el que ocurren cambios en las funciones corporales y mentales  muy importantes para el equilibrio físico y psicológico. Durante el sueño se producen cambios hormonales, bioquímicos, metabólicos y de temperatura, necesarios para el buen funcionamiento del ser humano durante el día.


Fases del sueño

Las fases del sueño se inician con la somnolencia. En esta etapa el cuerpo inicia una relajación muscular, la respiración se vuelve uniforme, y la actividad cerebral es más lenta que la que existe durante la vigilia, similar a la fase REM. En la fase 2 las ondas cerebrales se ralentizan un poco más. Hasta llegar a un sueño más profundo, que recibe el nombre de sueño lento o fase Ÿ, en la que las ondas cerebrales ya son muy lentas, se necesitan fuertes estímulos acústicos o táctiles para despertar y predomina en la primera mitad de la noche. Posteriormente, ascendemos de nuevo hacia la fase 2, para entrar en una nueva situación fisiológica a la que llamamos fase REM porque la característica de esta fase son los movimientos oculares rápidos. Al conjunto de estas cuatro fases (1, 2, 3/4 y REM) se le llama Ciclo de Sueño, y suele tener una duración total de 90-100 minutos. Estos ciclos se repiten en 4 o 5 ocasiones durante una noche completa.
Durante la primera mitad de la noche se pasa más tiempo en sueño profundo y en la segunda mitad predominan las fases 2 y REM. Es importante que realicemos el tiempo suficiente de cada fase de sueño porque cada fase proporciona una restauración física o mental en nuestro organismo. Es decir, cada fase tiene una función específica para poder funcionar durante el día.



Funciones del sueño

Las funciones del sueño continúan siendo un enigma biológico.  La teoría adaptativa es la más antigua, y sugiere que el hecho de que durmamos por la noche, quedando inactivos,  nos aleja del peligro en un momento en que somos vulnerables frente a los depredadores, lo que facilita la supervivencia.
Pero hay otras que apuntan a que su labor sería la de:
Restaurar funciones muy importantes para nuestro cuerpo, como la reparación de tejidos, la síntesis de proteínas, el crecimiento muscular… Gracias a estos mecanismos se mejora la función cognitiva además de combatir el cansancio neurológico.
Conservación de energía; al dormir se produce un descenso en la temperatura corporal y las necesidades calóricas. El sueño supone una reducción del gasto energético en un 10%. Por lo tanto, el ahorro de energía en las ocho horas de sueño de una persona es de 120 calorías.



Plasticidad cerebral. El sueño se enlaza con cambios en la organización y estructura cerebral. El sueño es básico en los niños, que necesitan un desarrollo cerebral muy importante. Los bebés duermen entre trece y catorce horas diarias y la mitad de este tiempo lo hacen en sueño REM (la privación de esta fase de sueño afecta a la capacidad para consolidar el aprendizaje o desarrollar diferentes tareas).
Todos los investigadores están de acuerdo en considerar que el sueño tiene una función vital relacionada con la integridad neuronal y la remodelación de las conexiones sinápticas.



Consecuencias de no dormir

La privación del sueño REM en un momento crítico del desarrollo produce cambios que perduran en la función cerebral y pueden inhibir la respuesta de crecimiento del cerebro.
Entre los múltiples beneficios que trae un sueño reparador, científicos de la Universidad de Wisconsin han descubierto que dormir es crucial para la producción de mielina, una proteína que actúa como un auténtico lubricante para el cerebro.
La mielina es una proteína liposoluble que protege las células del sistema nervioso. Al dormir, (concretamente durante la fase REM, que es cuando soñamos) el organismo produce mielina. Si el sujeto, en cambio, es obligado a permanecer despierto, la proteína no se genera y hay más células que sufren estrés y mueren.



MÁS

1. Las personas ciegas sueñan
Las personas que quedaron ciegas después de nacer pueden ver imágenes en sus sueños. Los que nacieron ciegos pueden soñar aunque no con imágenes, sus sueños son igual de vividos e involucran a sus otros sentidos como olor, tacto y sonido.



2. Olvidamos el 90% de nuestros sueños
En los primeros 5 minutos tras despertar olvidamos la mitad de lo que soñamos y a los 10 minutos el 90%.
El poeta Samuel Taylor Coleridge, despertó una mañana después de tener un fantástico sueño, y se dispuso a escribir su “visión en el sueño” en lo que se convertiría en uno de los más famosos poemas: Kubla Khan. Pero fue interrumpido, Coleridge trato de continuar con el poema pero no pudo recordar el resto de su sueño, y el poema nunca fue terminado.
Curiosamente, a Robert Louis Stevenson le llegó por medio de un sueño la historia del Doctor Jeckyll y el señor Hyde, y hay mas escritores que han dicho esto, también se dice que Frankenstein de Mary Shelley nació por un sueño que tuvo su autora.

3. Todos soñamos
Todos los humanos soñamos (a excepción en casos de extremo desorden psicológico) pero los hombres y las mujeres tienen diferentes sueños y reacciones físicas. Los hombres tienden a soñar más acerca de otros hombres, mientras que las mujeres sueñan al igual con hombres y mujeres.



4. Los sueños previenen la psicosis
Estudios recientes  han demostrado que a las personas que se les despierta justo cuando empiezan a soñar, pero que aun así duermen sus 8 horas, experimentan dificultades de concentración, irritabilidad, alucinaciones y signos de psicosis después de solo 3 días.

5. Solo soñamos con lo que conocemos
Es natural que en nuestros sueños estén llenos de extraños que forman parte de nuestro sueño, sin embargo tu mente no inventa sus caras, son caras de gente real que hemos conocido a lo largo de nuestra vida, pero que no recordamos.



6. No todos sueñan a color
Alrededor del 12% de la gente sueña solo en blanco y negro. El resto sueña a color.

7. Los sueños no son de lo que tratan



8. La gente que ha dejado de fumar, tiene sueños más vividos

9. Estímulos externos invaden nuestros sueños

Esto se conoce como Incorporación del sueño y es una experiencia que seguramente muchos han tenido, cuando por ejemplo un sonido real se incorpora de algún modo a lo que soñamos.

10. Estás paralizado mientras sueñas

Aunque suene increíble, tu cuerpo está paralizado durante el sueño, esto es así para prevenir que tu cuerpo realice las acciones de tus sueños.
Algunas glándulas comienzan a segregar una hormona que ayuda a inducir el sueño y tus neuronas envían señales a la médula espinal que causa que el cuerpo se relaje y más tarde sea esencialmente paralizado.


11. Existen los sueños premonitorios
Los resultados de varias encuestas realizadas en lugares de gran población indican que entre 18% y 38% de las personas han experimentado al menos un sueño premonitorio y el 70% han experimentado un déjà vu.

12. Los sueños expresan emociones
La emoción más común es la ansiedad. Y las emociones negativas son más comunes que las positivas.



13. Se tienen entre 4 y 7 sueños en una sola noche.

14. Los animales también sueñan
Se han hecho estudios sobre diferentes animales y todos ellos muestran las mismas ondas cerebrales que muestran los humanos durante el sueño.



15. Es posible tener un orgasmo real mientras se está soñando

16. Usar el teléfono móvil antes de dormir es perjudicial, ya que la luminiscencia de la pantalla puede llegar a «engañar» a tu cuerpo y alterar la secreción de melatonina, hormona natural interna inductora del sueño. Además, retrasan nuestro reloj circadiano, disminuyen nuestro sueño REM e hiperexcitan el cerebro, cuando más necesitamos desconectar.




17. El mayor récord registrado de una persona que ha permanecido despierto sin el uso de estimulantes lo consiguió Randy Gardner en 1965 cuando tenía 17 años después de pasar 264 horas sin dormir.




6 comentarios:

Ligia dijo...

Me gustaría saber qué consiguió este último con su experimento de tantas horas sin dormir... Muy interesante todos los puntos. Yo suelo acordarme bastante de lo que sueño, y muchas veces sueño con gente que ya no está o que hace mil años que no veo... Y también tengo un sueño repetitivo de un lugar (que estoy segura de que si algún día lo veo, lo reconozco...) pero no sé qué puede significar. El mundo de los sueños es realmente asombroso. Abrazos

Montse Martínez Ruiz dijo...

Fantástico artículo has hecho, Raquel, sobre el apasionante mundo de los sueños. Leí bastante sobre el tema, hace años, y me impresionó saber que el déjà vu era más habitual de lo que yo creía.
Otra de las cosas interesantes sobre las horas de sueño es que si duermes más tienes una piel más tersa y tu apariencia es más jóven ¡apúntatelo! jeje.
Muchos besos.

Natalia Ortiz dijo...

Con tu entrada he podido aprender un montón sobre el sueño y los sueños.
Siempre oyes que hablan sobre la fase REM pero me faltaba mucha información, ni siquiera sabía cuáles eran las distintas fases ni que éstas se repiten a lo largo de la noche varias veces.

He de decir que nunca había pensado en cómo soñaban las personas ciegas, tampoco sabía que se podía soñar sólo en blanco y negro, o que soñamos con personas que conocemos: en más de una ocasión he soñado con personas y luego ni sabía recordar su aspecto ni me sonaba de nada.

Así que me ha parecido muy interesante y completa =)

Un abrazo, Raquel

Raquel dijo...

Pues al parecer lo pasó bastante mal el pobre, hasta el punto de tener alucinaciones. Dormir es sagrado, y además curativo.
Es curioso, yo también suelo soñar con un lugar que no conozco pero que veo muy a menudo en mis sueños. El mundo de los sueños es fascinante. Recuerdo que cuando era niña no me gustaba nada soñar con la gente que conocía, me daba miedo soñar algo malo relacionado con ellos y que se hiciera realidad.
Gracias Ligia por visitarme.
un beso :)

Gracias Montse, me gusta mucho leer sobre los sueños, me parece un mundo misterioso. La verdad es que antes, de más joven, tenía muchos déjà vu, y cuando me pasaba tenía que hacer algo distinto para quedarme tranquila. También tenía sueños premonitorios; muchas veces soñé cosas que luego me sucedieron o con personas que luego conocí.
muchas gracias por el dato, la verdad es que a medida que me hago más mayor mis hábitos de sueño han cambiado, antes dormía como un lirón pero hoy en día cada vez menos.
Un beso y gracias por pasarte por mis desván secreto.
:)


Gracias Natalia. La verdad es que gracias a la entrada he aprendido más sobre soñar y el sueño. Yo tampoco sabía que se repetían las fases del sueño durante la noche, pero tiene lógica.
Gracias por dejarme un comentario y por visitarme, me hace mucha ilusión verte por aquí Natalia.
Un beso y un abrazo :)

Ana Bohemia dijo...

Muy curiosos algunos datos, no sabía que los ciegos de nacimiento sueñan con sus otros sentidos, ni que las caras que soñamos con gente desconocida en realidad pertenecen a personas que no recordamos haber conocido, ¿catorce horas de sueño se pegan os bebés?, guaaaa.
Lo que sí sabia es que el sueño es muy importante y beneficioso, no no sé como lo hizo el que aguantó las 200 y pico horas despierto pero madre mía, yo odio cuando me interrumpen el sueño, y cuando estoy cansada es que se me bajan los plomos solos, no puedo aguantar con los ojos abiertos. Una cosa que he notado es que no duermo lo mismo que cuando era adolescente, ¡que pena!
Muy interesante Raque. Besos
:D

Raquel dijo...

Gracias Anita :)
Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...