Buscar este blog

4 de julio de 2016

Infierno Azul.



Hay tres cosas infinitas: el universo, la estupidez humana y el hambre de los tiburones. O  eso al menos es lo que Hollywood está empeñado en que creamos. Los tiburones son siempre los malos y tienen un ansía desmedido por nuestra sangre*
El tiburón de esta película es un pesado, un cansino, un matón, e insiste mucho; y claro, no le basta con una ballena que andaba muerta por allí, el quiere el menú completo: rubia, surfistas y estúpido borracho que sale de la nada para convertirse en rica carnaza. Este escualo tenía hambre atrasada.
A los de la meca del cine  les apasiona poner en aprietos a las rubias, ya sea sometiéndolas al acoso de  voraces tiburones, convirtiéndolas en víctimas de los “slasher” más perturbados, o haciendo que sean secuestradas por simios gigantes. Y esta rubia, Blake Lively, tiene muy mala suerte y los guionistas se ceban mucho con ella, todo sea dicho. Aún así a pesar de su mala pata posee una incansable determinación por sobrevivir. Ella es la protagonista absoluta y  sale airosa, su interpretación es creíble y consigue hacerte sentir empatía por su situación.



Todo comienza de una forma idílica. Un viaje, un retiro espiritual, una playa secreta, desierta e inaccesible, un día de surf y de pronto el lugar de aguas turquesas se convierte en el infierno.
Una de las enseñanzas de la película es que el problema de irse sola  a  un lugar sin nombre y misterioso es que dificulta mucho que alguien vaya a buscarte si te encuentras en apuros.
Pero el valor indiscutible de la película es su fotografía. La película se rodó en un lugar increíble, una playa de esas de ensueño con su arena blanca, su mar transparente y  azul intenso. Hay muchas tomas realistas, como cuando la protagonista está haciendo surf, pues las escenas están rodadas desde una perspectiva que te hace vivirlo en primera persona.  Los efectos especiales están bien y el tiburón es tan realista que algún que otro susto te da, sobre todo cuando emerge de las profundidades a traición.



‘Infierno Azul’ está dirigida por Jaume Collet-Serra y a aparte de Blake Lively participan en ella Óscar Jaenada y los surfistas Lozano Corzo y Trujillo Salas.
Aunque se la ha publicitado como la nueva Tiburón la verdad es que no, nada que ver. Sí mejora mucho en comparación con otros títulos sobre tiburones (tampoco hay que hacer mucho para superar a Sharknado), y es verdad que consigue mantener el interés de principio a fin (dura 87 minutos), pero el guión es flojo, pasan cosas porque sí, porque convienen a la historia, todo parece cogido con pinzas, incluida su resolución, y lo peor, es bastante previsible. Sin embargo es un entretenimiento refrescante para estos días de calor veraniego. Si no tienes nada que hacer en estas sobremesas ociosas de vacaciones ya sabes, una película de tiburones es lo mejor.




* Lo cierto es que los tiburones no suelen atacar a los humanos, si lo hacen  es porque  nos confunden con sus presas habituales, focas, o en un acto defensivo,  pero la verdad es que los tiburones no comen personas. De hecho si te muerde un tiburón lo más probable es que no vuelva a darte otro mordisco, no les gusta nuestro sabor.

Otra triste realidad es que son los tiburones los que se encuentran amenazados por el hombre, pues algunas especies de escualos están al borde de la extinción. Al año se matan 74 millones de tiburones. Su mala fama se debe a la potencia de sus dientes, 290 kg por cm2, una mordida capaz de cortar de cuajo una extremidad. 

7 comentarios:

Alí Reyes dijo...

Bueno...qué se le hace. es que hay mucha gente que le encanta el terror

Raquel dijo...

Sí, es un género que tiene mucho tirón, hay a quien le apasiona pasar miedo :)
Aunque con esta película miedo no se pasa, algún que otro susto pero nada más.
Un saludo.

Ana Bohemia dijo...

El tiburón se la tiene jurada y no se olvida, es muy cansino... un pelín fantasiosa la película
No estuvo tan mal, no es un peliculón pero al menos no está al nivel de sharknado, jaja, y tiene sus momentos de angustia y tensión.
Besos
:D

Carol Torrecilla García dijo...

Hola, Raque:
Una reseña muy buena, como siempre. Hilarante. Te imagino viendo la peli con cara de entusiasmo al principio, cansancio después y hastío al final. XD
En fin: te comprendo. Gracias por la reseña y por los sentimientos que transmites.
Lo mejor ha sido, además de tu simpatía al reseñar la peli, los datos reales sobre los tiburones.
Mil abrazos desde aquí.
Beni y Carol
Besos.

Unknown dijo...

Alguien sabe como se llama la playa donde la grabaron ?

Unknown dijo...

Alguien sabe como se llama la playa donde la grabaron ?

Andrina Martín dijo...

Se rodó en Australia.En Queensland's Gold Coast

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...