Buscar este blog

23 de junio de 2016

Rivales (2ª parte)


Steve McQueen y Paul Newman


Las relaciones de McQueen con sus compañeros de profesión siempre fueron tensas. Steve representaba un estilo de hombre que arrastraba a cientos de espectadores al cine. Él lo entendió y lo aprovechó, aun a costa de engrosar su larga lista de enemigos. "La gente hablaba de que era una persona muy difícil, simplemente porque no era una oveja que se dejara manejar –reveló en una ocasión  su hijo Chad-. Sabía lo que era bueno para él. Trabajaba sus papeles en casa y se hacía una idea de cómo interpretar cada escena. Se peleó a muerte con los directores para hacer las cosas a su manera. Así era para todo. Siempre al límite".
Su rivalidad con Paul Newman fue conocida, lo que motivo que parte de la industria le consideraba un paranoico con complejo de inferioridad. En 1968 le ofrecieron interpretar a Sundance Kid en 'Dos hombres y un destino', traducción de 'Butch Cassidy and the Sundance Kid'. Paul Newman ya había aceptado el papel de Butch. Steve puso como condición cambiar el título para que el nombre de 'Sundance Kid apareciera el primero. Los productores no lo aceptaron y Robert Redford ocupó su lugar.
La fijación con Newman se convirtió en algo  casi enfermizo, llevando hasta el ridículo una competición que dio mucho que hablar cuando compartieron el rodaje de 'El coloso en llamas' (1974). McQueen insistió en tener 12 líneas más de diálogo que su compañero de reparto, además de exigir que en la última secuencia apareciera solo él y que en los títulos de crédito sus dos nombres figuraran a la misma altura.
 Iniciada la filmación, pidió al departamento de vestuario que acortara la visera del casco de bombero que tenía que utilizar porque dejaba en penumbra sus ojos azules y el público solo se fijaría en los de Newman. Se le hizo ver que si cambiaban su casco, tendrían que hacerlo con todos los demás. "Pues cámbienlos todos", zanjó.
A pesar de todo cuna vez que comenzaron a trabajar juntos todo fue a las mil maravillas e incluso surgió una muy buena amistad, el rodaje estuvo repleto de bromas y risas.



Joan Crawford y Bette Davis



Una de las más legendarias rivalidades de Hollywood se dio entre las actrices Bette Davis y Joan Crawford a inicios de la década de los 60. Davis era conocida por su mal genio que se puso de manifiesto en la película en que ambas fueron protagonistas: “¿Qué fue de Baby Jane?” donde interpretaban a dos hermanas. En ese rodaje, Davis aprovechó una escena para golpear a Crawford a tal punto que Joan necesitó de unos puntos en la cabeza.  Y Joan Crawford se la devolvió. En una escena Davis tenía que arrastrarla pero tuvo problemas porque  pesaba demasiado, incluso se dañó la espalda. En realidad Joan Crowfard se había puesto pesas en los bolsillos para elevar su peso.
Durante el rodaje también Bette Davis ordenó que se colocara una dispensadora de Coca Cola en el set en clara provocación a su compañera de reparto, debido a que su marido trabajaba en Pespi.
Una vez terminadas las grabaciones, las agresiones no acabaron y Bette Davis empezó nuevamente a atacar a Crawford. En una oportunidad dijo: “No la mearía, aunque estuviese en llamas” o “Ha dormido con todas las estrellas de MGM menos con la perra Lassie”. Y cuando murió Crawford tampoco fue condescendiente: “Uno nunca debe decir cosas malas sobre los muertos, solo se deben decir cosas buenas. Joan Crawford está muerta, ¡qué bien!”.
A pesar de su enemistad, Crawford y Bette eran más parecidas de lo que querían admitir; las dos eran dos grandes actrices del Hollywood dorado, mujeres de gran carácter, competitivas, multipremiadas. Bette ganó dos Oscar y estuvo nominada diez veces. Joan ganó uno y obtuvo dos nominaciones más. Bette era directa y dominante. Joan promiscua, alcohólica y perversa.
Bette se casó hasta en cuatro ocasiones. Tenía una madre destructiva y una hermana con problemas mentales. Joan fue una madre horrible y tirana. Se casó cinco veces y se acostó con casi todo el mundo. Ambas tuvieron sonadas discusiones con sus compañeros de reparto, ambas convertían los rodajes en entornos de trabajo tensos y crispaban a actores, directores y productores.



Pepsi y Coca Cola


La rivalidad entre estas dos bebidas de cola es legendaria y centenaria.
El nacimiento de Pepsi en 1893 supuso el mayor problema de competencia para la compañía Coca Cola (1885). Aunque los inicios para Pepsi no fueron positivos; tras dos quiebras consecutivas la empresa fue adquirida por un distribuidor de Coca Cola, que consiguió plantar cara a su anterior empresa.  Sin embargo una subida de precios del azúcar le llevó a ofrecer la compañía a su eterno rival que lo rechazó. Grave error que daría lugar a una guerra sin cuartel entre ambas compañías.
Pepsi inició una actitud agresiva, aumentando las cantidades de producto y reduciendo los precios respecto a Coca Cola, aumentando sus ventas. Pero una nueva subida de los precios del azúcar complicó la existencia a Pepsi, cuya imagen era la de "la cola de los pobres". Pepsi consiguió recuperar cuotas cambiando su posicionamiento gracias a unificar su sabor y a una agresiva estrategia publicitaria.
Durante la Segunda Guerra Mundial, Pepsi amplió sus acciones publicitarias y empezó a vender sus refrescos en latas. En los 50 Coca-Cola comenzó a anunciarse en televisión, mientras que Pepsi apostó por el rebranding para intentar mantenerse a la altura de su rival.
Coca-Cola decidió salir a bolsa en 1962, coincidiendo con el lanzamiento de Sprite, una las marcas más exitosas de la compañía. Pepsi se fusionó con Frito Lay a mediados de los años 60 para crear PepsiCo, que tuvo un efecto benéfico sobre las cuentas de Pepsi durante las últimas décadas. Coca-Cola, en cambio, no ha ido más allá al sector de las bebidas y los refrescos.
El catálogo de marcas de Coca-Cola es enorme. Quince de ellas superan los 1.000 millones de dólares en ventas (Fanta, Sprite, Nestea,Aquarius Minute Maid, etc.) Aunque el catálogo de bebidas de Pepsi no es tan amplio como el de Coca-Cola, lo compensa con sus numerosas marcas de aperitivos (SevenUp, Munchitos, Lays, Ruffles, Cheetos, Ganchitos, Doritos, etc.)
Aunque Coca-Cola sigue siendo líder en el mercado de los productos de Cola, pero los ingresos de Pepsi son mayores gracias a su mayor diversificación de productos.
Algunos anuncios reflejaron esta rivalidad, como este sobre dos camioneros distribuidores de Coca Cola y Pepsi ( y otros cuatro anuncios más):


O este que se burla de los osos polares de Coca Cola:


Coca Cola también ha guerreado:


Pepsi tuvo a Michael Jackson:


Coca Cola a Papá Noel:



Personalmente siempre me ha gustado más las estrategias de marketing de Coca Cola, y sus anuncios siempre enfocados a la felicidad, a la emoción y a las personas extraordinarias, aunque de sabor me quedó con la Pepsi Light.


6 comentarios:

Ligia dijo...

A mí también me ha gustado siempre la publicidad de Coca Cola... Y me quedaré siempre con Paul Newman...ja, ja. Abrazos

Ana Bohemia dijo...

Duelo de miradas azules, Newman y McQueen, tenían una belleza parecida, aunque Paul era mas elegante y Steve mas rebelde, los dos me gustaban, pero creo que Paul tuvo mejor carrera, supongo que a Steve no le dio tiempo, murió bastante joven.
Bette Davis acojona, jaja, era de armas tomar, se notaba.
Maravillosos los anuncios de Coca Cola, yo prefiero ese sabor que el de la Pepsi que no sé pero me resulta mas azucarado, mas empalagoso, no sé. Me ha hecho gracia ver tanta rivalidad en la publicidad, ¡tremenda guerra abierta se tienen! Eso sí, yo prefiero a Michael Jackson que a Papa Noel...
Muy interesante esta entrada.
Besos
:D

Carol Torrecilla García dijo...

Dicen que las comparaciones duelen y por eso no son buenas, pero ya puestos te diré que prefiero a Newman (siempre ha sido mi actor favorito), que lo de Bette Davis y Joan Crawford me ha dejado con los vellos de punta, aunque he de reconocer que sus películas me gustan, y que prefiero la Coca-Cola a la Pepsi, aunque siempre bebo agua. =)
Un post muy bueno, Raquel. Gracias siempre. Abrazos.

Zhivago dijo...

Por lo que he visto en sus pelis, Newman siempre me cayó muy simpático, al contrario que McQueen que siempre lo encontré chulesco y prepotente.
.
De las dos angelitas siguientes ni verlas, nunca me gustaron ninguna de las dos a pesar de ser buenas actrices. Siempre las vi muy complicadas y con ese puntito de atormentadas.
.
Respecto a las colas hace que no las pruebo la tira de años. No me agradan las bebidas carbónicas, salvo la tónica.

Resumiendo... que nada me gustaría menos que tomarme una Pepsi con Joan.

Raquel dijo...

No ha habido otro como Paul Newman.
Un saludo Ligia!


Dos miradas intensas y muy azules. Eran muy parecidos pero es verdad que Steve era más "bruto" por decirlo así. Paul era elegante y carismático, y Steve magnetico y rebelde.
Bette Davis y su mirada, acojona lo suyo, es verdad.
la verdad es que la Coca Cola tiene otro sabor, es verdad que la Pepsi es mas azucarada, pero a mi la light me gusta bastante.
Un beso Anita!


A mi tampoco me gustan nada las comparaciones, cada quien tiene algo a destacar, creo yo.
No se suele decir mucho, pero hay muchos actores y actrices que tuvieron y tienen rivalidad, es un mundo muy competitivo y para algunos con pocas oportunidades cuando pasan de una edad, sobre todo les pasa a las mujeres. Lo de estas dos fue exagerado, hablaban fatal la una de la otra. Lo de Paul y Steve era una rivalidad de gallitos, tenían un perfil muy parecido.
A mi también me gusta la coca cola.
Un saludo Carol!


Era su seña de identidad y explotaba mucho esa imagen. Paul era mas cercano, el "heroe" de la película. Steve todo lo contrario, el canalla mujeriego.
Bette Davis era una actriz increíble, en Eva al desnudo está genial. Pero tenía mucho carácter, era complicada y atormentada, pero con una talento inmenso.
Respecto a la última frase, a mí tampoco. ¿Te imaginas a una Joan zombie bebiendo esas bebida de burbujas y mirándote a los ojos? De pesadilla!

Blogger dijo...

Do you love Coca-Cola or Pepsi?
SUBMIT YOUR ANSWER and you could receive a prepaid VISA gift card!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...