Buscar este blog

5 de septiembre de 2013

Extra Cine XLIV



Iron Man 3

El descarado pero brillante Tony Stark se enfrentará a un enemigo cuyo poder no conoce límites. Cuando Stark comprende que su enemigo ha destruido su universo personal, se embarca en una angustiosa búsqueda para encontrar a los responsables. Este viaje pondrá a prueba su entereza una y otra vez. Acorralado, Stark tendrá que sobrevivir por sus propios medios, confiando en su ingenio y su instinto para proteger a las personas que quiere. Durante su lucha, Stark conocerá la respuesta a la pregunta que le atormenta en secreto: ¿el hábito hace al monje o es al contrario?

No había visto las anteriores entregas pero me animé a ver la tercera parte aunque, hasta el momento, esta saga no había llamado especialmente mi atención. Pero tras conocer al personaje en “Los Vengadores”  me  enganchó su carisma y su personalidad tan fuera de lo común en otros superhéroes. Me gustó que fuera un poco gamberro y que tuviera un punto irónico; que se riera de sí mismo y que fuera cercano. Empatizar con él  no costaba nada.
En realidad seguir la película sin haber visto las anteriores no es complicado si has visto “Los Vengadores”, ya que el argumento continúa desde los hechos ocurridos en esa película; bueno, en realidad tampoco es imprescindible haberla visto; perderse en la trama es imposible.
Tengo que admitir que no suelen atraerme mucho las historias de superhéroes, me parecen todas iguales; mucha acción y los mismos recursos narrativos. Y a decir verdad lo que ofrece “Iron Man 3” es eso mismo. Un compendio de tópicos.
Está el héroe,  atormentado por los últimos y trágicos sucesos de su vida; los villanos de la función, sobreactuados y pasados de rosca; y la acción, muy ruidosa.  Se nota que han apostado por el humor, y lo hay pero ese humor tontorrón y absurdo que nunca se transforma en carcajada.
Es la tercera parte, y se nota el desgaste. La película es flojilla, ligerita, y aunque dura dos horas nunca llega a aburrir ni a cansar. Es una película hecha a medida para su actor protagonista. A Robert Downey Jr. se le nota muy cómodo con su personaje, y lo trasmite. 4,8




The Purge: La noche de las bestias


Año 2022. En una futura sociedad distópica, el régimen político vigente, llamado Nueva Fundación de los padres de América, ha decidido como medida catárquica implantar la "purga anual", una regla por la que una noche de cada año se puede cometer cualquier crimen, incluyendo asesinatos y violaciones, sin tener que hacer frente a las consecuencias ni responder ante la justicia. Así, cuando las viciadas nuevas reglas del mundo exterior amenacen su casa, los miembros de una familia verán su vida en peligro, en el transcurso de una terrorífica noche durante la cual todos se verán puestos a prueba para ver hasta dónde son capaces de llegar para protegerse.

Sugerente ¿no? Pues todo el interés que pueda haber se queda en la sinopsis, porque a la hora de desarrollar la idea la oscuridad se adueña de la función y las buenas intenciones se pierden por el camino.
Lo peor es que con una duración de 86 minutos, y partiendo de una idea tan sugestiva con la que poder explayarse a gusto,  se haga tan larga sin que realmente pase gran cosa. Un guión escueto, una idea desaprovechada, y unos personajes con los que es imposible conectar, ya que no han sido del todo desarrollados; así es como resumo lo que, a mi parecer, es “The Purge: La noche de las bestias”.
Cuando leí de qué iba mi interés se despertó. Aunque sea de pasada la película plantea interesantes cuestiones. La violencia es un tema presente en nuestro día a día. Una cualidad del ser humano, a veces soterrada, a veces manifiesta. Cualquiera puesto a prueba, en una situación extrema, o de exaltación, puede llegar a ejercerla. Y queramos o no, sentimos tanto rechazo como fascinación por ella.
En este futuro que nos recrea The Purge la violencia está permitida una vez al año, y gracias a esa noche anárquica, en la que nada es ilícito, la sociedad avanza; ya no hay crisis, no hay paro ni delincuencia, se ha llegado a un estado de bienestar completo, aunque en realidad, bajo la piel, siga latente ese germen alimentado de insatisfacción y odio. No hay consideraciones morales ni éticas que valgan; purgar “las calles” para eliminar de la sociedad los puntos más “débiles”, o los que molestan a nuestros intereses, es una idea aceptada que va en beneficio de la comunidad. Una terapia para liberar la oscuridad de las almas.
Pero la película no llega a profundizar del todo en la idea de violencia que plantea.
La atmósfera de película de terror, expectación durante muchos minutos, oscuridad durante otros muchos,  a mi no me produjo la tensión que buscaba, más bien me aburrió. Cada paso de los personajes, inmersos en la penumbra de su casa asediada por unos perturbados, es demasiado previsible para resultar verdaderamente inquietante.
La crítica social se pierde entre  tanto cliché del género de terror/thriller. La película no está a la altura de lo que plantea en su sinopsis, de hecho se queda muy por debajo. Aunque la premisa es interesante la forma de desarrollarla no es buena. Abarca más de lo que puede apretar.  4



Un amor entre dos mundos (Upside Down)

En “Un amor entre dos mundos”, Adam es aparentemente un tipo ordinario en un universo extraordinario. Vive de manera humilde con lo que gana, pero su espíritu romántico sostiene en la memoria a una chica que conoció una vez en otro mundo, un lugar que existe justo encima de él, más allá de su alcance. Su flirteo de la infancia será un amor imposible, pero cuando ve a esa misma chica, Eden, en la televisión, ninguna ley ni ciencia le impedirá reencontrar el camino para estar junto a ella.

El amor es una fuerza más grande que la gravedad. Porque vivir en dos mundos separados no es un impedimento tan insalvable como para no enamorarse.
La verdad es que cuando vi el tráiler, hace unos meses, me llamó la atención la historia. Cuando pude verla no lo dudé. Tenía esperanza de ver algo que me conmoviera. Y sí, puedo decir que visualmente es una historia maravillosa. No he visto nada mejor a ese nivel en el cine en el último año. Cada una de las escenas es arte. La fotografía es soberbia. Los efectos visuales son increíbles. Y la trama arranca con unas expectativas prometedoras. Parece que vamos a ver un espectáculo por el que vale la pena pagar. Pero todo se desmorona a la media hora.
Tengo que admitir que no me aburrí, pero  cuando terminé de verla si que me quedó una sensación de vacio. La historia de amor es floja, demasiado típica, y está resuelta muy precipitadamente. Todo lo demás que se plantea en la película, los dos mundos separados, los de arriba ricos, los de abajo pobres, los recursos que roban los de arriba a los de abajo, la crítica que esconde, todo se desaprovecha y queda en un segundo e ingrato plano.
Algo falla y no me extraña que haya pasado, y esté pasando, tan desapercibida. La crítica no ha sido tampoco muy benévola. Costó unos 60 millones de dólares, uno de los presupuestos más caros que ha manejado un director argentino hasta el momento. Pero a Juan Solanas no le salen las cuentas, al punto que la película ya se considera un fracaso comercial; en EEUU la recaudación en taquilla fue ridícula, y en Europa más de lo mismo.
Mi opinión está dividida. No puedo considerarla buena, pues para que una película me llegue de verdad debe tener un argumento a la altura y aquí no es así. El punto fuerte está en la parte técnica; impecable. Pero una película no se mantiene únicamente por su bonito o lujoso envoltorio, tiene que haber una buena trama, un buen guión respaldando eso. Y aquí eso falla, y de qué manera. Ojalá hubieran equilibrado más la balanza, ahora estaría hablándoos de una buena película, en cambio desaprovecha todas sus posibilidades en favor de contarnos una plana, y más que tópica historia de amor.
La recomiendo. Puede que falle en muchas cosas, pero hay que verla, aunque sólo sea porque lo que ofrece visualmente tiene mucha magia. 5



Kick Ass 2: Con un par.

Después de que la loca valentía de Kick-Ass inspirara a toda una oleada de nuevos defensores del bien dirigidos por el implacable coronel Barras y Estrellas, nuestro héroe decide unirse a ellos. Pero cuando Bruma Roja, que regresa con el nombre de El Hijoputa, decide deshacerse de esta panda de superhéroes aficionados, solo Hit Girl podrá impedir que los aniquile.

Hace unos cuantos años Kick Ass revolucionó las taquillas, llevando a las pantallas de cine una historia de superhéroes bastante diferente. Una historia llena de violencia y humor socarrón, muy gamberra, y bastante perversa, con unos protagonistas difíciles de encajar en el término “héroe de acción”, incluyendo también a los malos; aquí rozando el patetismo más extremo.
Encabezando el reparto el personaje de Dave Lizewki, un adolescente enclenque, obsesionado con los cómics, que tiene un sueño: convertirse en superhéroe; para seguir con los personajes de Big Daddy y Hit Girl, padre e hija, que al igual que Dave comparten un mismo sueño, luchar contra el mal.
La película funcionó bastante bien, en parte por su frescura, en parte por ofrecer algo distinto, o al menos algo con una envoltura más atractiva para los fans de los cómics y los superhéroes de toda la vida. Que llegara la secuela era cuestión de tiempo.
Han pasado tres años desde que fue estrenada la primera, y precisamente eso es lo que se nota en esta continuación. Se intenta repetir el éxito siguiendo las mismas pautas; hay violencia gratuita, algo de sangre y escenas desagradables, el humor sigue la línea anterior, los personajes más carismáticos repiten, pero el impacto ya no puede ser el mismo. Ha perdido su capacidad para sorprender.
Aún así, aunque supone un bajón respecto a la primera, tiene momentos muy entretenidos. Pero sólo podrás disfrutarla, o tolerarla, si eres fan de este tipo de historias; y sobre todo si lo que buscas es un tipo de entretenimiento sin muchas complicaciones.
A destacar el trabajo de Chloé Grace Morezt, ya que es realmente su personaje el que sostiene la película.  Ah, también sale de refilón Jim Carrey; y eso que su personaje prometía.
Blockbusted para los últimos coletazos del verano. 5,4



2 comentarios:

Ana dijo...

Interesantes criticas.
De las cuatro sólo he visto una, la de un amor entre dos mundos y estoy de acuerdo con tu opinión: bonito envoltorio pero escaso contenido, sobre todo ese final que te quedas desinflada y pensando, "y ya, ya se acabó, ¿así?, pues vaya..."
No sé que pasa con el cine de ahora pero los productos ofrecidos no están a la altura en entretenimiento, al final siempre hay una pega, son bonitos estéticamente pero no ofrecen nada nuevo ni impresionante, y eso que esta peli prometía.
Las otras tendré que verlas, la que mas me "llama" es la de Kick Ass 2, a ver que tal.
:D

Raquel dijo...

Gracias Anita :)
El problema principal de Un amor entre dos mundos es que la historia no está a la altura de lo que ofrece visualmente, y sobre todo que desaprovecha el filón que ofrece al principio, al presentar los dos mundos, pues parece que la película va a ofrecer más, de hecho podría haber ofrecido más, pero al final no, opta por la trillada historia de amor.
De estas te recomiendo Kick Ass 2, no es nada del otro mundo pero entretiene.
Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...