Buscar este blog

26 de mayo de 2011

El pino canario


 Un árbol que resurge de sus cenizas.



Dicen que el pino canario es el ave fénix de los seres vivos. Pues es el único capaz de regenerarse a sí mismo a partir de sus restos, de sus propias cenizas.


Pinus canariensis, el Pino canario o Pino de Canarias es una conífera endémica de las Islas Canarias. Aparece fósil abundantemente en los sedimentos neógenos del Suroeste de Europa (Plioceno de Murcia y del Sur de Francia), desde donde se piensa que las aves transportaron sus simientes a las Islas Afortunadas.
El pino canario es un árbol elevado, que habitualmente alcanza 15-25 m aunque puede sobrepasar los 60 m de talla y 2,5 m de diámetro en la parte baja del tronco. La copa es cónica y muy regular hasta edades relativamente avanzadas, redondeada o irregularmente lobulada en los pies muy añosos.
Pertenece a la familia Pinaceae, que está integrada por 10 géneros y alrededor de 250 especies ampliamente repartidas por todo el Hemisferio Boreal. Es sin duda la familia de Coníferas de mayor importancia forestal, marcando sus bosques el límite altitudinal y latitudinal en la distribución de la vegetación arbórea. Sus bosques, naturales o de repoblación son de gran importancia económica.
El pino canario es especie ornamental de primer orden por su follaje largo, fino y colgante, de color verde intenso, por su porte cónico perfecto hasta edad avanzada, su ramificación regular en candelabro y su gran amplitud ecológica, todo lo cual le ha hecho ser estimado y conocido de jardineros y arboricultores de diversos países, en especial en Francia, por cuya Costa Azul se halla profusamente difundido. En la Península es frecuente verlo en jardines, parques y casas de campo de Sur y Levante, hasta en las zonas semiáridas de Almería y Murcia, cuando no se trate de terrenos salinos, siendo relativamente abundantes los ejemplares de gran talla.
Puede alcanzar entre 400 y 600 años de longevidad.





De una forma u otra, el pino siempre ha estado presente en la vida cotidiana de los canarios. Antaño les proporcionó leña para cocinar y calentarse, madera para construir casas, iglesias, barcos, muebles, cajas, lagares, canales de agua, carretas, aperos de labranza y muchas más cosas. Con sus palos fabricaron lanzas para defenderse y andar por riscos y barrancos, se alumbraron con haces de tea, curaron algunas enfermedades con su resina, y con la pinocha rellenaron colchones, hicieron estiércol y protegieron las manillas de plátanos para que llegaran en perfectas condiciones a su destino. Antes de la conquista, los antiguos canarios se alimentaron con sus piñones. y utilizaron la resina, entre otros productos, para momificar a los muertos. En lengua bereber, la palabra tayda significa pino. y es posible que algunos topónimos aborígenes, como Teide y Taiga, en Tenerife, o Taidía, en Gran Canaria, hagan referencia a estos árboles.




Pino de Pilancones, Gran canaria.  Murió en 2008 devastado por el fuego  a la edad de 401 años. Medía 47 metros de altura y su tronco tenía 8 metros de perímetro.

La importancia del pino canario ha quedado reflejada en numerosas tradiciones históricas, culturales y religiosas. Muchos topónimos están relacionados con el pino y sus productos. El Pinar, Pinoleris, Pinomocho, Pino Santo, Charco del Pino, Pino de la Virgen, Pinos Altos, Pinos Dulces, Cruz de Tea, Llanos de la Pez, etc. Algunos pinos centenarios son históricos, como el de La Campana, en La Victoria de Acentejo, donde se celebró una misa tras la derrota de los guanches; otros son conocidos por su extraordinario tamaño, como el Pino Gordo de Vilaflor; otros, en fin, deben su fama a cuestiones religiosas, como el Pino Santo de Teror, en cuya copa apareció la imagen de la Virgen del Pino.






Pino gordo, Vilaflor, Tenerife.

El hecho de que el pino canario sea resistente al fuego, junto con su capacidad de rebrotar tras las talas y sus pocos requerimientos de suelo, han condicionado que sea ampliamente utilizado para repoblaciones en otras regiones del mundo, desde la Península Ibérica hasta Italia, Sudáfrica e incluso Argentina.


Pino de la Virgen del Paso, La Palma. 775 años, el más viejo de Europa.


Ermita y pino, El Paso, La Palma.


6 comentarios:

Nacida en África dijo...

Mi querida Raquel: Es una hermosura el pino canario y jamás hubiera imaginado ni ese diámetro ni esa longevidad.¡Cuántas leyendas canarias podrían contar si hablaran!

Brisas y besos.

Malena

Juli dijo...

Querida Raquel, hoy estuve mirando tu blog (si, me lei TODO jaja) y me parecio impresionante la manera en la que consigues la inspiracion para escribir! Queria pedirte si podrias decirme de dónde sacas tanta inspiracion! O como lo haces no se! jaja bueno, desde ya muchisimas gracias.
Juli.

Ana dijo...

Increible descripción: un árbol que resurge de sus cenizas.
La pena es que no sea inmortal, ¿no? Si lo fuera el pino de Pilancones aún podría seguir cumpliendo decenios de vida.
¡Que grande es el de Vilaflor! Tenemos que ir a verlo, que no lo conozco personalemnte, jaja.
Un beso
:)

Natalia Ortiz dijo...

Vaya, conocía a vuestro gran Drago milenario, pero no sabía lo que has contado del pino canario. No me podía imaginar que este árbol resistiera al fuego. ¿Sorprendente verdad?
Se ve un árbol muy longevo, sin duda :) Aunque esto de las edades bien sabemos que no hay certeza, pues sólo hay que ver lo que oscila la edad en el Drago milenario, según unos u otros.
De todas las utilidades de vuestro pino, me quedo con la de curar enfermedades, pues la salud es muy importante. Y yo misma de pequeña, cogía piñones cerca de mi casa, en un parque en el que hay unos cuantos pinos, por lo que me trae bastantes recuerdos. Luego en casa, me ayudaban a abrirlos y me los comía. Si te digo la verdad el Pino Gordo de Vilaflor, me suena. De hecho cuando estuvimos por allí, quisimos verlo, pero no lo supimos encontrar. Otra vez será...
Un beso, Raquel. Muy interesante :) Si me tientas con estas entradas, empezaré a escribir sobre Tenerife jaja

Raquel dijo...

A mi también me ha sorprendido su tamaño y su longevidad.
Es un árbol increíble.
Gracias por comentar y un beso grande :)


¿Todo? :) Pues muchas gracias por tomarte la molestia de hacerlo.
Busco inspiración en mis aficiones. Me gusta mucho leer, soy curiosa por naturaleza, me apasiona el cine, el arte, y escribir. De todas esas cosas.
Si puedo compartir algo y ese algo le puede servir a otra persona lo cuelgo en el blog.
Un saludo Juli :)


Pues sí, tenemos que ir a verlo que siendo de aqui es una pena que no lo hayamos visto nunca.
Un beso grande :)


Muy sorprendente esa capacidad de resistir al fuego. Una buena protección para un árbol :)
Tienes razón, lo de la edad es relativo y dificl de asegurar, a mi desde luego 775 años me parece mucho tiempo, pero quien sabe.
Lo que más recuerdo de los pinos es su olor, es un olor que se queda impregnado en la ropa, y las piñas también; siempre que iba al monte me traía unas cuantas.
Gracias Natalia por tu mensaje.
Un beso :)

Julio Santos Sanz dijo...

Sería interesante coger alguna semilla para plantar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...