Buscar este blog

10 de mayo de 2010

En el limite del amor


The edge of love
Director: John Maybury
Intérpretes: Keira Knightley, Sienna Miller, Matthew Rhys
País: Reino Unido
Año: 2008.
Duración: 110 min.
Género: Melodrama
Guión: Sharman Macdonald
Fotografía: Jonathan Freeman
Música: Angelo Badalamenti

'En el límite del amor' es una historia sobre dos mujeres poco convencionales y combativas que mantienen una relación con el carismático poeta galés, Dylan Thomas, que ama a las dos. Vera Phillips y Dylan Thomas, pareja en la adolescencia, se reencuentran diez años después en Londres durante la II Guerra Mundial. Ella es cantante y él escribe propaganda en un intento de ayudar al país. La magia renace entre los dos, pero Dylan ya está casado con la alegre y aventurera Caitlin."

Con un característico aire inglés se presenta “En el limite del amor”. Una película hecha a medida para su actriz protagonista, Keira Knightley, a la que ya hemos visto interpretar este personaje en otras ocasiones, como por ejemplo en “Expiación”. Aunque Keira está muy correcta en todo momento es su compañera Sienna Miller quien se lleva el gato al agua; su interpretación es superior al la del resto del reparto.


El guión, realizado por Sharman Macdonald, madre de Keira Knightley, cojea en muchos aspectos. Hay momentos, pretendidamente intensos, que no consiguen conmover y que directamente te dejan indiferente. Un claro fallo de guión, ya que los personajes son mostrados de forma ambigua. Por este motivo mucha de las escenas que desfilan por la pantalla son confusas, consiguiendo el efecto contrario al deseado, ya que no llegas a conectar con los personajes y sus sentimientos, ni te preocupa involucrarte en la historia que te están narrando. Un ejemplo de esto es la relación de Vera y su marido, un Cillian Murphy bastante desaprovechado, que en la película tiene el difícil papel de encarnar a un hombre transformado por el horror de la guerra y los celos.


La película tiene todos los elementos necesarios para ser buena; buenas interpretaciones, una historia interesante, una buena fotografía, (esos colores plomizos e intensos de Escocia), una banda sonora excelente, pero se queda en el intento, le falta chispa y un poco de esa pasión que supuestamente destilan sus personajes, atormentados por los celos, la guerra, el alcohol y el deseo. Pero es que todo es tan contenido, tan prudente que no traspasa, que no llega. Le falta energía, locura; esa que estoy segura derramaban Dylan Thomas y sus mujeres. Aquí todo esto se intuye tras un velo, una autocensura incomprensible. Y hay material, porque hay momentos en que todo esto se refleja, pero son momentos escasos, muy fugaces. Esos momentos por los que vale la pena ver “En el limite del amor”, momentos de evasión en los que con el acompañamiento de los poemas de Dylan Thomas paseamos por una playa fría y desierta; o aquellos de dolor que se asoman a los ojos de una mujer derrotada por las circunstancias.



De los suspiros algo nace
que no es la pena, porque la he abatido
antes de la agonía; el espíritu crece
olvida y llora:
algo nace, se prueba y sabe bueno,
todo no podía ser desilusión:
tiene que haber, Dios sea loado, una certeza,
si no de bien amar, al menos de no amar,
y esto es verdadero luego de la derrota permanente.

Después de esa lucha que los más débiles conocen.
hay algo más que muerte;
olvida los grandes sufrimientos o seca las heridas,
él sufrirá por mucho tiempo
porque no se arrepiente de abandonar una mujer que espera
por su soldado sucio con saliva de palabras
que derraman una sangre tan ácida.

Si eso bastase, bastaría para calmar el sufrimiento,
arrepentirse cuando se ha consumido
el gozo que en el sol me hizo feliz,
qué feliz fui mientras duró el gozar,
si bastara la vaguedad y las mentiras dulces fueran suficiente,
las frases huecas podrían soportar todo el sufrimiento
y curarme de males.

Si eso bastase: hueso, sangre y nervio,
la mente retorcida, el lomo claramente formado,
que busca a tientas la sustancia bajo el plato del perro,
el hombre debería curarse de su mal.
Pues todo lo que existe para dar yo lo ofrezco:
unas migas, un granero y un cabestro.

Dylan Thomas

7 comentarios:

Malena dijo...

Mi querida Raquel: Me saben mal estas películas que pudiendo llegar al corazón de las personas porque la temática lo lleva implícito, se quede solo en unas pequeñas cosquillas que te dejan frio.

Eso me recuerda a una película que he visto este fin de semana y que se llama "Viaje fantástico a Africa" en 3D y le pasa igual. La temática puede dar mucho de sí pero tanto el autor como el director han coqueteado con la fantasía pero el resultado final es que no te sumerje en ese mundo.

Me encantaría que si la vieras me dijeras que opinas tú de ella.

¿Me he extendido mucho? :(

Mil besos y mil rosas.

Nacho dijo...

Lo que pudo haber sido y no fue.

Saludos cordiales.

Raquel dijo...

Para nada, Malena, no te has extendido mucho. Me suena haber leído algo sobre esa película que mencionas, por algo de la utilización del 3D. He visto el trailer y se me recuerda en algo a "La historia interminable". Lo que he visto me gusta.
Muchos besos.


Así es, Nacho. Pudo haber sido una película sobresaliente y se ha quedado en el aprobado.
Saludos.

Ana dijo...

Aún no la he visto pero tengo intriga, a ver si coincidimos en las opiniones. Cuando la vea ya te contaré, de todas formas me gustan las películas ambientadas en esta época. El poema genial.
Un beso
:)

Prometeo dijo...

Pues estoy contigo y por eso la tengo en al lista de repuestos, al final en todo caso en dvd, cuando salga.
Un abrazo.

Consuelo Labrado dijo...

Sólo me paso a dejarte un saludo y un beso.

Raquel dijo...

Ana, cuando la veas, si te animas a pesar de mi critica, me cuentas qué te pareció; a ver si coincidimos. No es que me parezca mala, solo que pudo haber sido mejor de lo que fue.
Un beso.


Pues creo que será lo mejor, cuando salga en dvd, o mejor, cuando la pongas en la tele.
Un abrazo, Prometeo.


Hola Consuelo, cuanto tiempo sin saber de ti. Espero que te encuentres bien.
Un beso grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...