Buscar este blog

28 de mayo de 2010



En un profundo lago de agua dulce, muy cerca de la ciudad escocesa de Iverness, habita este entrañable monstruo acuático de cuerpo alargado, parecido a un dinosaurio prehistórico. Su aspecto -cuello largo y cabeza de reptil- ha llevado a muchos científicos a creer que podría tratarse de un pleistosaurio; un reptil gigante que vivió hace cerca de 70 millones de años; aunque esta es sólo una de las muchas hipótesis que planean sobre la mítica imagen del monstruo del lago Ness. Los avistamientos y rumores sobre la presencia de una extraña criatura en las gélidas aguas de este lago de Escocia se remontan a muchos siglos atrás. Hace 1500 años ya se hablaba del monstruo. Pero fue en el siglo XX cuando Nessie cobraría fama mundial. En la década de los 30 el periodico Iverness Courier publicó la noticia de una pareja local que dijo haber visto "un enorme animal rodando y hundiéndose en la superficie". El informe del "monstruo" (título elegido por el editor del Courier) se convirtió en una sensación entre los medios. Las editoriales de Londres comenzaron a enviar reporteros a Escocia, e incluso un circo ofreció una recompensa de 20.000 libras esterlinas por su captura. En 1934 el cirujano R.K. Wilson consiguió “fotografiar” a la criatura. Durante años esa fotografía circuló como la “evidencia absoluta” de su existencia, hasta que en 1994 se demostró que había sido falsificada. Ya era tarde, la imagen de Nessie se había convertido en un símbolo de Escocia y en uno de los misterios que más han dado que hablar.
Por ser uno de los monstruos mas sociables que se conocen, por estar siempre disponible para los turistas y curiosos que se acercan a sus aguas, por ser el bicho más tierno de todo el ranking…Nessie es mi número uno.


Este esquivo ser vive en las zonas boscosas de la cordillera del Himalaya. Tiene la apariencia de un simio gigante y está emparentado con el BigFoot. Aunque no existen pruebas concluyentes sobre su existencia muchos son los testimonios de personas que aseguran haberse topado con este huidizo personaje o que han visto sus huellas en la nieve. Un hecho que no puede pasarse por alto es que la principal fuente de información acerca del "hombre de las nieves" proviene de los nativos de la zona: principalmente los sherpas de Nepal, pero también los lepchas de Sikkim y los habitantes del Tibet. Muy pocos occidentales han visto al Yeti cara a cara, entre ellos, uno del inglés W. Knight en Gantok, Sikkim (1905) otro del polaco Slavomir Rawicz en algún lugar cerca de Bhutan (1946) y, el más reciente, del alpinista norteamericano Craig Calonica en la cara tibetana del Everest (1998). La mayor parte de las veces, los testigos se limitan a informar sobre una silueta nocturna cuya aparición viene precedida de un agudo silbido o una figura lejana detrás de un grupo de rocas.
A pesar de la fama que le han querido atribuir al pobre a mi me enternece este peludo hombre de las nieves. No es abominable, ni tiene tan mal genio como parece; simplemente es un tímido redomado y le gusta disfrutar de su soledad. Le molestan enormemente los curiosos que no respetan su intimidad. Aunque no es muy fotogénico, y siempre sale con cara de enfado, tiene un buen fondo. Por eso es el número dos en mi ranking de monstruos.


Al igual que el Yeti, el BigFoot tiene apariencia simiesca y unas proporciones gigantescas. Con dos metros de altura y ciento sesenta kilos de peso bien repartidos resulta complicado pasar desapercibido. Hace dos siglos que se le sigue la pista, desde que en 1811 un comerciante llamado David Thompson se encontrara en las montañas Rocosas unas extrañas y descomunales huellas. Aunque hay testigos que aseguran haberlo visto e incluso fotografiado, el BigFoot es muy huidizo y apenas se deja ver, y eso a pesar de su envergadura. Al igual que pasara con los otros dos monstruos anteriores los lugares donde se le ha creído ver han visto aumentado el número de visitantes y curiosos. Porque sería una injusticia no colocarle justo después del Yeti, este pie grande es mi número tres.


En escandinavo “kraken” significa animal enfermo aunque esta palabra puede referirse también a “algo retorcido”. En alemán significa pulpo. El Kraken es una criatura marina de la mitología escandinava y finlandesa descrita comúnmente como un tipo de pulpo o calamar gigante que, emergiendo de las profundidades, atacaba barcos y devoraba a los marinos. Según se dice, el Kraken medía más de 2,4 kilómetros y poseía fuertes y largos tentáculos, capaces de enroscarse con facilidad en los mástiles de los barcos y así, llevarlos al fondo del mar. A menudo, el Kraken era confundido con islas.
Sus ojos rojos se asemejaban a dos hogueras de fuego líquido.
Aunque me encanta el pulpo a la gallega y a la vinagreta tengo que admitir que me da un poco de repelús, será por sus tentáculos largos y llenos de ventosas, y aunque igualmente el calamar está para chuparse los dedos, el animalito es de los que dan yuyu, con su pico y esos ojos, los más grandes de todo el reino animal, que no me extraña que aterrorizaran a los pobres marinos cuando al mirar mas allá de la superficie del mar veían dos llamas rojas como fuego del infierno. Por eso y por ser seguir siendo un misterio hoy en día, el Kraken ocupa la cuarta plaza en este ranking de bichos.

El kraken, criatura mitológica de origen escandinavo, con forma de pulpo o calamar, peligroso frecuentador de todos los mares, especialmente de los del Norte, aparecía a menudo en las crónicas de los navegantes antiguos.



Cerbero, en la antigua mitología, era un perro con tres cabezas y una serpiente por cola cuya labor era guardar las puertas del Hades, para que ningún humano entrara sin permiso y al mismo tiempo, para que ningún espectro consiguiera salir de los infiernos. A la orilla del río Aqueronte, frontera entre los vivos y los muertos, y con la única compañía del barquero Caronte, el Can Cerbero siempre alerta, fue la pesadilla para todos aquellos valientes héroes que se atrevieron a cruzar aquellas puertas sin el permiso de Hades.
Su origen se relaciona con la constelación de Cetus, en la que se puede intuir las formas de las puertas del inframundo cerradas y una bestia de tres cabezas en el centro guardándolas.
Las menciones sobre Cerbero a lo largo de la historia son muchas y variadas. En algunas aparece incluso hasta con cien cabezas y cola de dragón y en otras posee serpientes en su lomo. Aunque la clásica de tres cabezas es la más común.
El mito de perros como guardianes de los infiernos aparece también en otras culturas, como es el caso del perro ensangrentado de Garm, de la mitología escandinava.
Lo pintan fiero pero en el fondo Cerbero es un buenazo, y si no preguntadle a Heracles o a Orfeo, los únicos que supieron ver que más allá de su apariencia feroz se escondía un ser manso y sensible, falto de mimos y con un gusto especial por la música.


El origen de Mothman proviene de una leyenda urbana de EEUU. Se dice que su aparición suele estar asociada a futuras catástrofes personales o generales. Su aspecto físico es la de un humanoide de más de 2 m de altura, con grandes alas que se repliegan, cubierto de pelo gris oscuro, con grandes garras en las patas, y con dos grandes ojos rojos y luminosos a los que se atribuyen facultades hipnóticas y paranormales.
Los primeros testimonios datan del año 1966, de Point Pleasant (Virginia Occidental). En la noche del 14 al 15 de noviembre dos matrimonios paseaban en automóvil cerca del sector conocido como "área TNT", una zona de antiguos depósitos militares de explosivos usados durante la Segunda Guerra Mundial. Observaron al lado del camino una criatura de unos 2 m de altura, con dos alas plegadas a la espalda y que les miraba con dos brillantes ojos de color rojizo. El conductor aseguró haberse dirigido hacia la carretera principal y los ocupantes aterrorizados habrían sido seguidos hasta la misma entrada del pueblo. Los testigos afirmaron haber oído un agudo grito proveniente de la criatura; después de su declaración a la policía se ordenó una exhaustiva búsqueda en el "área TNT", sin aparecer ninguna evidencia de dicha criatura.
En 1975 John A. Keel escribió The Mothman Prophecies, una novela basada en los hechos que fue llevada al cine en 2002, con el nombre de Mothman: La Última Profecía, dirigida por Mark Pellington y protagonizada por Richard Gere.
Si has visto la película de Richard Gere tal vez me entiendas; la visión de ese bicho extraño y su “chillido” fue demasiado para mi sensible espíritu. La película es lo más parecido a un mal sueño, y no precisamente por su calidad, que también, sino por esa atmósfera agobiante que se crea en torno al misterio del hombre polilla, a una fotografía y puesta en escena muy extraña, irreal y oscura que me dejó mal cuerpo. Por todo ese mal rollo el Mothman es mi número seis.



El origen de esta leyenda es bastante reciente, aunque hay antecedentes de ataques similares desde el siglo XIX. Oficialmente, el chupacabras es una especie de vampiro, proveniente de una leyenda popular latinoamericana vigente aún en las creencias populares. El chupacabras dejaba sus rastros en animales de granja que aparecían muertos, e incluso mutilados (con la lengua o el rabo cortado), sin sangre y con un orificio en el cuello.
El chupacabras es, de acuerdo a los relatos populares, una criatura de un poco más de un metro de altura, semejante a un perro, un canguro o un mono. Posee colmillos y alas. Para algunos, es una criatura anormal, un mutante producto de la contaminación, para otros un ser extraterrestre e incluso hay quienes afirman que es el resultado de experimentos científicos secretos.
En fechas reciente el mundo se sorprendió con la noticia del posible hallazgo de un esqueleto de Chupacabras en un poblado de Costa Rica. Tras ser examinado exhaustivamente por un equipo de científicos, se dictaminó dos días después, y sin ningún tipo de dudas, que se trataba del esqueleto de un perro. Posiblemente esa sea la explicación más plausible al misterio del Chupacabras: el ataque de perros salvajes, aderezado por la imaginación popular.
Esta es una de las leyendas urbanas que mas ha dado que hablar en los últimos tiempos. La imaginación es una cosa portentosa. No me extraña que la pinten con alas, porque cuando la imaginación vuela el perro salvaje que mata gallinas en un corral se transforma en un bicho gigantesco, con cuernos, de origen extraterrestre, con una sed descomunal de sangre, y con la capacidad de cambiar a voluntad de apariencia, pudiendo adoptar la forma de un canguro, mono, o si se le antoja, hasta de dinosaurio.


El basilisco es un ser creado por la mitología griega descrito como una serpiente que tenía el poder de matar con su mirada, su voz, o sólo tocando a la víctima. Hay tres descripciones de este monstruo: En el siglo VIII era descrito como una serpiente con unos cuernos en la cabeza en forma de corona. En la Edad Media pasa a ser un gallo con cuatro patas, plumas amarillas, grandes alas espinosas y cola de serpiente, que podía terminar en garfio, cabeza de serpiente o en otra versión cabeza de gallo, la teoría era que era un huevo de serpiente incubado por un viejo gallo. Por ultimo San Isidoro de Sevilla describe al basilisco como el rey de las serpientes: los reptiles se someten a él por su peligrosa mirada que asesina a quien lo ve directamente a los ojos (de ahí proviene su fama) y por su veneno letal.
Algunas leyendas dicen que, Alejandro Magno mató a uno haciendo que este se viera a si mismo en un espejo.
No solo fue su descripción o que Alejandro Magno luchara con uno lo que lo hizo tan famoso si no que se le relacionaba con la Alquimia ya que varios autores (Theophilus Presbyter, Hermes Trismegisto) decían que tenía la capacidad de transformar el cobre, plata en oro.
Porque hay miradas que matan y famas que pesan, este Basilisco es el número ocho en mi ranking.


La única forma de vencerlo era utilizando un espejo para reflejar la maldición.



En la mitología griega, la Hidra de Lerna era un despiadado monstruo acuático ctónico con forma de serpiente policéfala (cuyo número va desde 5 hasta 100 e incluso 10.000) y aliento venenoso, a la que Heracles mató en el segundo de sus doce trabajos.
Una de sus cabezas era especial, pues era la que dirigía a todas las demás, siendo la única que no podía ser destruida. Su guarida era el lago de Lerna en el golfo de la Argólida (cerca de Nauplia). Bajo sus aguas había una entrada al Inframundo que la Hidra guardaba.
Este animal fabuloso descendía de Tifón, Equidna y –según Hesíodo, en su Teogonía– de la Diosa de la Tierra, Gea. Se decía que la Hidra era hermana de Quimera y del Cancerbero.
Por ser uno de los monstruos más difíciles de destruir la hidra ocupa la novena plaza.


De las tres gorgonas, la más famosa era Medusa, aunque era la única mortal. Medusa y sus hermanas vivían en el extremo de Occidente, cerca del reino de los muertos, y no había mortal ni divinidad que no las tuviera temor.
En la versión más conocida del mito, Medusa era originalmente una hermosa mujer humana. Poseidón se enamoró de ella y la sedujo en un templo dedicado a Atenea. Ambos dioses eran rivales y tras descubrir la profanación de su templo, Atenea transformó a Medusa hasta tener la forma de sus dos hermanas. Algunas versiones dicen que fue Afrodita quien, celosa de la cabellera de Medusa, la cambió por serpientes.
Perseo fue el héroe, hijo de Zeus, que derrotó a Medusa y la decapitó, entregándole la cabeza a Atenas, quien la colocaría en su escudo, la Égida.
Como curiosidad, de los ojos de Medusa salían chispas y quien los miraba se convertía inmediatamente en piedra. Perseo guardó su sangre, pues la proveniente de la vena izquierda era un terrible veneno mortal y la de la derecha un remedio que podía resucitar a los muertos.
Por su mirada chispeante, Medusa cierra esta lista de monstruos.


7 comentarios:

Ligia dijo...

¡Qué poco me gustan los monstruos! Aunque estuve un rato mirando el lago Ness a ver si aparecía alguno por allí. Abrazos

Virginia Martínez Escalona dijo...

Opino lo mismo que Ligia, qué poco me gustan xd. Pero me quedo con el monstruo del lago Ness. De pequeña creía que era real real, que existía y siempre me he imaginado un enorme dinousario en esas aguas...quién sabe jejej. Incluso recuerdo cuando salió en un capítulo de los simpson, qué desilusión...xd

Durrell dijo...

¡Uf! Vaya trabajito que te has dado de investigación y esposición. Ahora entiendo tu ausencia... Además me encanta cómo cuelgas las fotos y dibujos con esas chinchetas y los recortes de periódicos antiguos y actuales.
Algún día me tienes que explicar cómo se hace...

Muy buena información acerca de estos monstruos fantásticos o no (qué sabe nadie). ¿Sabías que Agatha Christie escribió un relato de Poirot a partir de la leyenda de CanCerbero? Y en Salzburgo hay una antigua casa que en lo alto de la puerta de entrada tiene grabado un basilisco y aunque no lo recuerdo bien, creo que hay también un gallo. En las guías turísticas aparece como un lugar para visitar y cuentan la historia del espejo.

En el comic de 'Tintín en el Tibet' aparece el Yeti que salva a su amigo chino. Hergé lo describe como un ser tímido que busca un amigo, parece que en eso estais de acuerdo ;) Y sobre el pulpo gigante recuerdo una película antigua de las de blanco y negro donde aparece atacando a los que se atrevían a bajar a buscarlo provistos del traje metálico y escafandra de la época.

Gracias por esta 'monstruosidad' tan instructiva :)

Besitos.

Raquel dijo...

A mi tampoco es que me vuelvan loca, pero algunos son bastante tiernos, como Nessie o el Yeti...
¿Estuviste en el lago Ness? Me encantaría visitarlo; seguro que, a pesar de que sé que es una una invención de los avispados habitantes de Iverness, esperaría verlo aparecer desde las profundidades.
Un abrazo.


Quién sabe, a lo mejor existe y la leyenda tiene algo de verdad, y hay un dinosaurio en ese lago que ha sobrevivido todos estos miles de años; aunque suene fantasioso, todo es posible si uno cree en ello :))
También es mi monstruo favorito, quizás porque es muy sociable y pacifico.
Un abrazo.



Pues me gusta mucho esto del diseño, y suelo guardar todas las texturas, fondos, frames o vectores que voy encontrando y me gustan. No tengo photoshop ni programas parecidos, pero con el paint me arreglo mas o menos.
Durrell muchas gracias por toda esta información, realmente interesante y no la conocía. Agatha Christie solía poner muchas referencias en sus libros, sobre todo de Shakespeare, la biblia, o leyendas inglesas. No sabía eso de que había escrito una historia a partir de la leyenda de Cancerbero, me encantaría leerla.
Un beso grande.

Ana dijo...

Muy interesante y currada te ha quedado esta monstruosa entrada.Ya los conocía a todos pero no algunas de sus historias. Es curioso, ¿el yeti o nessie son imortales? Lo pregunto porque hace mas de cien años que son avistados... ¿hay mas como ellos y así pueden procrear mas monstruitos? ¿y si mueren porque nunca hemos visto sus cádaveres?
Es para pensarlo, ¿no?
Me ha gustado mucho el diseño, está muy bien.
Un beso
:)

Prometeo dijo...

Gran trabajo y buena selecion. Me encantan todo tipo de leyendas e historias con monstruos, ademas de manera muy didactica y facil, un delicia. Un fuerte abarzo...de mosntruo... claro.

Raquel dijo...

Pues todas esas preguntas tamnbién me las hago yo; qué extraño que se les siga viendo cuando hace siglos que se habla de ellos, y que nunca se encuentren sus restos...es sospechoso :)) Pero puede que rensurjan de sus cenizas como el ave fénix.
Gracias Ana. Un beso grande.



Gracias Prometeo :D, me alegra que te gusten los monstruos, la verdad es que me gustó investigar sobre ellos.
Otro abrazo de monstruo para ti :))

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...