Buscar este blog

10 de noviembre de 2009

Acoso en Internet

No fue casual que le ofrecieran moderar los foros que tanto tiempo llevaba frecuentando. Si por algo destacaba Natalia era por su imparcialidad y por su don de gentes. Sabía mediar en las peleas, y gracias a su carisma conquistaba sin esfuerzo.

Aunque no obtenía nada a cambio por pasar gran parte de su tiempo de ocio colgada delante de una pantalla disfrutaba haciéndolo. Consideraba un honor que el administrador del foro hubiera confiado en ella de aquella manera.

Naturalmente, después de tantos años visitando el foro se había hecho con un buen número de amigos que habían traspasado lo virtual y con los que mantenía contacto telefónico diario.

Su seudónimo en los foros era Belisama, y entre los usuarios era muy valorada. Eso halagaba su vanidad hasta límites insospechados. Pero todo se torció el día en que el foro se contaminó.

El buen ambiente creado durante años se emponzoñó en cuestión de semanas. Llegaron nuevos usuarios a los que se recibió bien, sin estridencias. Pero los viejos se sintieron recelosos con los recién llegados. Ellos ya eran un grupo consolidado con unas costumbres hechas, y dudaban de que los nuevos fueran a integrarse bien sin poner patas arriba todo lo que ellos habían construido. La llegada de aquellos “intrusos” desestabilizó el foro. Los viejos no se mostraron muy hospitalarios, y los nuevos se sintieron heridos en su orgullo. Estaba claro que ni unos ni otros podían convivir. Es más, no estaban dispuestos a hacerlo. Lo malo era que tampoco estaban dispuestos a irse.

Los que no supieron ni quisieron adaptarse y ganarse la confianza de los usuarios más viejos optaron por la opción más vil. Destruir el foro. Por consiguiente las amenazas y los mensajes intimidatorios proliferaron.
De nada sirvieron las advertencias.
Por la buena marcha del foro Natalia había tenido que tomar algunas decisiones comprometidas. Expulsar usuarios era lo último que hubiera querido hacer pero aquel lugar que tanto había significado para ella estaba en serio peligro de hundirse si no se hacía algo al respecto. Lo sabía bien. No era la primera vez que veía clausurarse un foro por esta razón.
Cuando Natalia baneaba a alguno de estos trolls aparecían diez más bajo las piedras. La situación se volvió insufrible. El tiempo que pasaba ante la pantalla del ordenador se duplicó. Mantener el foro en condiciones le estaba restando mucho tiempo y estaba acabando con su paciencia.

No podía permitirse el lujo de descuidar sus estudios pero la situación del foro empezó a obsesionarla. Y un día el vaso se colmó.
Había estado casi toda la madrugada borrando mensajes, no se había acordado de comer y tampoco de que a las nueve de aquel día tenía un importante examen que apenas había tenido tiempo de preparar. Se preguntó, con razón, si valía la pena sacrificar su futuro por aquello, o si en realidad alguien se lo iba agradecer. Decidió que no y que debía desintoxicarse del foro y de Internet por su propio bien.
Sin embargo aquella decisión que parecía muy sencilla de llevar a cabo no lo fue tanto.
Se había convertido en un blanco fácil y empezó a ser acosada por uno de los trolls más agresivos. Había cometido el error de agregarle, cuando aún confiaba en él, en su lista de contactos de Hotmail y de Facebook. Había cometido muchos errores en el pasado facilitando información en el foro sobre su persona, sin imaginar que alguien pudiera utilizar esos datos en su contra. Así que, cuando descubrió que alguien había filtrado sus fotos y sus conversaciones personales en el foro, se sintió defraudada.
Pero aquella campaña de desprestigio no había hecho más que comenzar.

Cada día la bandeja de correo electrónico de Natalia aparecía repleta de amenazas, insultos y referencias a su vida privada. Aquel individuo había conseguido hacerse con claves y datos bancarios. Natalia se sintió vulnerable y desbordada. Ninguno de sus esfuerzos pudo detener el aluvión de mensajes. Nada consiguió hacer entrar en razón a aquella persona que ni siquiera conocía pero que parecía dispuesta a hacerle la vida imposible. Pero lo peor de todo fue descubrir que alguien había estado suplantando su identidad en Internet mandando a todos sus contactos mensajes injuriosos.
Para colmo de males sus viejos amigos del foro también le empezaron a dar la espalda. Aquella situación le había hecho cambiar el carácter. Se sentía débil, desganada, deprimida y decepcionada. Pero “los viejos” consideraron que les estaba dejando en la estacada cuando más la necesitaban.

Ya no quedaba nada del foro de antaño donde reinaba el buen rollo y en el que destacaba el compañerismo, y Natalia se dio cuenta de que muchas de las amistades que creía tener habían dejado de serlo; si es que alguna vez lo habían sido.
Para ella Internet había sido un refugio donde huir de la soledad; un lugar en donde creía haber conectado con otras personas con las que compartía aficiones y una misma manera de ver el mundo. Pero se dio cuenta de que aquello era humo. No esperaba encontrar allí la violencia de la que siempre había huido en su vida real, y no supo reaccionar frente la brutalidad que entraba en su hogar mediante su ordenador personal. Aquella había sido su manera de comunicarse con el mundo y ahora estaba contaminado.
No podía hablar de ello sin sentirse estúpida.

Aquellos insultos remitirían con el tiempo. No tenía que leerlos, ni soportarlos. Con mover el cursor hasta la flecha roja de la parte superior derecha la amenaza cesaría, pero no era así. Porque aquella amenaza había traspasado lo virtual. Aquel individuo conocía sus datos, su teléfono móvil, su dirección. Había visto sus fotos personales, y la de sus amigos. Sabía a que universidad iba. Sabía cada detalle de su vida y hasta la de sus familiares más cercanos. Ya no estaba a salvo, y no podía hacer nada. Se sintió tonta y desvalida por haber confiado en quien no lo merecía; por haber sido ella misma quien le había abierto la puerta de su vida privada.
Allí, frente a la pantalla parpadeante repleta de correo spam, se preguntó qué podría hacer para sentirse de nuevo segura.
“Confiar en que la policía haga su trabajo”, se dijo. Pero ¿de verdad eso solucionaba el problema?

Había perdido algo que no podría recuperar. Nada, ni nadie, podía remediar su sentimiento de vacío.

7 comentarios:

Raquel dijo...

Mi hermana Ana habló en su blog de los riesgos de Internet y de las redes sociales. Me resultó un tema bastante interesante, del que se pueden sacar un par de conclusiones curiosas. Para empezar somos una sociedad exhibicionista. Nos encanta hablar de nosotros mismos, que nos vean, que comenten nuestras fotos; sentirnos importantes en definitiva.

E Internet es el lugar adecuado. Esta Youtube, Facebook, Twitter... e infinidad de medios que nos lo ponen fácil. A un solo clic tienes todo el mundo al alcance de la mano. Y eso tiene sus ventajas, pero también sus desventajas. Aparecer en Youtube puede hacerte famoso pero…eso no siempre es bueno. Depende, claro está, del tipo de fama que consigas.

Internet ha sido uno de los grandes avances de nuestro tiempo. Pero desgraciadamente no siempre es un lugar seguro. Gracias al Facebook, a Twitter podemos sentirnos más próximos, compartir, interactuar con personas a las que de otro modo nunca hubiéramos podido conocer, pero también son ventanas abiertas por las que es fácil que puedan penetrar todo tipo de amenazas.
Por lo que hay que tener mucho cuidado.

Joseba Morales dijo...

Me han dado escalofríos :S para mí internet ha significado la oportunidad de hacerme un hueco en el mundillo del humor gráfico, de llegar a conocer aunque sea virtualmente a profesionales que siempre he admirado e incluso hacer amigos en el "mundo real" y también "virtual". De otra manera hubiera sido imposible. Vamos que he conocido la cara amable, pero confieso que la cara no tan amable siempre me ha asustado... realmente da miedo

Un abrazo

Anónimo dijo...

Como con todo, siempre llega un momento que "algo-alguien" decide contaminarlo...Es un GRAN avance, que según como se use puede ser positivo o negativo, depende como dices, de los fines con los que se use.
La verdad es que es mejor desconfiar(por si acaso) y ser precavidos.
Es bueno conocer y compartir, pero la intimidad es tuya, te pertenece.. creo yo.
un MUAKS enorme! Felicidades por el relato.

Ligia dijo...

Muy bueno el relato, Raquel. Puede ser perfectamente una historia real, bastante desesperante. Abrazos

Prometeo dijo...

Tan real, tan tristemente actual. Por un lado ese morbo de nuestras fotos colgadas y en algunos casos pidiendo que las puntuen ¡¡¡!!! por otro el acoso en la red que son palabras mayores, pues la privacidad se puede romper facilmente.
Cuidado y ser cautos es loq ue hayq ue enseñar a nuestros crios, da miedo...un fuerte abarzo.

Ana dijo...

Felicidades Raquel por haber escrito un relato tan real y cerano. Tristemente estoy segura de que este tipo de historias pasan de verdad, que tu ocio, tu vía de escape puede convertirse en una pesadilla.
Me ha gustado bastante tu comentario y tu reflexión. Todo esto nos es nuevo, y creo que hay mucha gente que se cree impune sólo porque internet es anónimo o por lo menos en parte, por eso es fácil que la gente un poco desequilibrada por llamarlo de alguna manera caiga en este tipo de nuevos delitos, porque por supuesto son delitos.
El único consejo que se puede dar es tener cuidado, que todo el mundo no es de fiar.
Muchos besos :)

Raquel dijo...

Hola Joseba. Mi experiencia en Internet ha sido buena también. He conocido a gente interesante, y he podido dar rienda suelta a mi aficción, que es escribir. Las ventajas de Internet son grandisimas. Como dices, da a los artistas la oportunidad de abrir horizontes y poder llegar a mucha gente.
Un abrazo.


Lamentablemente hay gente que disfruta insultando y acosando en Internet. Creo que es por la sensación de inmunidad que da el anonimato. No nos vemos las caras, parece que podemos hacer lo que queramos porque nadie sabe quienes somos, aunque eso no sea del todo así. No hya que desconfiar, pero si tener precaución.
Un beso grande.


Gracias Ligia. Es cierto, nos puede pasar a cualquiera y eso es lo que da miedo.
Un abrazo.



Y lo peor de todo es que, en muchos casos, son niños y niñas los que cuelgan sus fotos para que les puntuen. Lo malo de esa exhibición es que no sabes quien te puede estar acechando, y con que intenciones. Da miedo.
Un fuerte abrazo.


Gracias, Ana. Es lo que decía; que Internet te da la falsa sensación de impunidad, porque nadie te ve la cara, nadie sabe quien eres, y puedes utilizar esa inmunidad para acosar, decir las burradas que nunca te atreverias a decir en persona y cara a cara con otra persona. Eso está claro, igual que en la calle, en Internet no hay que fiarse de los desconocidos.
Un beso grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...