Buscar este blog

5 de mayo de 2009



Chichén Itzá es uno de los principales sitios arqueológicos de Yucatán, México, vestigio de una de las civilizaciones prehispánicas más importantes: la maya. Las edificaciones principales que han perdurado a lo largo de los siglos pertenecen a la época del ocaso de la cultura maya. La arquitectura masiva que ha llegado hasta nuestros días y que hoy es emblemática del sitio, tiene una clara influencia tolteca.


El dios que preside el sitio, Kukulcán, es una reencarnación de Quetzalcóatl dios que partió del panteón tolteca. Chichén Itzá fue una ciudad o un centro ceremonial, que pasó por diversas épocas constructivas e influencias de los distintos pueblos que la ocuparon y que la impulsaron desde su fundación.


Su nombre deriva de las palabras mayas: Chi (Boca), Chen (Pozo) e Itzá (itzáes significa brujos de agua), al unir las palabras se obtiene la boca del pozo de los Itzaes. "En la orilla del Pozo de los brujos de agua" o bien Chichén Itzá Huasteco Ch'iich'en (en estado/apariencia de pájaro), Huasteco Itzam' (Serpiente) Serpiente Emplumada. Tal es el nombre del que fue uno de los principales asentamientos de los mayas durante el período posclásico en la península de Yucatán, que se localiza 110 Km. al este de Mérida, capital del estado mexicano de Yucatán.


Los múltiples y monumentales edificios de la gran explanada de Chichén Itzá están presididos por la Pirámide de Kukulcán, llamado por muchos "el Castillo", uno de los edificios más notables de la arquitectura maya. Es una pirámide de cuatro lados que culmina en un templo rectangular. Se asienta sobre una plataforma rectangular de 55,5 metros de ancho y tiene una altura de 24 metros.



Cada lado de la pirámide tiene una gran escalinata que conduce al templo superior. Balaustradas de piedra flanquean cada escalera, y en la base de la escalinata norte se asientan dos colosales cabezas de serpientes emplumadas, efigies del dios Kukulcán. Es en estas escalinatas y muy particularmente en sus pretiles o balaustradas, donde se proyectan durante el transcurso del día equinoccial, las sombras de las aristas de las plataformas o basamentos superpuestos, que integran el gran edificio, configurándose así la imagen del cuerpo de la serpiente-dios, que al paso de las horas parece moverse descendiendo y rematando en la mencionada cabeza pétrea situada en la base inferior de la escalinata.


El 7 de julio de 2007, fue reconocida como una de las "Nuevas Maravillas del Mundo".


7 comentarios:

Ligia dijo...

¡Una maravilla! Con razón ha sido nombrada una de las nuevas maravillas. Una compañera de trabajo estuvo el año pasado y vi unas fotos preciosas. Abrazos

Raquel dijo...

Tiene que ser una pasada verlo en vivo. La verdad es que muy merecido el título de nueva maravilla del mundo, desprende magia, y es un paisaje que conquista.

Un abrazo, Ligia.

Ana dijo...

Curioso lo de estas civilizaciones perdidas, controlaban las matemáticas, la astronomia, y sus templos eran maravillas, llenas de pinturas y grabados. Es bonito descubir nuevos mundos no tan perdidos.
Besos :)

Durrell dijo...

Este post me ha traido a la memoria el primer libro que leí de Matilde Asensi, no lo tengo pero creo que era algo parecido a "En busca del origen perdido" ¿lo has leído?

Besos ;)

Anónimo dijo...

Como dices, tiene que ser una maravilla poder verlo en vivo. ¡La de cosas que nos quedan por ver, ehhh! A ver si pronto nos dedicamos a viajar más jeje.
MUAKS!!

Raquel dijo...

Sí, Anita, es intrigante el nivel de conocimientos que tenían los mayas; tanto, que algunos creen que no eran de este planeta.
Mundos no tan perdidos pero inalcanzables en tiempos de crisis; con la falta que nos hacen unas buenas vacaciones. Iremos, algún día.
Un beso.



No, Durrell, de esa autora no he leído nada, pero el título de es muy sugerente; lo buscaré.
Un beso, Durrell, gracias por la visita.



Pronto, Sara, esperemos que sí. Hay sitios que hay que ver con nuestros propios ojos. Espero que ese viaje, u otro, lo podamos hacer juntas.
Cuidate.
Un beso grande.

Malena dijo...

Mi querida Raquel, como dice mi también querida Durrell, me ha recordado a la novela de Matilde Asensi. Si tienes ocasión, leela porque te hará recrear todo ese ambiente y los sentimientos que inspira.

Gracias por esta entrada, de aquí nunca me voy con las manos vacías.

Besos y rosas, mi niña.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...