Buscar este blog

5 de abril de 2014

SALA
DE
LECTURA






Chocolat – Joanne Harris










Sinopsis:

El chocolate es algo más que un  placer para los sentidos. Saboreándolo las penas se hace más llevaderas, los secretos menos íntimos, los sueños más reales. Por eso para el cura Francis Reynaud, la llegada a Lansquenet-sur- Tannes de Vianne Rocher, una singular mujer que decide montar una choclatería, no puede ser sino el primer paso para caer en la tentación y en el pecado. Y frente a él, la joven Vianne solo puede apelar a la alegría de vivir de las gentes de Lansquenet…






"Si el libro que leemos no nos despierta de un puñetazo en el cráneo, ¿para qué leerlo?... Un libro tiene que ser un hacha que rompa el mar de hielo que llevamos dentro.”
Algo parecido a esta frase comenzó a sonar en mi mente al llegar a la mitad del libro, y a medida que avanzaba con la lectura esa sensación se volvió más insistente.
Como lectora he leído muchos libros, algunos que eran como martillazos y otros que nunca me dejaron una huella.  Aún así, aunque una lectura se me haga más cuesta arriba, no suelo abandonarla; todas las historias merecen ser leídas hasta el final, puede que valga la pena.
Tengo que precisar que el libro esta muy bien escrito, pero la historia de Vianne no me llegó a conquistar, ni siquiera por su bonita prosa. Quizás porque necesito un poco más de acción y el libro de Joanne Harris es básicamente descripción. Descripciones que te hacen la boca agua, porque hay chocolate para todos los gustos. Yo que soy muy golosa he disfrutado con ellas, me he imaginado el tentador escaparate de La Céleste Praline y he visto montañas de trufas y pasteles, y campanas de pan de jengibre, y bombones, y huevos de pascua, y figuritas de azúcar, y he admirado su toldo colorido y los geranios que adornan su fachada. Pero cuando se abusa de este recurso -básicamente es la principal basa de la escritora- la descripción se torna paja que ralentiza el ritmo, lo que hace que el tono se vuelva aburrido. Aburrido pesar de que la historia tiene elementos y personajes interesantes, pero es hacia la mitad del libro cuando se nota un cambio acusado en el tono; curiosamente el personaje de Vianne comienza a apagarse y el de su antogonista, Reynaud, a cobrar fuerza.
El libro esta narrado desde dos puntos de vista opuestos y a la vez complementarios. Se alterna la voz de Vianne, vital y resuelta,  y la de Reynaud, severo y recalcitrante. Y aunque al principio parecía que sería el personaje de Vianne el mas interesante finalmente Reynaud le adelanta por la izquierda. Y eso que este personaje, uno de los mejor elaborados del libro, causa rechazo instantáneamente.
Otra cosa que noté es que me costó ubicar la historia en un espacio de tiempo, es decir el modo en que describe a ciertos personajes, la mentalidad del pueblo de Lansquenet, la influencia que ejerce el cura en ellos, parece mas propia de mediados del siglo pasado, quizás los años 50 o 60, pero menciona cosas modernas que nos hace pensar que se trata de una época mas cercana a la actual.  Aunque no es un “defecto” si puede confundir un poco.
Pero admito que no son los personajes principales los que más llamaron mi atención, sino los secundarios, en especial el de la anciana Armande.   Muchas de las historias  de estos secundarios quedan descolgadas y su conclusión es decepcionante y en algunos casos precipitada. La autora enmendó esto en  “Zapatos de caramelo” y “El perfume secreto del melocotón” donde retoma los personajes de “Chocolat”.
En el momento de su lanzamiento, en 1999, el libro de Joanne Harris fue un éxito. Se convirtió en un best seller colándose en las listas de los libros más vendidos en muchos países. A raíz de la buena acogida y crítica que obtuvo se hizo una película, con Juliette Binoche y Johnny Depp como protagonistas. Así mismo, y por su temática, la novela fue comparada con “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel, pero leídos los dos lo cierto es que salvo en el detalle del placer de comida poco tienen en común, y personalmente me quedo con el de Laura Esquivel.



Aprovechando que había leído el libro vi la versión cinematográfica que se realizó en el año 2000, dirigida por Lasse Hallström y con un plantel de actores encabezados por Juliette Binoche, Johnny Depp, Judi Dench y Alfred Molina.
Mantiene la esencia original del libro pero introduce muchos cambios, algunos que mejoran el material de partida como la relación entre los personajes de Juliette y Johnny que aquí se refuerza, y la historia de los antepasados de Vianne, que ganan en exotismo, pero otros cambios en los personajes más secundarios le roban el encanto que sí desprendían en libro, en este aspecto los peor parados son Reynaud y Armande.
Su virtud más notable se encuentra en la parte visual, su fotografía y escenarios. Creíble su recreación de finales de los años 50 en un pintoresco pero arcaico pueblecito francés, incluyendo el vestuario, y preciosa también su  banda sonora a cargo de Rachael Portman.
Las actuaciones correctas, destacando especialmente a Juliette Binoche, quien se llevó una nominación a los Oscar al igual que su compañera de reparto Judi Dench.  
En general me pasó lo mismo que con el libro. Amables intenciones envueltas en celofán de colores pero este dulce bombón no me sació. Eso sí, una película entretenida y muy agradable que te deja buen sabor de boca, sobre todo por su temática donde se habla de la intolerancia, los prejuicios, el fanatismo religioso, el feminismo, la libertad  o el machismo.
Recomendable para esos instantes en que necesitas endulzar tu vida. 

Imagen:Leroy Campbell

2 comentarios:

Ana dijo...

No es el mejor libro que he leído y no por su narrativa, tal vez porque como has dicho en la entrada su lectura no me dejó ninguna huella duradera. Estoy contigo en que hacía el final decae el tono, y bueno es un desenlace algo frío y confuso. El mejor personaje es el del cura, te provoca tantas cosas que ahí es donde sabes que está bien perfilado.
En cuanto a la película me pareció que era una buena adaptación, mejora algunos aspectos del libro, aunque es cierto que algunos personajes no sacan el mismo potencial en la entrega cinefila que en la literaria, pero a grandes rasgos me gustó. La fotografía es muy bonita y lo esencial del libro aparece, además el final es mas esperanzador, porque resistió la llamada del viento del norte, ¡y Johnny sale de muy buen ver!
:D

Raquel dijo...

Gracias Anita por pasarte y comentar.
Un beso :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...