Buscar este blog

23 de enero de 2016

5 lugares extremos de nuestro planeta

Lago Natrón

La descripción de este lago, ubicado entre la frontera de Kenia y Tanzania, es de auténtica pesadilla. La composición química de sus aguas es capaz de convertir en piedra a los animales que se posan en su salada superficie. El motivo parece encontrarse en su cercanía con el estratovolcán Ol Doinyo Lengai (“La montaña de Dios”). Entre los compuestos del lago destaca el natrón, un compuesto de sales y minerales (principalmente de bicarbonato de sodio y carbonato de sodio), proveniente de las cenizas volcánicas. Sus aguas alcalinas tienen un increíble pH de 10.5 y es un líquido tan cáustico que puede provocar quemaduras en la piel y en los ojos.
El carbonato de sodio, uno de los compuestos químicos más abundantes en el lago, es uno de los que más se empleaban en el Antiguo Egipto para la momificación, actuando como un conservante muy eficaz.
Las extremas temperaturas que son capaces de alcanzar sus aguas, hasta 60° C., y su extrema salinidad (es uno de los lagos más salados del mundo) lo convierten en un lugar mortífero.
Otra cualidad que le otorga un curioso aspecto es el color de sus aguas, rojo o rosado, e incluso naranja en las partes más bajas, un color que se debe a los microorganismos que viven allí.



Desierto de Lut

En el sureste de Irán, allí donde convergen tres cadenas montañosas, se encuentra el  desierto más cálido del mundo, el Dash-e-Lut, que traducido del persa significa “Desierto del Vacío”.
Este desierto se denomina “abiótico”, lo que quiere decir que es tan seco y cálido que ni siquiera las bacterias podrían sobrevivir allí.
Su zona más caliente es una planicie de roca volcánica negra llamada Gandom Beriyan. La oscuridad del terreno absorbe más la radiación solar, y las montañas vecinas forman un túnel de viento cálido.
En 2005 el satélite de la NASA “Aqua” registró en esa zona una temperatura ambiental de unos 71 grados, un record de temperatura jamás documentada en nuestro planeta.
Sus formaciones geológicas, barrancos y dolinas que asoman entre la arena se conocen como Kaluts. En todo el paisaje prevalece un tono rojizo que nos recuerda a la superficie de Marte, tan desértica e inaccesible como el planeta rojo.



La aldea de Oimiakón

La aldea siberiana de Oimiakón es el lugar habitado más frío del planeta. Su temperatura desciende hasta los 68 grados bajo cero. Su invierno dura nueve meses, sus noches son de 21 horas y sus mañanas tienen sólo tres horas de luz.
Atravesando la región siberiana de Kolima se encuentra  una solitaria y helada carretera, la M56. Esta vía de más de dos mil kilómetros de largo es conocida como la “carretera de los huesos”, ya que al parecer fue construida por miles de presos entre 1932 y 1953, muchos de los cuales fallecieron durante el trabajo y fueron sepultados bajo la carretera.
Sus 500 habitantes apenas pisan la calle, hacerlo es arriesgarse a morir, ya que el simple hecho de respirar es extremadamente doloroso. Los motores de los coches no se detienen nunca, si lo hicieran la gasolina se congelaría al instante. Nadie lleva gafas al aire libre, pues el frío extremo haría que los cristales se pegaran a la piel. Tampoco tienen agua corriente. Hay una pequeña pista de aterrizaje de la segunda Guerra Mundial y un hotel que se inauguró en 2007.




La rinconada, Perú

En  el distrito de Ananea, provincia de San Antonio de Putina del departamento de Puno en Perú, a unos 5.400 metros sobre el nivel del mar se encuentra  La rinconada, el poblado habitado más alto del mundo. 
El pueblo se encuentra debajo de un glaciar, y junto a un lago, y sólo se puede acceder en camión a través de traicioneros y sinuosos caminos de montaña. Las temperaturas en La Rinconada registran durante el día un grado centígrado, mientras que por la noche y madrugada los termómetros llegan a marcar los 18 grados bajo cero. Las condiciones de vida son muy duras para sus 35000 habitantes. A pesar de contar con un importante yacimiento de oro, sus gentes viven en la extrema pobreza. La mina ha facilitado que en el lugar haya una vía asfaltada, suministro de luz y de telefonía móvil pero no hay otros servicios básicos; la basura se acumula en las calles, no hay agua corriente, ni cloacas. El frío intenso impide que haya epidemias en la zona, pues las heces y basuras se arrojan a las calles sin más. El lago, cuyas aguas fueran limpias y abundantes de peces, está completamente contaminado y sus aguas no son potables debido al mercurio y el antimonio, necesarios para la extracción del oro.



La carretera Guoliang

El camino Guoliang, situado en las montañas de la provincia de Henan, China, es uno de los caminos más famosos y una de las carreteras más peligrosas del mundo. Es un túnel de 1,2 km, y 5 metros de altura por 4 metros de ancho, que se encuentra a una altitud de 1.248 metros sobre el nivel del mar. Conducir aquí requiere una gran habilidad y mucho cuidado.
El túnel fue abierto al tráfico el 1 de mayo de 1977 después de cinco años de duro trabajo de trece residentes locales, algunos de los cuales murieron durante su construcción. El camino conduce a la pequeña aldea de Taihang. Este empinado y estrecho camino a medida que China abrió sus fronteras a los turistas extranjeros se convirtió rápidamente en una atracción turística popular en la región, y atrae a un número considerable de turistas.


6 comentarios:

Alí Reyes dijo...

Qué terribles...¿Y todavía hay quién se anima a visitarlos?

Ligia dijo...

Mira que hay lugares singulares en este planeta... Gracias por traer unos pocos. Abrazos

Ana Bohemia dijo...

Impresionantes lugares, todos me han impactado, pero el de la Rinconada especialmente y para mal, uff.
Curiosa carretera, no me la quiero imaginar en hora punta, no de noche, o que algo le pase al coche y tener que esperar a la grúa, ¡que aventura!
:D

amparo puig dijo...

Interesantisimo. Mi hijo está empeñado en ir a Omiakon. Yo, empeñada en que no vaya.

Nicole Sagan dijo...

Hola Raquel:
Dicen que la realidad supera la ficción, y es cierto: menudos sitios más terroríficos existen....ni en un libro es Stephen King.... ¡Qué bárbaro! Estoy con Ana en que me han impactado todos, pero el de la carretera casi parece guión de peli... Brrrrrrr, gracias por avisarme, ni me asomo por allí.
¡Qué curioso es el mundo: tiene su belleza y un peligro atroz también!!!
Besos, Raquel, y gracias siempre por tus posts interesantes que nos hacen viajar a lugares exóticos, extraños que descononozco, al menos yo, y sin moverme de casa... Eres un tesoro...
Besos y abrazos.
Carol

Raquel dijo...

Por lo visto sí, hay adictos a las emociones fuertes.
Gracias por tu visita, Ali.
Besos :)


Un placer Ligia.
Un abrazo :)


Y no es para menos, el lugar es horrible, y no precisamente por el paisaje. Es una ciudad sin ley, por lo que pude leer sobre ella en Internet.
Sí, tiene que ser una experiencia quedarse parado ahí precisamente.
Un beso grande, sister :)

Una aventura es, y de las que marcan. Yo la verdad es que tampoco me veo visitando ese lugar, soy intolerante al frío.
Tu hijo es un valiente.
Un beso Amparo :)

Pues sin duda aquí vemos que la realidad es más cruda que la ficción, menudos lugares de pesadilla. Es verdad que a su manera son bellos, una belleza salvaje.
Gracias Carol, por estar ahí.
Un beso y un abrazo :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...