Buscar este blog

26 de abril de 2010


En el siglo IX el Papa ordenó colocar un gallo en los campanarios de las iglesias para simbolizar el hecho de que San Pedro negara tres veces a Jesús antes del canto del gallo, según se nos dice en el Evangelio de San Marcos. Como los campanarios de las iglesias ya estaban adornados con veletas para medir la dirección del viento, pusieron el gallo en la punta, estableciendo así la costumbre.

6 comentarios:

Ligia dijo...

Pues había escuchado esa expresión del "gallo muy veleta", pero no tenía ni dea de por qué. Abrazos

Ana dijo...

Hasta la cosa mas simple tiene su historia, jeje. Menos mal que nunca me han dicho que soy una veleta, sobre todo porque soy fiel a tu blog.
Un besote
:D

Malena dijo...

Mi querida Raquel: No había oido nunca eso del gallo veleta pero ahora ya sé de donde viene la expresión.

Gracias.

Mil besos y mil rosas.

Durrell dijo...

Pues siempre me he preguntado porqué ponen gallos y no cigüeñas, que creo más acertado. Todo tiene su explicación, está visto. Paco Morán, el actor, comentó y mostró un día en televisión que él tiene una gaviota en su tejado.

Un abrazo.

Raquel dijo...

Siempre me había preguntado el por qué de poner un gallo como veleta, y no tenía ni idea de que el motivo era ese. Bastante curioso.
Yo también creo que sería más apropiado poner una cigüeña, una gaviota, una lechuza...como que pegan más.

Un saludo Ligia, Ana, Malena y Durrell.

Besos.

Prometeo dijo...

Muy interesante, curiosidades mil...un fuerte abarzo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...